Trabajadores entierran a una persona fallecida por covid-19, en el cementerio público Nossa Senhora Aparecida en Manaos, Amazonas (Brasil). Fotografía de archivo. EFE/Raphael Alves
Trabajadores entierran a una persona fallecida por covid-19, en el cementerio público Nossa Senhora Aparecida en Manaos, Amazonas (Brasil). Fotografía de archivo. EFE/Raphael Alves
Redacción EC

Un año y medio después del estallido de la pandemia de , el mundo sigue dando una respuesta insuficiente y no aprende de sus errores, advirtió el martes un organismo independiente creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial.

MIRA: COVID-19 | Reducir a la mitad la primera dosis de AstraZeneca mejora su potencia, según estudio

“Si el primer año de la pandemia de COVID-19 fue definido por un fracaso colectivo en tomar en serio la preparación y actuar rápidamente basándose en la ciencia, el segundo estuvo marcado por profundas desigualdades y un fracaso de los dirigentes en comprender nuestra interdependencia y actuar en consecuencia”, afirmó un informe de la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación (GPMB, por sus siglas en inglés).

La pandemia reveló un mundo “desigual, dividido e irresponsable” afirmó el informe del organismo publicado en Berlín, cuando el número de muertos por COVID-19 se acerca a la cifra de cinco millones, según un recuento de la AFP.

MIRA: Más del 80% de pacientes COVID-19 tienen riesgo de desnutrición al abandonar el hospital

Teniendo en cuenta la mortalidad excesiva relacionada directa e indirectamente con el COVID-19, la OMS estima que el número total de fallecimientos podría ser de dos a tres veces superior.

De los más de seis mil millones de dosis de vacunas administradas en todo el mundo, solo 1,4% llegó a personas en países pobres, denunció a principios de mes el jefe de la OMC, Ngozi Okonjo Iweala.

MIRA: ¿Qué vacunas y pruebas exigirá EE.UU. para admitir a extranjeros desde el 8 de noviembre?

“El progreso científico durante el COVID-19, especialmente la velocidad de desarrollo de las vacunas, nos da un motivo de orgullo”, afirma el copresidente del GPMB Elhadj As Sy en el prefacio del informe.

Una empleada de la salud atiende a un paciente en una unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en el Hospital El Tunal, el 30 de abril de 2021 en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega
Una empleada de la salud atiende a un paciente en una unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en el Hospital El Tunal, el 30 de abril de 2021 en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

“Sin embargo, debemos sentir una profunda vergüenza ante las múltiples tragedias, como el acaparamiento de vacunas, la devastadora escasez de oxígeno en los países de bajos ingresos, la generación de niños privados de educación, la desintegración de economías y los frágiles sistemas de salud”, según el experto senegalés en ayuda humanitaria.

Los millones de muertes causadas por la pandemia no son “ni normales ni aceptables”, pero “lamentablemente, hay pocas pruebas de que aprendimos las lecciones correctas de esta pandemia”, añade.

El GPMB declaró en 2020 que la pandemia ya había revelado hasta qué punto el mundo no estaba bien preparado para tales desastres, a pesar de las advertencias de que grandes epidemias eran inevitables.

La situación en la región

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) llamó hace pocos días a atender los focos locales de COVID-19, que cada vez más marcan la tendencia de la epidemia en los países.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, dijo que en las Américas los casos y muertes por coronavirus han disminuido en todas las regiones excepto en el Caribe, aunque señaló aumentos de nuevas infecciones en Bolivia y Venezuela, más hospitalizaciones en el este de Canadá y un incremento de los fallecimientos en México.

La situación más grave de la región está en países caribeños como República Dominicana y Barbados, que reportaron saltos de más de 40% en nuevos casos en la última semana. También notificaron un mayor número de contagios Puerto Rico, Trinidad y Tobago y Martinica.

Personal médico transporta a un paciente de COVID-19 en la región Loreto durante la primera ola. (Foto: Cesar Von BANCELS / AFP)
Personal médico transporta a un paciente de COVID-19 en la región Loreto durante la primera ola. (Foto: Cesar Von BANCELS / AFP)

Un informe de la entidad señala que América Latina y el Caribe, la región más desigual del planeta, ha sufrido un impacto “desproporcionado” desde la aparición del primer caso en la región en febrero de 2020.

Con solo 8,4% de la población mundial, concentra cerca de un quinto de los contagios registrados y alrededor de 30% de las muertes globales.

La crisis sanitaria provocó en 2020 la mayor contracción económica en 120 años en una región que ya arrastraba un bajo crecimiento. Y si bien la CEPAL estima una expansión del PIB regional de 5,9% en 2021, advierte que no será suficiente para recuperar el nivel de 2019.

A esto se suma un avance lento y desigual de los procesos de vacunación en la región: en promedio, en América Latina y el Caribe solo un 39% de la población cuenta con esquema completo de vacunación contra el COVID-19.

Agencias

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Elmer Huerta explica el futuro de la pandemia
Asegura que continuará hasta el 2022.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: