Better Call Saul 6
2022
Netflix
Director:
Michelle MacLaren
Actores:
Bob Odenkirk, Rhea Seehorn, Jim O'Heir, Carol Burnett
Género:
Suspenso, Humor, Drama
Duración:
Clasificación:
+14
En "Better Call Saul", Gene Takavic (Bob Odenkirk) tiene un plan que lo lleva al pasado.
En "Better Call Saul", Gene Takavic (Bob Odenkirk) tiene un plan que lo lleva al pasado.
/ AMC
Alfonso Rivadeneyra García

Desde el 2015, a razón de una vez por temporada, “” mostró la vida de Jimmy McGill tras los sucesos de “Breaking Bad”. Con el nombre de Gene Takavic, gerente de tienda Cinnabon de Omaha, pasa desapercibido y la tensión en sus escenas surge por el miedo de verlo preso. Dos años y medio después, recién entendemos por qué Jimmy en lugar de huir tras ser descubierto, se queda. “Nippy” es el episodio más distinto de toda la serie, sin el elenco usual, solo Bob Odenkirk y su pericia cumpliendo dos objetivos: mantener la identidad secreta y gozar del peligro, de la gloria pasada.

A continuación, SPOILERS de “Better Call Saul” 6x10, “Nippy”.

Un golpe perfecto

En Omaha, Marion (Carol Burnett) es una anciana con problemas para movilizarse. Para suerte suya, Gene Takavic (Bob Odenkirk) está cerca. No mucho después entra en escena Jeff (Pat Healy), el taxista que lo reconoció como Saul Goodman y es entonces cuando se revela el plan del exabogado: le propone a Jeff unirse al “juego”, a esta vida de crímenes que tantos añoran, pero donde pocos triunfan. Jeff acepta y Gene, en una combinación de ingeniería social con investigación, se gana la confianza de Frank (Jim O’Heir) y Nick (Nathaniel Augustson), guardias de seguridad del mall donde trabaja. Así descubre que tiene una ventana de tres minutos para robar la ropa más cara sin ser descubierto; tres minutos que tarda Frank en comerse un rollito de canela de Cinnabon.

MIRA: “Better Call Saul” se conecta a “Breaking Bad” en un episodio donde el amor no lo puede todo

El robo lo cometerá Jeff, mientras que Gene, el autor intelectual, lo cronometra y hasta usa mnemotecnia para que el ladrón se aprenda todos los pasos. Pero el género de los golpes en ficción siempre necesita que las cosas salgan mal, porque un atraco perfecto solo es interesante por el cómo se actúa ante lo imprevisto. “Better Call Saul” se aprovecha del épico resbalón de Jeff para que Gene, que tiene al guardia Frank en la mira, lo distraiga.

Así, la serie hace que la estrategia de convertir a este guardia en amigo, un proceso encantador pero siniestro por el cómo se abusa de la confianza ajena, tenga doble función. Por un lado, Gene usa la carta del hombre emocionalmente roto, abre su corazón y asegura que en esta vida es un miserable; conmueve a Frank para que no voltee y encuentre a Jeff en pleno robo. Así, le da tiempo al cómplice para ponerse de pie. Pero esta también tiene que ser la primera vez en años que Jimmy, no Saul y tampoco Gene, tiene a alguien a quien contarle sus penas. Dice el meme que los hombres preferiríamos convertirnos en Saul Goodman antes que ir a terapia. Así, esto es lo más cercano a una terapia que el protagonista tendrá. Un gran acierto de la serie, que confía en Bob Odenkirk para transmitir en partes iguales pena, pero también astucia. No llegamos a saber exactamente cuánto de lo que dice el personaje en su lamento es verdadero o falso, y en esa ambivalencia está lo hermoso.

La escena de Gene y Jeff triunfa al combinar en la tensión por conseguir un golpe perfecto con los sentimientos. Este episodio pudo emitirse incluso a inicios de temporada y habría sido bueno, pero solo alcanza la excelencia por lo que pasó en “Fun and Games”. Sin Chuck, sin Howard y sin siquiera Kim en el escenario, Jimmy hace lo que mejor sabe hacer: usar su don de gente para salir del embrollo, pero lo hace creando conexiones, amigos como Jeff y Nick, como esa maravillosa cascarrabias Marion, que sucumbe al encanto del abogado. Estas relaciones resultan utilitarias, pero hay sinceridad en ellas. Convencer a alguien requiere crear vínculos, perder un poco para ganar más. Es curioso que Jimmy, que tanto ha perdido, resulte ganador solo al volver a esa vida que le ha hecho tanto daño a los demás. El episodio tiene paralelismos con la historia de Heisenberg, pero está contado en clave distinta, como si fuese una historia de “coming of age”, usualmente reservada a los niños y adolescentes. Y ahí está otra de las virtudes de la serie, de Jimmy: como si fuese un juego de niños, hace lo que quiere con los elementos narrativos, y la sorpresa es consecuencia, no el objetivo principal.

Pero estos nuevos vínculos son solo una “recaída”, no algo permanente. Esa vida del pasado, cautivante sin duda, es solo un recuerdo.

MIRA: Diez datos de la temporada final de “Better Call Saul”
MIRA: ¿Es “Better Call Saul” la mejor serie de la historia?
"It's showtime!"
"It's showtime!"
/ amc

Un “final feliz”

Hasta antes de la quinta temporada, cada flashforward de Gene Takavic parecía indicar que el personaje era miserable, que alejarse de su elemento en Albuquerque, donde era alguien conocido, lo quebró. Ya sabemos que eso no fue así, que Jimmy murió para que Saul naciera. ¿Entonces, qué rol cumplieron estas escenas en blanco y negro? Son la vida que Jimmy elige no con pena, sino con hidalguía. La última estafa de Slippin’ Jimmy es convencerse que no necesita su vieja vida, a pesar de que sí la necesite.

Ya vimos el final de Jimmy en “Fun and Games”. Ahora, esta podría ser la conclusión de la historia de Gene, quien deja a un lado la camisa y corbata de colores luego de un momento de debilidad. Parte de la estafa está en la distracción, en hacerle creer a la víctima algo para, en sus narices, darle un golpe bajo. ¿Es el espectador la víctima aquí? ¿Estamos por caer en uno de los embustes de Slippin’ Jimmy, de Gilligan y Gould? ¿Ahora que lo hemos visto triunfar toca verlo caer? Salvo el retorno de Walter y Jesse, no sabemos a dónde va la serie, menos aun si consideramos que los adelantos de cada episodio son crípticos y las grandes tramas ya se resolvieron.

La toma de la camisa de colores con la corbata es el fin de Saul, pero aun faltan tres episodios. De ahí que este “Nippy” con aires de final sea, en realidad, un engaño. Pero si la serie va a dorarnos la píldora así, mientras nos da un poco de esperanza para un final feliz, como si se tratase de un perro perdido que vuelve a casa; que así sea.

Como diría el Gordo González, "toditito para ti".
Como diría el Gordo González, "toditito para ti".

Pensamientos sueltos

  • En “Nippy”, el quiebre del estilo, del escenario, es lo más distinto que se haya hecho hasta ahora en esta serie. Trae a la mente el destino de Heisenberg (Bryan Cranston), quien huyó a territorio nevado ante la persecución. Y de Jesse Pinkman (Aaron Paul), que también encuentra en la nieve, ese opuesto del desierto, una oportunidad de redención en la película “El camino”.
  • Siempre es genial ver a Jim O’Heir. Si no lo conocen, miren “Parks and Recreation”, serie donde interpreta al entrañable Jerry.
  • Esa costumbre de Frank, que gira el plato para comerse la otra mitad del rollo de canela, es una muestra de personalidad, pero también recuerda a un reloj, cuyas manecillas giran al avanzar el tiempo. Gran trabajo de Michelle MacLaren en la dirección.
  • Cuando Jimmy mira al espejo, la serie replica una toma del primer episodio. Así como empieza, termina.
  • El anillo de Marco fue un gran detalle. Jimmy jamás olvida a su mejor amigo.
  • ¿Volveremos a ver el mundo de Gene? Según el adelanto del próximo episodio, eso parece. Todo con tal de volver a ver Carol Burnett de nuevo, que es una leyenda del cine en EE.UU.

Calificación

5 estrellas de 5

Bob Odenkirk y Carol Burnett.
Bob Odenkirk y Carol Burnett.
/ AMC
"Better Call Saul"

En América Latina, puedes ver nuevos episodios de la serie todos los martes por Netflix. En Estados Unidos, los ves por AMC y AMC+.