Ana Estrada Ugarte llevó su pedido por una muerte digna a la justicia peruana. La Corte Superior de Lima le acaba de dar la razón. (Foto: Elías Alfageme)
Ana Estrada Ugarte llevó su pedido por una muerte digna a la justicia peruana. La Corte Superior de Lima le acaba de dar la razón. (Foto: Elías Alfageme)
/ SOMOS > ELIAS ALFAGEME

Se despertó, como todos los días, cerca de las ocho y media de la mañana, con el cambio de turno de las enfermeras que la asisten. “Me tocaron la puerta del cuarto y me dijeron que ponga el noticiero –cuenta Ana Estrada–. Pero cuando prendí la tele, solo vi a Forsyth (risas)”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más