Redacción EC

Cronista, periodista, guionista, catedrático, traductor pero, sobre todo, poeta. (1942-2012) es poseedor de un estilo literario único. En su obra generalmente hacía alusión a aspectos de la literatura, la cultura y la vida contemporánea como material. Era su sentido del humor lo que distinguía sus textos. El autor pertenece a la llamada ‘Generación del 60’ de la literatura peruana. Ha sido uno de los que más ha publicado y el más reconocido poeta peruano de este grupo. Su creatividad con la pluma no tenía límites.

MIRA: Veinte años sin César Calvo, por Renato Cisneros

Recibió una serie de reconocimientos. Ganó el Premio Nacional de Poesía, el Premio Casa de las Américas (1968), el Premio Cosapi de la Creatividad, el Premio Gabriela Mistral (2000), además del Premio Iberoamericano de Letras José Donoso (2004)y el Premio de Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval (México, 2009). Ejerció la docencia en universidades de Perú, Estados Unidos y Europa; así como el periodismo en prensa, radio y televisión. Fue además, director del Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.

Entre sus principales obras poéticas figuran: “Destierro” (1961), “David” (1962), “Comentarios reales de Antonio Cisneros” (1964) [con el que ganó el Premio Nacional de Poesía], “Canto ceremonial contra un oso hormiguero” (1968) [con el que ganó el Premio Casa de las Américas], “Agua que no has de beber” (1971), “Como higuera en una campo de golf” (1972), “El libro de Dios y de los húngaros” (1978), “Crónicas del Niño Jesús de Chilca”(1981) [con el que ganó el Premio Rubén Darío], “Cuentos idiotas (para chicos con buenas notas)” (2002), “Los viajes del buen salvaje (crónicas)” (2008)… La lista es extensa. Recogemos alguna de sus obras en la fotogalería de arriba. //

LEE: El crack peruano que intercambió camiseta con Platini en 1981 y a los días se la regaló a un juvenil

VIDEO RECOMENDADO

Cien años de Lencio Bueno, el poeta de los de abajo