En un pronunciamiento, señaló que la propuesta no excluye la posibilidad de que los periodistas puedan ser sancionados en calidad de instigadores o cómplices. (Foto: Presidencia)
En un pronunciamiento, señaló que la propuesta no excluye la posibilidad de que los periodistas puedan ser sancionados en calidad de instigadores o cómplices. (Foto: Presidencia)
Redacción EC

El (IPYS) consideró que el proyecto de ley mordaza que busca sancionar la filtración de información reservada en investigaciones a cargo del Ministerio Público es una propuesta orientada a “silenciar la discusión” sobre hechos que comprometen al , ministros y políticos en general.

MIRA: Congreso aprueba cambios en procesos constitucionales tras retirar restricción a medidas cautelares

En un pronunciamiento, señaló que la iniciativa asume equivocadamente como premisa la reserva absoluta de las investigaciones, y criminaliza la difusión de cualquier tipo de información, excluyendo del debate ciudadano materias de alto interés público, tratándose de investigaciones que comprometen a altos funcionarios del Estado.

“Teniendo en cuenta el contexto de su presentación, el IPYS considera que se trata de una propuesta orientada a silenciar la discusión sobre hechos que comprometen al presidente de la República, ministros, otros altos funcionarios y políticos en general”, expresó.

MIRA: ANP: ley mordaza “afectaría gravemente el derecho a la información y la lucha contra la corrupción”

Refirió que si bien la propuesta no señala expresamente a los periodistas como autores de esta conducta, ello no excluye la posibilidad de que puedan ser sancionados con la misma pena en calidad de instigadores o cómplices, figuras que están reguladas en el Código Penal.

“Si un periodista, por ejemplo, convence a una fuente para que le entregue información sobre una investigación penal y la difunde, es perfectamente posible que se pueda ser imputado a título de instigación o complicidad con el hecho”, indicó Roberto Pereira, asesor jurídico del IPYS.

La iniciativa incluye en su ámbito de prohibición absoluta a la “investigación preparatoria” que es la primera parte del proceso penal, sin advertir que el inciso 4) del artículo 139º de la Constitución establece una regla inversa en el sentido de que “los procesos judiciales por responsabilidad de funcionarios públicos (…) son siempre públicos”.

MIRA: Pedro Castillo: Fiscalía de Cajamarca analiza caso del helipuerto

En esa medida, “el proyecto es claramente inconstitucional” sostiene Pereira. Además, el proyecto carece de justificación porque la reserva de las investigaciones penales ya se encuentra protegida a través de normas de responsabilidad funcional de jueces, fiscales, especialistas y auxiliares jurisdiccionales.

“Ya existen normas que protegen la reserva. No hay razón para recurrir a la criminalización, menos aún de la manera como se está planteando”, subrayó Pereira.

Finalmente, el IPYS enfatizó que de aprobarse la propuesta, ocasionará la perturbación de las investigaciones afectándolas seriamente ya que, paralelamente, los fiscales y jueces a cargo de las mismas pueden ser procesados por acusaciones de “filtración” por los propios investigados o viceversa.

Como se recuerda, la iniciativa presentada por el Ejecutivo al Congreso propone criminalizar a todas las partes de una investigación penal, incluyendo a los abogados, que proporcionen o difundan información de investigaciones penales en curso, con una pena de cárcel de entre uno a dos años.

Las sanción también se extiende a jueces, fiscales, auxiliares jurisdiccionales, asistentes administrativos y de función fiscal y policías, en cuyo caso la pena sería no menor dos ni mayor de tres años de privación de la libertad.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más