El teletrabajo, más allá de las herramientas que uses, significa cuán adaptable eres a vivir escenarios diferentes. (Foto: Shutterstock)
El teletrabajo, más allá de las herramientas que uses, significa cuán adaptable eres a vivir escenarios diferentes. (Foto: Shutterstock)
Vanessa Cruzado Alvarez

El trabajo desde casa es una tendencia que ha ganado terreno en los últimos años. Entre sus beneficios destacan la flexibilidad, productividad, accesibilidad, entre otros. El tema, claro, es que el ha caído de forma obligatoria, esto como medida para evitar la propagación del , y que se extenderá hasta el 31 de julio de 2021 según anunció el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano. ¿Cómo lograr, entonces, adaptarnos a este nuevo estilo de trabajo?

Era 2017 cuando Neo Consulting, la empresa peruana de innovación y transformación digital decidió implementar la modalidad del home office para dejar de adquirir oficinas y poder trabajar con profesionales no solo de Perú, sino de Alemania, Suecia, Estados Unidos, entre otros países. “Hay que tener una mentalidad muy abierta a adaptarse a nuevas situaciones. El teletrabajo, más allá de las herramientas que uses, significa cuán adaptable eres a vivir escenarios diferentes. Hay personas que han tenido una rutina los últimos cinco, 10, 15 o 20 años de trabajo. Ese cambio mental es muy fuerte”, reconoce Daniel Falcón, fundador y director de la compañía.

Esa adaptabilidad, cómo no, también aplica a las nuevas herramientas con las que vamos a trabajar. A Neo Consulting, claro, también le costó encontrar las aplicaciones y softwares que les permita continuar con el buen desempeño. Para quienes estamos iniciando en esa exploración, Daniel recomienda usar la tecnología más simple y con la que el equipo esté más familiarizada. Desde su experiencia, Falcón recomienda algunas apps que ayudarán a que el trabajo desde casa sea más sencillo:

Slack: una herramienta de colaboración y comunicación. Puedes conversar como lo harías en WhatsApp, solo que a un nivel más profesional: las conversaciones se producen en canales, que pueden organizarse por asunto, proyecto, equipo o lo que tenga sentido para tu empresa.

Google Hangout: permite que los equipos puedan trabajar fácilmente en un solo lugar. Desde mensajes directos hasta conversaciones de grupo. Sus salas virtuales pueden tener hasta un máximo de ocho mil miembros. “También permite compartir pantallas”, agrega Daniel.

Zoom: herramienta con la que se puede realizar videollamadas (o conferencias) a más de 100 personas.

Estas son las apps con las que Neo Consulting trabaja y recomienda a quienes están realizando home office por primera vez. (Foto: Neo Consulting)
Estas son las apps con las que Neo Consulting trabaja y recomienda a quienes están realizando home office por primera vez. (Foto: Neo Consulting)

Trello: sus tres columnas en forma de sticky notes permiten organizar y priorizar sus proyectos de forma divertida, flexible y provechosa. “En la primera columna se pueden colocar las tareas pendientes; en la segunda, en qué está trabajando cada uno y en la tercera, los proyectos concluidos”.

Google Slides: puedes crear tus presentaciones, modificarlas, colaborar en ellas en equipo y enseñarlas en cualquier parte. Y gratis.

Google Drive: puede almacenar archivos (docs, excel, power point) en la nube. Las ediciones Business y Enterprise de G Suite proporcionan almacenamiento ilimitado, por lo que siempre tendrá espacio suficiente para sus archivos.

Doodle y Calendy: permite ver el calendario de todos o ponerse de acuerdo en las fechas donde quieren tener reuniones. Se puede compartir a personas, acceden y también interactúan. Pueden colaborar personas que no están dentro de la empresa.

PARA QUE EL TELETRABAJO SEA EXITOSO:

1. Interacción. Es importante no perder el contacto personal. Las aplicaciones recomendadas refuerzan la comunicación. “Si bien es a través de una pantalla, finalmente tiene que ser humano”, señala Daniel.

2. Horario. Falcón aconseja realizar un check y, 15 minutos previos a la salida, que el equipo converse sobre el día: cómo avanzaron sus proyectos, si presentaron problemas, en qué necesitan apoyo. “Eso sí, cuando alguien hace check out, significa que ya está afuera de la oficina”.

3. Lugar de trabajo. El espacio físico juega un rol fundamental. De preferencia debe ser un espacio con buena iluminación (luz natural), que esté alejado de la vida familiar. “Esto influye sobre todo al momento de hacer el acuerdo entre las personas que viven en el espacio físico: es importante que entiendan que estás trabajando”, agrega Daniel. Recomienda, además, ambientar el escritorio con objetos que solíamos tener en la oficina (vasos, cuadros, etc).

Daniel Falcón recomienda tener hasta tres espacios de trabajo en casa para evitar la saturación.
Daniel Falcón recomienda tener hasta tres espacios de trabajo en casa para evitar la saturación.

4. Entretiempo. Los espacios en casa no han sido pensados para trabajar ocho horas. No sorprende, pues, los repentinos dolores de espalda y de cabeza ya que las sillas y mesas -probablemente- no sean apropiadas como las de la oficina. Para contrarrestarlo, es necesario tomarse unos minutos para realizar estiramientos y ejercicios de respiración.

Bonus: En tiempos donde la temperatura aún es alta y no contemos con aire acondicionado (como en la oficina), se recomienda usar ropa holgada y cómoda.

VIDEO RECOMENDADO

Teletrabajo y trabajo remoto: ¿cuáles son las diferencias entre ambos?