El expresidente de Estados Unidos no se presentará al 'impeachment'. Serán sus abogados quienes lo representarán. AFP
El expresidente de Estados Unidos no se presentará al 'impeachment'. Serán sus abogados quienes lo representarán. AFP
Redacción EC

Tras la renuncia y despido de varios de sus abogados, todo parecía indicar que llegaría herido al ‘impeachment’. Pero al expresidente de jamás hay que darlo por vencido

MIRA: Impeachment a Donald Trump: El destino del Partido Republicano está en manos del Congreso

Si no fue suficiente verlo acusar a todo el sistema electoral de fraude tras su derrota ante Joe Biden, ahora vemos otra estrategia para salir libre de polvo y paja de su segundo juicio político.

Para evitar pagar los platos rotos por el asalto al Capitolio, Trump ha convocado a “altamente respetados abogados litigantes”. Así los define él; otros preferirían la simpleza de la palabra “polémicos”.

En esta nota, revisaremos quiénes son David I. Schoen y Bruce L. Castor, Jr., abogados que , y quienes se encargarán de defender al exmandatario republicano.

DAVID I. SCHOEN

De Alabama, especializado en derechos civiles y defensa de criminales

A sus 62 años, Schoen –egresado de la Boston College Law School– se ha ganado a pulso ser considerado polémico. Si bien la American Bar Association lo reconoció por su trabajo voluntario, hay algunas joyas en su historial.

Según , Schoen también representó al Ku Klux Klanen la exitosa demanda” para levantarles la prohibición “para marchar mientras vestían sus capuchas”.

A ello se le suma, según el diario, trabajar en la defensa de “clientes famosos, entre ellos, mafiosos, violadores y asesinos”.

Imagen de archivo en la que se ve a David Schoen, recordado por defender los derechos del grupo racista Klu Klux Klan. AP
Imagen de archivo en la que se ve a David Schoen, recordado por defender los derechos del grupo racista Klu Klux Klan. AP

Como simpatizante de Israel, demandó a terroristas palestinos y entabló una demanda en contra de [la editorial] Simon & Schuster, por supuestas tergiversaciones en el libro del 2006 del expresidente Jimmy Carter, ‘Palestina: paz, no apartheid’”, agrega el NYT.

Y es polémico porque quienes lo conocen, aceptan que es una buena persona. El “NYT” cita lo dicho por Richard Cohen –expresidente del Southern Poverty Law Center–: si bien Cohen considera que Trump debe ir a la cárcel, su opinión sobre Schoen es que se trataba de “un buen abogado y una buena persona”.

Con respecto al proceso que se le sigue a Trump, la postura de Schoen es clara. El objetivo del ‘impeachment’ es sacar a un presidente de la Casa Blanca, y si bien el juicio empezó cuando Trump todavía era el mandatario de EE.UU., tiene lugar después del término de su periodo frente al ejecutivo, lo que el letrado considera un sinsentido.

MIRA: Asalto al Capitolio: la hora de la ultraderecha que fue la perdición de Trump

En ese sentido, ¿por qué juzgar a un ciudadano común y corriente?

Así lo explicó a :

Si ustedes opinan que puede se puede detener a cualquier ciudadano en el país y ser llevado ante el Senado para un juicio, un juicio que no está cumpliendo con el debido proceso, entonces estamos frente a una situación grave”.

, hasta una semana antes del juicio, todavía no sabían si el Senado presentaría pruebas, testigos ni cuánto tiempo tendrían para defenderse. Para el abogado, nada de este juicio tiene ni pies ni cabeza.

BRUCE L. CASTOR JR.

Exfiscal distrital del condado Montgomery (Filadelfia)

Estudió leyes en la Universidad de Washington y la Lee University, trabajó como fiscal y procurador general, y, desde entonces, se viene desarrollando como defensor criminal.

Pero Castor Jr. no es famoso por eso.

Bruce Castor, el otro abogado de Trump, saltó a la fama por negarse a procesar a Bill Cosby. AP
Bruce Castor, el otro abogado de Trump, saltó a la fama por negarse a procesar a Bill Cosby. AP

El hombre republicano de 59 años la “defensa de su decisión, en el 2005, de no procesar a Bill Cosby”, después de que este fuera acusado por una mujer de la U. de Temple de drogarla y agredirla sexualmente.

El diario recuerda lo que sucedió diez años después: la mujer agredida presentó una demanda con 13 mujeres que se ofrecieron voluntariamente para testificar contra Cosby.

Castor Jr. defendió así su decisión:

Llegue a la conclusión de que no había [caso] sin la confesión del Sr. Cosby [...] Las propias acciones de Andrea Constand durante ese año, arruinaron su credibilidad como una testigo viable”, se excusó años después.

Luego de eso, Andrea Constand, la víctima, acusó a Castor Jr. por difamación.

Pero esa no es su única polémica. El “NYT” recuerda que, en el 2002, mientras Castor Jr. era fiscal de distrito, “luchó para que no se liberara a un hombre” que había sido “condenado por violación” por una supuesta confesión ante la policía (que más tarde se sabría fue forzada).

El acusado era Bruce Godschalk, y cuando la defensa trató de incluir una prueba de ADN, Castor Jr. se negó a admitirla como prueba.

Cuando la evidencia científica refutó el caso de los fiscales contra Godschalk, Castor Jr. cuestionó la validez de los resultados [...] Incluso después de que se [confirmaron los hallazgos y Godschalk fue liberado], Castor continuó expresando sus dudas sobre la inocencia del hombre”, recuerda el diario.

¿CÓMO SE CONOCIERON?

Fue el abogado republicano Stephen R. Castor, quien ayudó a Trump durante la primera fase del primer ‘impeachment’, el que recomendó a su primo, Castor Jr.

En tanto, Schoen y Trump se conocen desde los 90, cuando el abogado representó a “dos convictos del crimen organizado”, y fracasó. Luego, fueron los contactos los que los uniría.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR