Hong Kong [AFP].- conmemorarán este jueves el triste aniversario de la represión de encendiendo velas blancas, pero no podrán participar en la tradicional vigilia del recuerdo, que ha sido prohibida por primera vez en 31 años.

Esta vigilia atrae cada año en la antigua colonia británica a multitudes en recuerdo de la sangrienta intervención del ejército chino en la madrugada del 4 de junio de 1989, en las inmediaciones de la famosa plaza de Beijing.

MIRA: Colin Kaepernick: la reivindicación del exjugador de la NFL y su lucha contra el racismo

La represión causó entre varios cientos y más de mil muertos. Puso fin a siete semanas de manifestaciones de estudiantes y obreros que denunciaban la corrupción y pedían democracia.

En China es un tema tabú. El jueves por la mañana en Beijing la policía detuvo a un fotógrafo de la AFP y le obligó a borrar la mayoría de sus fotografías, mientras circulaba en los alrededores de la plaza de Tiananmen.

Hong Kong es el único lugar en el país donde se conmemora cada año, lo que ilustra las libertades únicas de las que disfruta el territorio autónomo, devuelto a China en 1997.

Pero por primera vez en tres décadas, este año la policía no autorizó la vigilia. Invocó los riesgos que conlleva por la COVID-19. Las reuniones de más de ocho personas están prohibidas en la ciudad.

Los organizadores respondieron pidiendo a los habitantes que enciendan velas a las 20:00 (hora local) en el lugar donde se encuentren.

Las vigilias suelen atraer a multitudes de hongkoneses, sobre todo los años de gran preocupación por la actitud de Beijing hacia el territorio autónomo.

El año pasado, la vigilia del 30 aniversario se celebró en un contexto político tenso: el ejecutivo hongkonés pro-Beijing intentaba imponer la autorización de extradiciones a China continental (es decir fuera de Hong Kong y Macao).

Un grupo de legisladores de Hong Kong en favor de la democracia permanecen en silencio antes de salir de la cámara, previo a una votación sobre una ley que prohíbe insultar el himno nacional de China. (Foto por ISAAC LAWRENCE / AFP)
Un grupo de legisladores de Hong Kong en favor de la democracia permanecen en silencio antes de salir de la cámara, previo a una votación sobre una ley que prohíbe insultar el himno nacional de China. (Foto por ISAAC LAWRENCE / AFP)

Una semana más tarde comenzaron los siete meses de manifestaciones casi diarias en la metrópolis financiera.

En respuesta a este movimiento, Beijing anunció a finales de mayo su intención de imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong, que prevé sancionar las actividades separatistas, “terroristas”, la subversión y la injerencia extranjera en el territorio.

Velas blancas

Los hongkoneses privados de vigilia prevén mostrar de otra manera su desconfianza hacia Beijing.

“Se distribuirán velas blancas en entre 100 y 200 puntos de Hong Kong”, declaró a la AFP Chiu Yan-loy, miembro de la asociación Alianza de Hong Kong, la promotora tradicional de la vigilia.

En China continental, no es posible ninguna conmemoración pública: los medios de comunicación permanecen en silencio, los censores borran cualquier mención en internet y la policía vigila de cerca a los disidentes antes de la fatídica fecha del 4 de junio.

Un grupo de activistas prodemocráticos cantan consignas mientras participan en una protesta a la embajada china en Tokio, Japón, en el marco de la conmemoración del 31 aniversario de la represión del 4 de junio de 1989. (Foto de Philip FONG / AFP)
Un grupo de activistas prodemocráticos cantan consignas mientras participan en una protesta a la embajada china en Tokio, Japón, en el marco de la conmemoración del 31 aniversario de la represión del 4 de junio de 1989. (Foto de Philip FONG / AFP)

Incluso los emojis de velas dejan de estar disponibles en la popular red social china Weibo.

Hay vigilias previstas sin embargo en Taiwán y en varios países occidentales, organizadas por la diáspora china.

Estados Unidos recordó, como cada año, a las víctimas.

El secretario de Estado Mike Pompeo se reunió el miércoles en Washington con cuatro figuras del movimiento, entre ellas uno de los principales líderes estudiantiles de la época, Wang Dan.

Washington llamó a Beijing a proporcionar un “balance completo” de la masacre, cuyo aniversario este año coincide con una situación tensa en Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump amenazó con sacar al ejército a las calles para poner fin a los disturbios registrados al margen de las manifestaciones contra el racismo y la violencia policial.

Preguntado por la represión, un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino repitió el miércoles que el gobierno “ya había llegado a una conclusión clara sobre los disturbios políticos ocurridos a finales de los años 1980”.

“Los grandes logros de la nueva China en los últimos 70 años han demostrado plenamente que la senda del desarrollo elegida por China es completamente correcta”, señaló Zhao Lijian.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS