Al presidente Vizcarra se le agotaron los mecanismos de confrontación con el Congreso. De su buena relación con este poder dependerá el último tramo de su gestión. (Foto: Presidencia de la República)
Al presidente Vizcarra se le agotaron los mecanismos de confrontación con el Congreso. De su buena relación con este poder dependerá el último tramo de su gestión. (Foto: Presidencia de la República)
Jonathan Castro

El viernes por la tarde, el primer ministro Walter Martos canceló una entrevista que tenía programada con este Diario. Una hora después, un mensaje de prensa de la PCM advirtió el motivo: asistiría al Congreso , Manuel Merino.

El objetivo de Martos era pedirle al Parlamento , en el contexto de la pandemia. El tema estaba contemplado en la agenda del pleno, pero hasta ese momento no se había llegado a un acuerdo sobre el texto que se pondría a debate.

La discusión se ha postergado hasta el lunes, día que coincide con, y el presidente Martín Vizcarra había anunciado que esperaba que allí se pueda conversar de este punto. Aunque no hay una decisión zanjada, el Ejecutivo ha ganado tiempo.

¿Cuál será el futuro de la relación entre el Ejecutivo y el Congreso en los próximos meses? Los politólogos José Incio y Omar Awapara analizaron los escenarios posibles en torno a siete temas claves.

1. Los proyectos populistas económicos

El caballito de la ONP tiene que ver con un tema de fondo: los más afectados con la pandemia son los más pobres”, señala Incio. Para él, si bien la aprobación de este tipo de proyectos está en la cancha del Congreso, este va a reaccionar en función de las propuestas que plantee el Ejecutivo, como los bonos. El objetivo no es la ONP, sino cómo se ayuda a los más necesitados.

Awapara, director académico de Ciencias Políticas de la UPC, es pesimista en este punto, pues hay un desencuentro entre los objetivos de ambos poderes. “No hay incentivos para que los congresistas dejen pasar oportunidades así. Como en el caso de las AFP, puede dar ciertos réditos, más allá del costo económico”, manifiesta. A ello, le añade un tema que atraviesa todos los ejes: A estas alturas, Vizcarra no tiene muchas cartas para negociar.

Si estas iniciativas terminan con una demanda de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional poco importará, pues el proceso demora y mientras el Legislativo se habrá anotado una victoria frente al Ejecutivo.

2. Interpelación y censura de ministros

Para Incio, es poco probable que el Congreso decida censurar a ministros que tienen poco tiempo en la cartera. En cambio, la permanencia de la ministra de Economía, María Antonieta Alva, sí puede ser complicada, pues ya viene macerándose una interpelación. “En principio, la interpelación no es mala. El problema es cuando está motivada por intereses muy particulares”, señala.

A Awapara le sorprende cómo se ha desinflado la censura de Martín Benavides, aunque el tema puede mantenerse latente. “Hay dos factores: el tiempo respecto a las elecciones y la popularidad de Vizcarra. A medida que nos acerquemos a las elecciones, los políticos tendrán más o menos incentivos de atacar a Vizcarra, que es lo que da réditos. Una de las formas es incrementar los ataques a los posibles responsables de esto: los ministerios”, añade Awapara.

El viernes, el primer ministro Walter Martos acudió al pleno acompañado por la ministra de Economía, María Antonieta Alva, y la de Justicia, Ana Neyra. Ese mismo día se dio cuenta de una moción de interpelación contra la primera y se presentó un segundo pedido de ese tipo. (Congreso)
El viernes, el primer ministro Walter Martos acudió al pleno acompañado por la ministra de Economía, María Antonieta Alva, y la de Justicia, Ana Neyra. Ese mismo día se dio cuenta de una moción de interpelación contra la primera y se presentó un segundo pedido de ese tipo. (Congreso)

3. Pendientes de la reforma política

Para Awapara, hay temas que pueden ser aprobados con facilidad, como los impedimentos para postular. Pero otros dependerán de la voluntad de las cúpulas partidarias. “Ahí no hay nada que negociar. Si no te conviene algún tema, no van a permitir que pase la reforma. Lo más fácil que pueden hacer en el Congreso es adormecer el tema en comisión o no darle la atención que merecería. Y Vizcarra no parece tener ninguna carta que jugar”, explica.

