En alta mar prácticamente no hay ley que regule las actividades pesqueras. (Foto: Simon Ager / Sea Shepherd)
En alta mar prácticamente no hay ley que regule las actividades pesqueras. (Foto: Simon Ager / Sea Shepherd)
Christian Mestanza Arquiñigo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el mundo se capturan anualmente más de 3 millones de toneladas de , o . El Perú exporta cerca del 14% de ese total.

MIRA: Las claves sobre la presencia de embarcaciones frente a la costa peruana

Según reportes, el precio de este producto se elevó sostenidamente desde el 2016; en el 2018, el Perú registró exportaciones de pota por US$622 millones, y en el 2019 un 20% más, según el Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del Pacífico Sur (Calamasur).

El auge de este producto tuvo otros efectos. Desde el 2016, todos los años una flota extranjera recorre la denominada ‘ruta del calamar gigante’. Ese recorrido incluye al mar ubicado frente al Perú.

Movimiento de embarcaciones chinas registrado por Global Fishing Watch

Movimiento de embarcaciones chinas registrado por Global Fishing Watch desde junio de 2016 a noviembre de 2017. (Crédito: Global Fishing Watch)

Perjuicios y falta de regulación

El comandante de Operaciones Guardacostas de la Marina de Guerra del Perú, contralmirante Jorge Portocarrero, dijo a El Comercio que , aunque también hay españolas, taiwanesas y coreanas. Estas naves permanecen en este momento fuera de las 200 millas de mar territorial peruano, frente a las playas de Pisco e Ica.

No obstante, el recorrido que hacen estas naves ha estado marcado por la polémica. El pasado 4 de mayo, por ejemplo, la Prefectura Naval de Argentina detuvo al barco pesquero chino Hong Pu 16 mientras pescaba ilegalmente en aguas de la zona económica exclusiva de dicho país. De acuerdo a la prensa local, el operativo incluyó disparos intimidatorios al aire para detener la embarcación que intentaba darse a la fuga hacia aguas internacionales. Apenas unos días atrás, la Armada de Ecuador reportó que los buques asiáticos pescaban cerca de las Islas Galápagos, una de las zonas más ricas y diversas del plantea, lo que despertó la preocupación de las autoridades y grupos ambientalistas.

Infografía: Jean Kolbert Izquierdo / EC
Infografía: Jean Kolbert Izquierdo / EC

Para diversos expertos, la sobrepesca de calamar gigante podría acarrear problemas ecológicos, ya que es el alimento principal de distintas especies marinas. Además, los científicos temen que los barcos también estén capturando especies amenazadas de extinción.

El buque guardacostas de la armada Argentina al momento de querer abordar al barco de bandera china en mayo pasado. (Foto: Prefectura Naval de Argentina)
El buque guardacostas de la armada Argentina al momento de querer abordar al barco de bandera china en mayo pasado. (Foto: Prefectura Naval de Argentina)

Calamasur ha denunciado que, mientras las embarcaciones se encuentran frente al mar peruano, grupos de pescadores locales les proveen de pota en altamar. Según esta entidad, cada año se extraen ilegalmente unas 50.000 toneladas del Perú. “Si esas toneladas ingresaran a plantas peruanas, significaría US$85 millones al año y miles de puestos de trabajo”, .

Miranda Eyzaguirre, el presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), que cada barco de pesca de pota de esta flota tiene en promedio 300 toneladas de bodega.

“Multiplicada por 400 naves, tenemos un subtotal de 120,000 toneladas de capturas por aproximadamente diez 10 días de faena, que luego son transbordadas a sus barcos madrinas”, señaló.

Las denominadas aguas internacionales cubren el 41 % del planeta y el 60 % de todos los océanos de la Tierra. Sin embargo, las reglas sobre cómo, cuándo y dónde pescar en ellas son casi inexistentes.

Infografía: Jean Kolbert Izquierdo
Infografía: Jean Kolbert Izquierdo

Endurecer las restricciones

Por su parte, Juan Carlos Sueiro, director de pesquería de Oceana en Perú, explicó a El Comercio que China ha empezado a duplicar el volumen de registro de embarcaciones dedicadas a la pesca de pota en la OROP del Pacífico Sur, organismos intergubernamentales de pesca con autoridad para establecer medidas de conservación y gestión de pesquerías en aguas internacionales. “Y si bien el Perú no tiene jurisdicción en altamar, sí tiene intereses que valorar”, comenta el especialista.

En ese sentido, Sueiro considera que lo primero que se debe hacer es mejorar el sistema de rastreo satelital para evitar que las naves foráneas entren en las 200 millas, ya que no se tiene la capacidad para hacer una vigilancia física permanente. “Actualmente, muchos barcos apagan sus dispositivos de rastreo remoto, no hay ninguna disposición que digas que no lo pueden hacer”, dice.

Además, el país debería buscar restringir la participación de estas flotas con mecanismo legales. “Hoy en día las embarcaciones chinas entran a puerto peruano a recibir logística, mantenimiento o cambio de personal, por lo que habría que endurecer las condiciones para que puedan ingresar, por ejemplo, elevando los servicios que aquí se le ofrecen”, añade.

Aclaración: El titular de la nota fue modificado para una mejor comprensión del lector. Decía: "Cómo opera la flota pesquera china y qué es la "ruta del calamar gigante" que ellas persiguen". Se cambió a "Cómo opera la flota pesquera extranjera y qué es la "ruta del calamar gigante" que ellas persiguen". El motivo del cambio responde a que las embarcaciones provienen de varios países, mayoritariamente de China, pero también de Corea, Taiwán y España, de acuerdo a información de la Marina de Guerra del Perú.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: ¿La infección será más agresiva en aquellos que aún siguen en confinamiento? -ojo

TE PUEDE INTERESAR