Elvis
2022
HBO Max
Director:
Baz Luhrmann
Actores:
Austin Butler, Tom Hanks, Olivia DeJonge, Helen Thomson
Género:
Biopic, Drama
Duración:
160 minutos
Clasificación:
+16
Saltar Intro | Tráiler de "Elvis". (Fuente: HBO Max)
Saltar Intro | Tráiler de "Elvis". (Fuente: HBO Max)
José Miguel Silva

Menuda tarea tendrá “Elvis”, la biopic del rey del Rock que protagoniza Austin Butler, si quiere alzarse con el premio Oscar a la Mejor Película en la gala a realizarse el próximo 12 de marzo en la ciudad de Los Ángeles. Y es que, a primera vista, la película que dirige el australiano Baz Luhrmann tiene argumentos, pero al frente .

Con casi tres horas de duración, “Elvis” es narrada enteramente por el coronel Tom Parker (Tom Hanks), representante del artista, en las postrimerías de su vida. Este excéntrico manager, de quien también se exponen destrezas y debilidades, es en realidad Andreas Cornelis van Kuijk, un hombre de origen europeo que no escatimó esfuerzos para mantener bajo su control al querido intérprete fallecido abruptamente a los 42 años.

MIRA: Encuentra aquí hasta 30% de dscto. en lo mejor del entretenimiento.

La historia empieza cuando Tom Parker se levanta de su cama de hospital en medio de una pesadilla en la que es acusado de haber asesinado al ‘Rey del Rock’. Sudoroso y exaltado, nuestro narrador busca defenderse de dicho señalamiento y se plantea hacerlo explicando con lujo de detalles cómo fue que “creó” a Presley.

La mención al verbo “crear” es algo que a lo largo del filme se repetirá o dará a entender en más de una ocasión. Parker, tal vez por su origen como ‘emprendedor circense’, supo sacarle provecho a cada una de las vetas que le otorgaba la representación exclusiva de un artista como Presley.

Austin Butler en una escena de "Elvis".
Austin Butler en una escena de "Elvis".

Elvis” comienza mostrándonos los orígenes de este empresario de ferias. Su desesperación por buscar algo que lo saque de la mediocridad lo llevaría a, en un particular golpe de suerte, escuchar a lo lejos una voz única que –para su sorpresa “no era de un negro”—sino de una persona de tez blanca.

Como corresponde, el guion de la biopic se esmera por describir algunos de los datos más esenciales en los primeros años de nuestro protagonista. Nacido en un hogar humilde en Túpelo, Misisipi, Presley sobrevivió en un difícil parto de gemelos. Su madre (Gladys/Helen Thompson), una creyente a todas luces, trataría durante años de motivarlo ante futuros retos citándole que “Jesse (el hermano fallecido durante el alumbramiento) estaba muy al tanto de lo que les pasaba”.

En cuanto al padre, Vernon (Richard Roxburgh), podemos mencionar que su presencia resulta intermitente. Se menciona que fue a causa de su irresponsabilidad al entregar un cheque sin fondos (y posterior ingreso a prisión) que la familia tuvo que mudarse a Memphis. En estos años del Elvis menor de edad hay algo que queda meridianamente claro en la biopic: las influencias negras en el posteriormente considerado ‘Rey del Rock’.

Así pues, conforme vamos viendo cómo el adolescente Elvis se nutre de intérpretes a los que observaba por la rendija de una casona de madera, la cinta dirigida por Baz Luhrmann intercala los momentos en que Tom Parker conoce personalmente al cantante. Bastó una presentación para que el negociante circense vea una mina de oro ante sus ojos. Aquí comenzaría una breve labor de persuasión al joven que encontraría algo de resistencia de parte de su mamá Gladys, pero que pronto sería doblegada ante el verbo florido del personaje interpretado por Hanks.

