Gerald O. Glenn, en su último servicio presencial conocido, reunió a un gran número de personas en la Iglesia Evangelística New Deliverance de Richmond. (Foto: YouTube/Chris Da Crisis)
Gerald O. Glenn, en su último servicio presencial conocido, reunió a un gran número de personas en la Iglesia Evangelística New Deliverance de Richmond. (Foto: YouTube/Chris Da Crisis)
Redacción EC

Un pastor evangélico falleció por en , Estados Unidos, tras continuar realizando sus servicios religiosos, omitiendo las medidas de distanciamiento social aplicadas por el estado para frenar el contagio del letal virus.

El obispo Gerald O. Glenn prometió seguir predicando “a menos que esté en la cárcel o en el hospital”, ignorando las advertencias contra las reuniones de más de 10 personas, señala el medio estadounidense New York Post.

El religioso, en su último servicio presencial conocido, registrado el 22 de marzo, reunió a un gran número de personas en la Iglesia Evangelística New Deliverance de Richmond y pidió a los asistentes que se pusieran de pie, jactándose de tener un gran número de fieles pese a la pandemia.

“Creo firmemente que Dios es más grande que este temido virus. Puedes citarme sobre eso", afirmó Gerald O. Glenn, insistiendo que "la gente está sana "en su iglesia”, recoge el New York Post.

Tras caer en la polémica por sus palabras en su servicio religioso, Gerald O. Glenn prometió mantener su iglesia abierta "a menos que esté en la cárcel o en el hospital".

" Soy esencial (…) Soy un predicador, ¡hablo con Dios!", habría insistido el religioso según el medio estadounidense.

El último domingo, la Iglesia Evangelística New Deliverance comunicó el deceso de Gerald O. Glenn, una semana después ser diagnosticado.

La hija del pastor fallecido, Mar-Gerie Crawley, instó en entrevista con el medio WTVR a que todos los civiles se queden en casa.

__________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Trump amenaza con suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR