“No tengo temor a que la comisión decida derogar decretos”
“No tengo temor a que la comisión decida derogar decretos”
Fernando Vivas

Teme pecar de obstruccionista tanto como de perdonavidas. Le gustaría llegar a un punto medio: si hay decretos que decide que no encajan, pues que se presenten como proyectos de ley. Otros decretos son más peliagudos: aquellos cuestionados por sectores conservadores. El congresista atiende esa presión, mientras el Ejecutivo le lanza guiños suplicantes. Va a ser un verano caliente para .

—¿Será como el médico que quiere salvar todo, o el político que se mocha algo por cálculo?
Acá debe estar primando más mi vena técnica que mi vena política. Será lo que corresponda. No tengo temor a que la comisión decida derogar un decreto legislativo siempre y cuando eso refleje un razonamiento técnico.

—¿Qué pasará con lo que deroguen por la simple razón de que no encajaba en las facultades?
Se lo comentaba al primer ministro: si nosotros vemos que se excedieron de las facultades que les dimos pero su contenido es bueno, caramba, hay muchos caminos, o presentan un proyecto de ley y le damos prioridad porque es del Ejecutivo o nosotros lo presentamos a través de cualquier bancada.

—Tras la censura del ministro Saavedra, ¿vuelve a haber una estabilidad constructiva?
Es que no es un cambio, veo que es consecuente con lo que hacemos. El paquete de congresista viene completo: fiscalizar, legislar, representar.

—Podrían ser más colaboradores si aplican el inciso h de la ley de facultades, que habla de simplificación administrativa.
Y calza todo [sonríe irónicamente]. El problema es que la delegación se otorga en un ámbito limitado. Las interpretaciones laxas no corresponden. Ese inciso no está solo, hay una exposición de motivos, presentaciones grabadas de los ministros. El primer ministro dijo que había habido un entusiasmo.

—Si aplican el inciso, ¿podría ser que unos decretos de salud encajen y otros no?
Podría ser, pero lo veo un poco complicado. Lucho Galarreta recordaba que en el pleno dijo: “Me llama la atención que no hayan solicitado facultades en el tema de salud”.

—Pasando a otros rubros que sí encajan en las facultades, hay presión conservadora sobre los temas de discriminación.
Escuchaba al congresista Juan Carlos Gonzales diciendo que, a través de una tipificación distinta, se estaría reconociendo una serie de derechos que en nuestra legislación todavía no aparecen de forma clara y contundente.

—En nuestra Constitución y en el Código Penal se habla de discriminación de “cualquier índole”. Eso incluye la orientación sexual.
El congresista Gonzales se refiere a que ‘identidad de género’ no se encuentra establecido. No nos cerramos a una discusión abierta y transparente. No tengo los argumentos suficientes para decir si se fueron más allá de las facultades, pero esto es un ejemplo de lo que pasa por sacar normas cuando no ha habido debate.

—Sobre la orientación sexual, ¿hay que debatir si puede ser mencionada cuando ya la Constitución la comprende?
Lo que tiene que ser analizado, más allá del fondo de las cosas, es si estuvieron facultados o no estuvieron facultados. Yo todavía no lo sé con claridad. No estoy diciendo que sea anticonstitucional. No termino de analizarlo y voy a esperar respetuosamente el informe del grupo de trabajo. Y si dijéramos que no está dentro de las facultades, varios querrán presentar iniciativas, enhorabuena.

—¿Esta actitud es un acuerdo tomado con Keiko? ¿Predomina la actitud conservadora en su entorno?
Siempre la actitud que Keiko nos ha sugerido tener es la de no correr a los debates, de escuchar a la otra parte. Ella es una persona sumamente tolerante. Se privilegia el debate en la bancada. Y la tolerancia se manifiesta cuando hay cuestiones de conciencia donde no hay disciplina partidaria y queda a libertad de cada uno. Van a llegar temas donde se va a advertir cuántos son conservadores, cuántos son más o menos liberales.

—Fernando Zavala le hizo un guiño al hablar de las experiencias de calidad regulatoria, pues su padre [Carlos Torres y Torres Lara] impulsó eso.
Hay actitudes buenas en todo lado y hay que rescatarlas. Para mí, mi padre fue una persona excepcional y un galardón en especial que tuvo es haber sido oposición de Montesinos en el gobierno de Fujimori. Claro, esto no va a afectar nada.

—No va a impedir la poda.
[Ríe] Incide en mi parte emocional, me va a gustar muchísimo. Pero no incide en mi trabajo.

—Los temas de transparencia preocupan a los periodistas. El decreto legislativo que habla de ello ¿podría ser mejorado?
El 100% de los decretos puede ser objeto de un proyecto de ley que complemente, afiance y hasta modifique lo que el decreto ha propuesto.

—¿Siente que en este paquete se recoge algo del Plan Perú?
Claro. Todo lo que se refiere a simplificación administrativa, el impulso a las mypes. Para ellos, la idea era desarrollar la gran empresa para que jalara a los demás. Para nosotros, la teoría es distinta: a la gran empresa hay que darle seguridad y predictibilidad y enfocarnos en el pequeño empresario.

—¿Era necesario que el primer ministro agradeciera las facultades?
Las primeras palabras que dio fue agradecer el haber recibido las facultades. Eso me pareció un buen gesto, la nobleza siempre se espera.

—Usted trató el tema del IGV justo.
Ya es una ley y estamos esperando la reglamentación. Justo le comentaba al primer ministro que ya se están venciendo los plazos. Pasa que a veces se sacan leyes y el reglamentador no está muy de acuerdo con el Congreso y termina haciendo un reglamento que no le da viabilidad a la ley.

—Ah, o sea, también puede haber obstruccionismo del Ejecutivo.
Exacto [ríe]. Así como dicen que podemos ser obstruccionistas, puede haber obstruccionismo del Ejecutivo y habrá que decirlo. No creo que sea la intención, pero habrá que advertirlo para que lo puedan corregir.

—Terminada la revisión, ¿verán el Plan Perú?
Lo que sucede con el Plan Perú es que hay una parte ejecutiva que es imposible que desarrollemos. Por ejemplo, nos hubiera encantado hacer la agencia de la pequeña y mediana empresa; pero eso no se puede hacer por una ley. Sí podemos hacer otras cosas, como el IGV justo, la alerta mype, las sanciones educativas.

—Sobre el código electoral que ha preparado la congresista Patricia Donayre, ¿con qué cambios mínimos debemos llegar a las elecciones locales del 2018?
Reglas claras para que no se modifiquen las normas fuera de tiempo. El bendito tema de las dádivas hay que aclararlo. Que se sancione la dádiva, pero que haya una gradualidad hasta llegar a la exclusión, que haya sanciones intermedias.

— Sobre la no reelección de alcaldes, ¿han decidido algo?
Ni en el Congreso ni dentro del partido se ha tomado una decisión. Dentro de Fuerza Popular hay posiciones marcadas a favor y en contra. Unos privilegian la continuidad para hacer obras, otros dicen que la reelección es corrupción. Mi posición es tratar de buscar un consenso. Por ejemplo, si se decide permitir la reelección inmediata que sea por una sola vez y que los alcaldes renuncien seis meses antes presentando una declaración jurada sobre lo que han avanzado en su plan de gobierno.

—Si no lo hacen en la próxima legislatura, no alcanza para el 2018.
El 2018 no es el fin del mundo. Podría ser aplicable después.

— O sea, ¿que se presente o no Luis Castañeda no es el fin del mundo?
No, para nada. ¿El fin del mundo? [Ríe]. Para ser totalmente transparente, no estamos legislando en función de una persona.

—En resumen, por decir una cifra, ¿redondearán en 100 decretos?
No tengo cómo saberlo [ríe]. No creo que el número sea importante, sino respetar los encargos que democráticamente se han entregado.

MÁS EN POLÍTICA...