En tanto, Incio señala que la única herramienta que tendría el presidente es mover a la opinión pública. Para él, uno de los principales problemas es que Omar Chehade, presidente de la Comisión de Constitución, “está tanteando el agua todo el tiempo y ver cómo la opinión pública y los otros políticos reaccionan”. Ambos señalan que este tema generará mucha incertidumbre de cara al inicio del proceso electoral.

4. Viabilidad del diálogo

Incio y Awapara consideran que la buena relación entre ambos poderes descansa más en la capacidad que tenga el Ejecutivo de involucrar a los congresistas en la lucha contra la pandemia antes que en el diálogo institucional en el Pacto Perú. Aún así discrepan sobre la eficacia de esta medida.

Involucrarlos es algo importante para que vean al congresista en su región haciendo algo. Los congresistas de provincia pierden mucho capital político cuando van al Congreso. Pero ir con el Ejecutivo, que tiene capacidad de ejecución, podría ser positivo; algunos congresistas lo van a valorar”, dice Incio.

Pero Awapara cree que este es un trabajo de hormiga en el que va a ir ganando votos individualmente y no cree que al Ejecutivo le alcancen las manos para acumular suficientes congresistas.

Ambos consideran que otra estrategia podría ser negociar con bancadas que muestren unidad. El Pacto Perú solo tendrá frutos si se traduce en puntos específicos.

5. Control de la pandemia

Va a depender mucho del ánimo [del Congreso]. Si te quieres pelear, vas a decir que no se ha controlado la pandemia y seguimos con 8 mil infectados y 200 muertos diarios, es un desastre. Siempre puedes ver solo el lado malo o el bueno”, indica Incio. Para él, tendría que haber un gran ‘shock’ para que los que han tomado una posición se pasen al lado contrario.

Pero a la vez, si la situación se controlara, Awapara considera que eso no necesariamente podría influir en el ánimo del Congreso. “Es más probable que todo siga como una tensión permanente, que tenga picos con interpelaciones o censuras, pero no vas a tener un Congreso colaborador; no veo incentivos”, señala.

6. Recuperación económica

Este punto puede ser similar al anterior, aunque es poco probable que el escenario económico empeore, explican. “Es esperable que se empiece a ver una recuperación, pero no será muy significativa”, señala Awapara.

Ambos consideran que un eventual pedido de vacancia presidencial sería muy costoso para el Congreso, pues Vizcarra aún es muy popular y el tiempo que queda con miras al cambio de mando es corto.

7. Posición de Vizcarra en el 2021

Incio sostiene que sería positivo que Vizcarra tome una posición, aunque reciba críticas, pues en política hay que apostar por algo. Pero eso no debería afectar los recursos del Estado. Otra opción sería que ponga temas en agenda para la discusión, como lo ha intentado hacer.

Aun así, cree que es poco probable que asuma una posición clara. Awapara coincide con esta apreciación, pero añade que históricamente la capacidad de endose de los presidentes ha sido mala. En estas circunstancias, intervenir también sería arriesgado, pues su capital político se podría dilapidar en poco tiempo.

Conclusiones:

En líneas generales, Awapara se siente pesimista, pues lo más probable es que la popularidad de Vizcarra siga cayendo, no tenga cartas que ofrecer y aumenten los incentivos del Congreso de tener más protagonismo a costa del presidente. En cambio para Incio, la situación es incierta, pues el contexto es muy volátil.

Los escenarios optimistas y pesimistas en torno a los 7 ejes principales de la relación entre el Congreso y el Ejecutivo. (El Comercio)
Los escenarios optimistas y pesimistas en torno a los 7 ejes principales de la relación entre el Congreso y el Ejecutivo. (El Comercio)

TE PODRÍA INTERESAR:

VIDEO RELACIONADO:

La OMS descarta los confinamientos como una solución largo plazo para la pandemia