De izquierda a derecha: Bobbitt, D'Amico y McClure, inventaron una historia en el 2017 con la que consiguieron estafar a unas 14 mil personas consiguiendo unos 400 mil dólares en donaciones.
De izquierda a derecha: Bobbitt, D'Amico y McClure, inventaron una historia en el 2017 con la que consiguieron estafar a unas 14 mil personas consiguiendo unos 400 mil dólares en donaciones. / ELIZABETH ROBERTSON / THE PHILADELPHIA INQUIRER VIA AP
Redacción EC

Una joven de 27 años caminaba por una desolada carretera de , en medio de la noche, buscando un grifo tras quedarse varada. En el camino, sin embargo, un mendigo le ofrecería ayuda, gastando sus únicos 20 dólares y yendo por el combustible para que la joven no corriera peligro. En recompensa, la joven y su novio iniciarían una campaña de recaudación de fondos con la que consiguieron cerca de medio millón de dólares.

MIRA: Biden pide a Siria que libere a periodista de Estados Unidos capturado hace 10 años

Su objetivo era conseguirle un departamento y un automóvil para que el amable mendigo tuviera una nueva oportunidad en la vida.

La historia no tardó en llegar a los principales medios estadounidenses y miles de personas comenzaron a enviar dinero a través de la reconocida plataforma GoFundMe.

El inspirador episodio, sin embargo, resultó siendo una megaestafa por la que dos personas fueron condenadas a prisión y la tercera a seguir un programa de rehabilitación.

La joven de 27 años que fue auxiliada por un mendigo tras quedarse varada en una carretera de Estados Unidos inició una campaña de recaudación en GoFundMe para ayudarlo a conseguir un hogar.
La joven de 27 años que fue auxiliada por un mendigo tras quedarse varada en una carretera de Estados Unidos inició una campaña de recaudación en GoFundMe para ayudarlo a conseguir un hogar. / GOFUNDME

HISTORIA CONMOVEDORA

Era noviembre del 2017 cuando Kate McClure y su novio Mark D’Amico, de 39 años, iniciaron una campaña en GoFundMe.

La pareja narraba la historia de cuando McClure quedó varada en la carretera I-95 mientras conducía desde Nueva Jersey hacia Filadelfia. Tras quedarse sin combustible, la mujer se encontró a Johnny Bobbitt Jr., un veterano del ejército y bombero de 35 años que se había convertido en mendigo.

El hombre le habría advertido a la joven sobre los peligros de la carretera a esas horas, por lo que se habría comprometido en ir por el combustible a cambio de que McClure regresara a su auto y cerrara todas las puertas por su seguridad.

El mendigo cumplió con la promesa y la joven pudo llegar a su destino. En recompensa, McClure y D’Amico visitaron luego a Bobbitt para devolverle el dinero y llevarle una mochila cargada de víveres.

Fuimos a Target y le conseguimos una mochila grande llena de cosas, abrió las barras de granola y nos ofreció una (...) Le dijimos que lo habíamos conseguido para él. Es extremadamente generoso”, , luego de que la historia se popularizara a tal punto que llegó a ser cubierta por los principales medios estadounidenses.

La generosidad de Bobbitt inspiró a la pareja al punto de crear una campaña de recaudación de fondos para que pueda cubrir el alquiler de una habitación, conseguir un auto y pagar sus gastos de los próximos 4 a 6 meses.

En solo un mes, la iniciativa había alcanzado más de 70 mil dólares. El éxito los llevó a buscar un sueño mayor. “Pasamos de buscar una habitación para cuatro o seis meses, a buscar apartamentos para el año”, dijo D’Amico al NYPost.

A medida de que la historia se iba viralizando, las donaciones iban creciendo. El trío comenzó a visitar distintos programas de televisión y llegó a registrar un ritmo de US$100 en donaciones por minuto.

En total, la iniciativa recaudó cerca de 403 mil dólares aportados por 14 mil personas antes de que se conozca la verdad.

