La participación electoral anticipada está llegando a niveles históricos en los comicios de Estados Unidos. En la imagen, seguidoras de Trump lo escuchan en un mitin en Omaha, Nebraska. (Reuters)
La participación electoral anticipada está llegando a niveles históricos en los comicios de Estados Unidos. En la imagen, seguidoras de Trump lo escuchan en un mitin en Omaha, Nebraska. (Reuters)
Gisella López Lenci

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde la campaña electoral del 2016, Donald Trump no cesó de atacar a los medios de comunicación. A la mayoría de ellos los ha catalogado de ‘fake news’ y “enemigos de la gente” y apuntó sus baterías, sobre todo, hacia los más representativos, como las cadenas CNN y NBC, y los diarios “The New York Times” y “The Washington Post”, por citar solo algunos.

Seguir las actividades del presidente y, sobre todo, verificar cada una de sus afirmaciones han sido un inmenso reto para los periodistas en estos cuatro años de mandato, cuenta , periodista política especializada de “The Washington Post”, en una charla organizada esta semana por la Embajada de Estados Unidos en el Perú.

“Tener un presidente que desprecia tanto los hechos es un desafío, sobre todo en un período electoral”, señala.

Phillips, sin embargo, destaca que en estas elecciones los votantes están muy comprometidos, tienen mucha opinión sobre la democracia y la cobertura informativa, pero también están altamente politizados. Esto ha hecho que la participación electoral esté llegando a niveles históricos.

En su cumpleaños 73, Ruby Lenora votó de manera anticipada en Milwaukee, Wisconsin. Este es uno de los estados claves en la presente elección. (Reuters)
En su cumpleaños 73, Ruby Lenora votó de manera anticipada en Milwaukee, Wisconsin. Este es uno de los estados claves en la presente elección. (Reuters)

“La gente quiere saber cómo los periodistas cubren la información y la democracia. Yo recibo mensajes de los lectores todo el tiempo, y ellos tienen más opinión que nunca, y eso es increíble”, explica. “Del lado de los demócratas, sobre todo de la izquierda, nos dicen por qué no llamamos ‘mentiroso’ al presidente Trump en vez de llamar ‘falsedades’ a sus declaraciones incorrectas. Y los seguidores de Trump nos reclaman por qué no cubrimos de manera justa al presidente, por qué lo odiamos”, comenta.

Phillips señala que su diario considera que sí cubre de manera justa al presidente, “pero justo no significa positivo”. “Tenemos un presidente que siempre está en controversia, que necesita de la controversia; cuya vida pasada y actual, tanto en los negocios como ahora en la política, es complicada; y está siempre bajo investigación. Entonces, hay más razón para una cobertura crítica sobre él”, agrega.

El presidente Donald Trump no cesa de recorrer los estados claves para intentar convencer a sus seguidores de que vayan a votar. En la foto, en un mitin del miércoles en Arizona. (Reuters)
El presidente Donald Trump no cesa de recorrer los estados claves para intentar convencer a sus seguidores de que vayan a votar. En la foto, en un mitin del miércoles en Arizona. (Reuters)

Justamente, el haber etiquetado a los medios de ‘fake news’ ha hecho que muchos periodistas se sientan amenazados en estos últimos años. “Es difícil el tema del acoso a los medios, sobre todo si eres una reportera mujer o una mujer de color. En ‘The Washington Post’ tenemos un equipo de seguridad al que podemos recurrir si nos sentimos amenazados y te pueden escoltar al trabajo. Yo sí he estado cerca de pedir esta ayuda”, cuenta Phillips.

La verificación y la cobertura

La periodista comenta que actualmente la gran lucha en el periodismo estadounidense es la vasta cobertura informativa en temas políticos y el ‘fact checking’, o la verificación de datos, sobre todo cuando se trata de . “Estamos en un momento político en que los hechos mismos son cuestionados y muchos creen solo en los puntos de vista de los partidos”, señala Phillips.

El objetivo del equipo de ‘fact-checkers’, compuesto por tres periodistas, es detectar cada una de las afirmaciones engañosas o falsedades de los políticos. En el caso del presidente Trump, , lo que significa una tarea inmensa y agotadora.

Debido a la alta politización de la población, y de incluso los funcionarios electorales que deberían ser imparciales, Phillips señala que los periodistas deben ser lo más independientes posibles. “En cada aspecto de la política americana ves partidismo, entonces se hace muy difícil cuando quieres demostrar los hechos”.

El candidato demócrata, y ex vicepresidente, Joe Biden, en uno de sus mitines en Atlanta, Georgia. (Reuters)
El candidato demócrata, y ex vicepresidente, Joe Biden, en uno de sus mitines en Atlanta, Georgia. (Reuters)

¿Quién ganará?

Phillips señala que luego de lo que pasó hace cuatro años, cuando todas las encuestadoras daban por ganadora a Hillary Clinton, los estadounidenses se han vuelto muy escépticos de los sondeos.

“En estos años las encuestadoras han tratado de hacer un mejor trabajo y de alcanzar a un mayor número de personas en sus muestras. Ahora, las encuestas dicen que Joe Biden va a ganar, pero las cosas podrían cambiar el mismo 3 de noviembre, que es el día de la elección”, augura.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Elecciones USA: Continúan las votaciones anticipadas en EE.UU

TE PUEDE INTERESAR