Pierina Denegri Davies

No existe piqueo tan conocido y querido como las alitas de pollo. Este bocado pequeño, perfecto para compartir y a través del cual se exploran distintos sabores, cada vez gana más popularidad en nuestro país. Provecho visitó Alas Salvajes, un restaurante que ofrece esta y otras delicias (como salchipapas o té de burbujas), en Chorrillos. ¿La diferencia? Exploran el uso de ingredientes como el maíz morado y la cocona para crear salsas casi adictivas.