Ecuador despliega 10.000 soldados en zonas afectadas por sismo
Ecuador despliega 10.000 soldados en zonas afectadas por sismo

Autoridades de anunciaron el despliegue de 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas, así como 3.500 policías, para asistir en las tareas de rescate y mantener el orden público tras el terremoto que dejó más de 233 muertos  588 heridos. También se enviaron 200 bomberos a Pedernales y 300 a Manabí, según un comunicado de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

Ecuador amaneció el domingo aturdido y con un panorama desolador luego del fuerte sismo. Al menos 14.000 elementos de la fuerza pública fueron movilizados en el marco del estado de excepción decretado en seis provincias tras el terremoto. Las autoridades pidieron ayuda internacional y prevén un aumento de la cifra de víctimas.

En la capital, el movimiento telúrico fue sentido durante aproximadamente 40 segundos y la gente huyó temerosa de los edificios hacia las calles. Quito se encuentra a unos 170 km (105 millas) del epicentro del sismo.

El Servicio Geológico de Estados Unidos situó el epicentro del sismo a una profundidad de 19 km (11,8 millas), 27 kilómetros (16 millas) al sur-sureste de Muisne, Ecuador.

Eventos deportivos y conciertos se cancelaron en todo el país hasta nuevo aviso.

En Pedernales, una de las poblaciones más cercanas al epicentro del potente terremoto registrado la noche del sábado, había un sinnúmero de edificaciones en escombros y la gente deambulaba por las calles tras haber soportado una intensa lluvia toda la madrugada.

Con las primeras luces del amanecer del domingo la policía logró llegar a esta zona y trataba de poner algo de orden en el caos, mientras los sobrevivientes, usando apenas las manos, empezaron la tarea de remover escombros buscando a sus seres queridos.

Las vías de acceso estaban literalmente cortadas por derrumbes frecuentes.



Una mujer que no quiso identificarse, desde Pedernales, en declaraciones a Televicentro, en medio de las lágrimas dijo que "estamos sacando a mi familia, tenemos a dos dentro de la casa, ellos están atrapados debajo de la casa. A otros tres los estamos velando en la calle, no tenemos más”.

El gobierno declaró estado de excepción horas antes el domingo, después de que este terremoto, el más fuerte que golpea al país en varias décadas, dejara al menos 77 muertos y unos 578 heridos, además de amplios daños materiales en la mayor parte de las poblaciones de la provincia de Manabí, en Guayaquil, la capital y otras ciudades importantes.

Equipos de emergencias trataban de llegar a las zonas afectadas después del temblor de magnitud 7,8, que sacudió la zona costera central del país al anochecer del sábado.

El presidente, Rafael Correa, firmó un decreto declarando el estado de excepción y emprendió el regreso desde Roma. En mensajes en su cuenta de Twitter, pidió a los ecuatorianos que se mantuvieran firmes y dijo que esperaba estar de vuelta en el país para el domingo por la tarde.

Fuente: AP