UNA VIL MENTIRA

En agosto del 2018, diez meses después de que se conociera la historia, Bobbitt se encontraba presentando una demanda contra D’Amico y McClure.

El hombre acusaba a la pareja de haberse quedado con los fondos recaudados y aseguraba que él seguía viviendo en las calles.

Bobbitt aseguró ante la Corte Superior de Mount Holly, Nueva Jersey, que la pareja había cometido fraude y conspiración en torno a las donaciones.

Esto motivó a que las autoridades investigaran el caso, revelando más tarde que todo se trató de un entramado plan entre los tres sujetos para conseguir dinero fácilmente.

El 15 de noviembre del 2018, el fiscal del condado Burlington, Scott Coffina, explicaría durante una rueda de prensa qué había sucedido realmente.

Para comenzar, Bobbitt era efectivamente una persona sin hogar que había conocido a D’Amico y McClure cerca de Filadelfia. Sin embargo, la mujer nunca había quedado varada en la carretera ni él le había ayudado como narraban en la historia original.

La pareja conoció a Bobbitt de camino a un casino que frecuentaban en Filadelfia. De repente, le comenzaron a dar dinero e invitar café, generando una rápida amistad. Durante el mes siguiente, McClure y D’Amico le explicarían a Bobbitt cuál era su plan y los beneficios que podrían conseguir con él.

Toda la campaña se basó en una mentira”, dijo Coffina durante la conferencia, .

De acuerdo al fiscal, una hora después de lanzar la campaña McClure le habría enviado un mensaje de texto a un amigo diciéndole que “la parte de la estación de gasolina es inventada... pero el hombre no lo es”.

Coffina agregó que Bobbitt sería procesado como cómplice de la estafa, pues dentro del esquema inicial debía recibir parte del dinero. Sin embargo, el mendigo se habría quedado sin su parte luego de que la pareja gastara todo.

Bobbitt fue procesado como cómplice de la estafa, luego de que las autoridades investigaran el caso a raíz de la denuncia presentada por el mendigo contra la pareja.
Bobbitt fue procesado como cómplice de la estafa, luego de que las autoridades investigaran el caso a raíz de la denuncia presentada por el mendigo contra la pareja. / TIM TAI / AP

CASTIGOS A LOS ESTAFADORES

Las investigaciones determinaron que McClure y D’Amico recibieron en total 367 mil dólares como parte de la campaña. El dinero fue utilizado por la pareja para comprarse un BMW, viajar a Las Vegas en Año Nuevo, apostar en casinos, sobrevolar el Gran Cañón, comprar bolsos Louis Vuitton, entre otras actividades y artículos.

En el 2019, Bobbitt se declaró culpable de los cargos de conspiración, por lo que fue sentenciado a cinco años de libertad condicional en los que además está obligado a rehabilitarse de las drogas.

El mismo año, McClure recibió una condena de un año de prisión y otros cuatro años de servicio comunitario.

McClure fue condenada a un año de prisión en una cárcel federal, cuatro años de servicio comunitario y se encuentra a la espera de su condena estatal.
McClure fue condenada a un año de prisión en una cárcel federal, cuatro años de servicio comunitario y se encuentra a la espera de su condena estatal. / JOE LAMBERTI / CAMDEN COURIER-POST VÍA AP

D’Amico, por su parte, fue sindicado como el autor intelectual del plan. En diciembre del 2019 aceptó los cargos en su contra y fue sentenciado a 27 meses de internamiento en una prisión federal.

La pareja, además, fue ordenada a devolver el dinero a las personas afectadas.

Sin embargo, los procesos en su contra no terminaron ahí. Este martes, D’Amico fue condenado a 5 años de prisión por la justicia estatal de Nueva Jersey, por lo que luego de cumplir su condena en la cárcel de Lewisburg, Pensilvania, deberá ser trasladado a una prisión estatal para el tiempo restante.

McClure se encuentra a la espera de que se dicte el veredicto durante el juicio estatal que se sigue en su contra.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más