Se acabó la planilla dorada”, dijo Pedro Castillo cuando aún era candidato presidencial, tras anunciar una de sus muchas promesas campaña: renunciar al sueldo de presidente de la República para continuar cobrando como docente. El compromiso, incluso, fue reiterado días antes de asumir la presidencia. “Invoco a la bancada que llegando nosotros a asumir este mandato, vamos a renunciar al sueldo presidencialista. Vamos a conducir los destinos de nuestro país con el sueldo de maestro”, aseguró en una reunión de Perú Libre.