Austin Butler interpretando a Elvis. (Foto: HBO Max)
Austin Butler interpretando a Elvis. (Foto: HBO Max)

Sin postergar el hecho de que el protagonista de la cinta es Elvis (Austin Butler), cabe decir que el papel de Tom Hanks como el manager aprovechador cumple las expectativas. Caracterizado como un tipo obeso y sin escrúpulos, el coronel Parker sabe que está ante su ‘primavera’ como empresario musical y no la debe desperdiciar. La primera tarea con este “chico de cabello engominado y maquillaje de mujer” era hacerlo firmar un contrato de exclusividad, la segunda encausar su ‘estilo’, la tercera vender todo lo que pueda ser estampado con su nombre (hasta broches que digan ‘Te odio Elvis’) y, la principal, ciertamente, explotar la carrera Presley hasta el último centavo.

Aunque no estamos en absoluto ante el primer ni ante el último manager de un artista musical que se desenvuelve como un explotador o aprovechador sin que un poder de igual magnitud sea capaz de detenerlo, resulta ilustrativo tener al frente a Parker porque nos permite observar las particularidades de la industria musical estadounidense a lo largo de tres décadas (cincuenta, sesenta y setenta). Eran tiempos de peluches, polos, discos, presentaciones en radio y TV, y muchos conciertos interestatales usando espacios reducidos, lo cual aseguraba un felling especial frente al público (en su mayoría fanáticas del rockero).

En medio de todos estos detalles transcurre la trayectoria de Elvis, con un pie en la felicidad y otro en la insatisfacción. Se pasa de los primeros lujos (Cadillacs rosados, costosa ropa, ostentosas joyas y propiedades de todo tipo) a complicaciones absolutamente externas a lo meramente musical. Y es que, las décadas ya mencionadas coincidieron con una tremenda agitación política en Estados Unidos. La segregación racial, el racismo y la política se abren paso para flotar en el ambiente de una biopic que no deja respiro.

Sin ser una película política, “Elvis” se atreve y muestra sin contemplaciones a políticos eufóricos disertando delante de una bandera confederada (que representa a los estados sureños que lucharon contra la abolición de la esclavitud en EE.UU.). También hay otros que, en una absoluta consciencia, traban la libertad artística de nuestro protagonista, y consideran sus movimientos de caderas, piernas y muslos como incitaciones a la lujuria y la perversión de la comunidad.

Austin Butler cumple las expectativas protagonizando este biopic de Elvis Presley (Foto: Agencias)
Austin Butler cumple las expectativas protagonizando este biopic de Elvis Presley (Foto: Agencias)

Más allá de todos estos factores, la película de Baz Luhrmann tiene también momentos que provocan admiración y te llevan de las narices por una época en la que una canción no pasaba de moda a los tres días. Peinados estrambóticos, trajes fulgurantes, guitarras majestuosas y chirriantes tarolas dan ritmo a una historia en la que Austin Butler se roba todas las miradas merced a una actuación notable que –como si a alguien le quedase duda-- lo confirma como uno de los actores con mayor proyección a corto y mediano plazo.

El meteórico ascenso de Elvis como ídolo musical de una nación, sus disyuntivas artísticas, la imposibilidad de hacer giras fuera del país, el complejo romance con su esposa y madre de su única hija, sus excesos con las medicinas y su deceso serán también comprendidos en una propuesta que nos luce muy bien sustentada, pero cuya mayor debilidad es quizás su excesiva extensión (2 horas y 39 minutos exactamente).

Ahora, ¿le alcanzará a esta honesta biopic sobre el icónico rockero nacido en Misisipi para dejar atrás a rivales como la emotiva “Los Fabelman”, la originalísima “Los espíritus de la isla”, la cuestionadora “Tár” o la estrambótica “Todo en todas partes al mismo tiempo”, entre otras? La Academia tiene la palabra.

ELVIS/ HBO MAX

Director: Baz Luhrmann

Elenco: Austin Butler, Tom Hanks, Olivia DeJonge

Sinopsis: La vida del ícono de la música estadounidense Elvis Presley, desde su infancia hasta convertirse en una estrella de rock y cine en la década de 1950 mientras mantiene una relación compleja con su manager, el coronel Tom Parker.

Contenido Sugerido

Contenido GEC