Evaluamos el Moto G 2015
Evaluamos el Moto G 2015

 

Desde que Motorola lanzó su línea de smartphones en el 2013, su modelo de gama media (Moto G) se convirtió en el más exitoso, debido a una combinación demasiado atractiva: un teléfono con buenas especificaciones y a un precio bajo.

La segunda generación del equipo tuvo una gran aceptación. Sin embargo hubo algo que no se pudo anticipar: la actualización del sistema operativo a Lollipop 5.0.2. no fue bien soportada por el aparato.

Este año hay algunas mejoras sustanciales y puntuales que lo siguen mostrando como una buena alternativa en su segmento.

DISEÑO

Aquí se mantienen las líneas generales de la serie Moto, pero con algunos ligeros cambios.

La tapa trasera (que es removible y viene en tres colores) tiene un patrón de líneas diagonales que, combinado con la ligera curvatura del equipo, permite un mejor agarre.

Sus dimensiones son 142,1 mm  x 72,4 mm x 11,6 mm y su peso es de 155 gramos. Es ligeramente más delgado y ligero que su antecesor.  Sobre la derecha mantiene los botones de control de volumen y el botón de encendido cuenta con una rugosidad que permite distinguirlo al tacto.  Los marcos de la pantalla siguen siendo un poco anchos, pero no incomodan su uso.

DESEMPEÑO

Motorola ha apostado a lo seguro, concentrándose en los puntos más bajos que tenía hasta ahora: la cámara y la duración de la batería.

En el primer punto, la cámara trasera pasa de 8 MP a 13 MP, mientras que la frontal ahora es de 5 MP. De esta manera, por lo menos en cuanto a especificaciones este terminal alcanza los nuevos mínimos requeridos en este apartado. Aquí se nota una mejora notablemente en su desempeño, aunque en condiciones de luz adversas sufre.

Su batería ahora es de 2.470 mA/h lo que le permite contar con una autonomía que supera el día de trabajo con un uso moderado. Hay que recordar que pese a que cuenta con carcasa trasera removible, la batería sigue estando integrada al cuerpo del equipo por lo que no se puede reemplazar.

Su pantalla es LCD de 5” (720 x 1280 píxeles), con revestimiento Corning Gorilla Glass y con IPS que mejora su ángulo de visión. En este aspecto, su desempeño es bueno, incluso al trabajar directamente bajo la luz del sol.

Cuenta con solo 1GB de RAM, con procesador Qualcomm Snapdragon 410 de cuatro núcleos a 1,4 GHz y trabaja con el sistema operativo Android Lollipop (5.1.1). En general tiene un funcionamiento fluido, pero con juegos y aplicaciones más demandantes se nota el esfuerzo que debe hacer. Tiene 16 GB de almacenamiento expandibles hasta 32 GB. Una de sus novedades es que ahora es resistente al agua.

Un aspecto favorable es que tiene reconocimiento de gestos: con dos giros de muñeca se activa automáticamente la cámara; y sacudiéndolo dos veces se activa el flash para ser usado como linterna. Lamentablemente, no permite la configuración de otros gestos.

DISPONIBILIDAD

Este nuevo equipo de Motorola ya se encuentra al alcance en diversos planes pospago y prepago con Movistar y Entel.

CONCLUSIÓN

Motorola ha preferido hacer mejoras específicas para que su tercera generación de Moto G siga siendo una de las mejores opciones dentro de su gama.