Kosoul Chanthakoummane, quien recibió una inyección letal el miércoles 16 de agosto de 2022 en Huntsville, Texas. (Departamento de Justicia Criminal de Texas vía AP).
Kosoul Chanthakoummane, quien recibió una inyección letal el miércoles 16 de agosto de 2022 en Huntsville, Texas. (Departamento de Justicia Criminal de Texas vía AP).
Agencia AP

ejecutó el miércoles a un hombre que apuñaló fatalmente a una agente de bienes raíces en los suburbios de Dallas hace más de 16 años, la segunda ejecución de este año en el estado con más penas de muerte de Estados Unidos.

Kosoul Chanthakoummane, de 41 años, recibió una inyección letal en la penitenciaría estatal de Huntsville y fue declarado muerto a las 6:33 p.m.

MIRA: La pena de muerte: una condena que persiste en el mundo (y los países que más la aplican)

En una breve declaración después de que lo ataron a la camilla de la cámara de ejecución, Chanthakoummane agradeció a Jesucristo, a los ministros del sistema penitenciario de Texas y a “todas estas personas en mi vida que me ayudaron en este viaje”.

Aunque ningún familiar de Sarah Walker asistió a la ejecución, les ofreció un mensaje: “Rezo para que mi muerte les traiga paz”.

MIRA: Estados Unidos detiene la ejecución de un reo que quiere donar su riñón por un testimonio errado

Cuando los 5 gramos del poderoso sedante pentobarbital comenzaron a fluir a través de las vías intravenosas de cada uno de sus brazos, miró hacia una ventana a través de la cual su madre observaba en silencio a unos metros de distancia y articuló: “Mamá, te amo”.

Luego tomó cuatro respiraciones, jadeó levemente y no hubo más movimiento. Fue declarado muerto 15 minutos después.

MIRA: Dos arrestados por la tragedia de los migrantes en un camión en Texas podrían enfrentar la pena de muerte

Justo antes de que se produjera la ejecución y a petición de Chanthakoummane, un monje budista colocó su mano derecha sobre el pecho del reo y leyó un pasaje del Libro del Eclesiastés que hace referencia a “un tiempo para todo”. Él respondió: “Amén”.

Los fiscales dicen que Chanthakoummane ingresó a la casa de su víctima y luego golpeó a Walker con un soporte de madera para plantas y la apuñaló antes de robar su reloj Rolex y un anillo de plata, que nunca se encontraron. La evidencia de ADN mostró que se encontró sangre de Chanthakoummane en varios lugares dentro de la casa, incluso en las uñas de Walker.

Walker había sido exitosa trabajando para el constructor de viviendas DR Horton. Tenía dos hijos.

Chanthakoummane había reconocido que estaba en la casa, pero dijo que solo entró para tomar agua. Había estado en libertad condicional en Texas después de cumplir una condena en Carolina del Norte por secuestro agravado y robo.

“Soy inocente”, había dicho Chanthakoummane en una carta presentada en un tribunal federal en marzo.

La Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas se negó a retrasar la ejecución de Chanthakoummane después de que sus abogados impugnaran las pruebas de ADN utilizadas para condenarlo. La evidencia había sido descrita por el tribunal de apelaciones como el “pilar del caso del estado”. Eric Allen, uno de sus abogados, dijo el miércoles que no presentaría una apelación final ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sus abogados habían argumentado que la nueva ciencia planteó la posibilidad de que el ADN de Chanthakoummane pudiera haber sido transferido a las uñas de Walker sin ningún contacto directo entre los dos.

“Cualquier creencia de Chanthakoummane de que una mayor investigación de ADN arrojaría resultados que serían útiles para su caso es una fantasía”, escribieron los abogados de la Oficina del Fiscal General de Texas en documentos judiciales el mes pasado.

El lunes, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas se negó a conceder a Chanthakoummane una suspensión de 120 días o la conmutación de su sentencia de muerte por una pena menor.

Los abogados de Chanthakoummane dijeron que su preocupación por la evidencia de ADN era parte de un patrón de los fiscales por usar evidencia defectuosa en el caso.

Los dos testigos que dijeron haber visto a Chanthakoummane cerca de la escena del crimen fueron hipnotizados por oficiales del Departamento de Seguridad Pública de Texas, o DPS, para ayudar a identificarlo.

Un informe de 2020 encontró que la mayoría de los jueces de Texas todavía permiten evidencia derivada de la hipnosis, a pesar de las críticas de que puede distorsionar los recuerdos y conducir a condenas injustas. En enero de 2021, el DPS dejó de usar la hipnosis. El año pasado, el gobernador Greg Abbott vetó un proyecto de ley que habría prohibido que las personas hipnotizadas testificaran en un juicio penal.

En su juicio, el abogado de Chanthakoummane, Keith Gore, dijo al jurado que su cliente era culpable “y quería robar (a Walker), y no salió bien, y la mató”.

El padre de Walker, Joseph Walker, quien murió el año pasado, se opuso a la ejecución de Chanthakoummane y le dijo al en 2013 que había perdonado al asesino de su hija.

Chanthakoummane fue el noveno recluso ejecutado este año en EE.UU.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más