Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Empiezo haciendo un mea culpa: esta reseña la debí haber publicado hace bastante tiempo atrás. Es más, pensé que ya lo había hecho, pero no. Así que hoy me pongo al día. Hace ya varios meses atrás tuve la oportunidad de probar el , un smartphone de gama de entrada, con el que la marca asiática hizo su debut en el mercado peruano (antes de su lanzamiento oficial), de la mano de Entel Perú.

LEE TAMBIÉN: Realme 7i, el móvil económico de gran autonomía | ANÁLISIS

Bueno ¿y qué onda con este celular? Te lo pongo en sencillo: es simple, eficiente para lo que tiene que hacer y tiene una buena batería. Además, este está en un rango de precio que puede ser muy accesible. ¿Tiene cosas negativas? Como todos los aparatos, pero de eso y más te voy a dar detalles más adelante.


ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

MODELORMX2020 - REALME C3
DIMENSIONES164,4 mm x 75 mm x 9 mm
PESO195 gramos
PANTALLA6,5 pulgadas IPS LCD, 720 x 1600 píxeles, ratio de 20:9
SISTEMA OPERATIVOAndroid 10, capa de personalización Realme UI 1.0
PROCESADORMediatek Helio G70 (12 nm), Octa-core (2x2.0 GHz Cortex-A75 & 6x1.7 GHz Cortex-A55)
RAM3GB
ALMACENAMIENTO64GB eMMC 5.1 (expandible vía micro SDXC)
CÁMARAPrincipal triple: 12 MP, f/1.8, 28mm 1/2.8″, 1.25µm (wide), PDAF; 2 MP (macro); 2MP f/2.4 (TOF).
Frontal simple: 5MP
AUDIOAltavoz único. Conector 3,5 mm.
BATERÍA5.000 mAh, carga de 10W.
SENSORESAcelerómetro, de proximidad, brújula.
OTROSWi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 5.0, GPS, Radio FM, conector microUSB 2.0, compatible con USB On-The-Go.


EL UNBOXING


LO SUFICIENTE

En el caso del vamos a encontrarnos con dimensiones, diseño y peso que no son muy novedosos y que solemos encontrar en los dispositivos más básicos de la gama media.

Aunque el material que predomina es el plástico, en le han sabido dar un toque distinto, pensado sobretodo en el público juvenil: la carcasa posterior tiene un acabado bastante particular, con unas tramas que se sienten al tacto y que hacen que la luz rebote de una manera irregular, dándole un efecto simpático y llamativo.

Con una buena iluminación, los colores son muy bien captados por el Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)
Con una buena iluminación, los colores son muy bien captados por el Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)

No hay sorpresas en el diseño: frente con cámara en un notch tipo gota y marcos amplios; botón de inicio en el borde derecho; controles de volumen y acceso a la bandeja de la SIM sobre la izquierda; abajo el parlante, el conector 3,5mm y el conector micro USB. Sí, ese es otro aspecto cuestionable. Aún mantiene un conector micro USB cuando otros competidores en la misma gama ya adoptaron el USB tipo C. En el borde superior no hay nada.

En la parte trasera tenemos, abajo a la izquierda, está impreso el nombre de la marca. En la zona central se encuentra el sensor de huellas -que está muy bien ubicado, pero que no se diferencia del resto de la carcasa, por lo que hay que ir un poco a tientas para ubicarlo con el tacto- y, en la zona superior izquierda, el módulo para la triple cámara.

El Realme C3 hace un buen esfuerzo en el desenfoque de manera automática. (Foto: Bruno Ortiz B.)
El Realme C3 hace un buen esfuerzo en el desenfoque de manera automática. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Hay que tener en cuenta que este no tiene ninguna certificación sobre resistencia al agua y al polvo. Pero, una vez más, es comprensible teniendo en cuenta que se trata de un móvil de entrada.

La cámara de selfie del Realme C3 es correcta, nada más. (Foto: Bruno Ortiz B.)
La cámara de selfie del Realme C3 es correcta, nada más. (Foto: Bruno Ortiz B.)


VA BIEN, CON ALGUNAS SORPRESAS

El es un smartphone de gama de entrada que cumple con lo que promete y hasta sorprende en algunos aspectos.

Su pantalla es HD (720p), pero no hay por qué hacer drama. Más bien, termina cumpliendo con su cometido de manera eficiente, con lo justo, y colabora a que el dispositivo tenga una muy buena gestión de la energía. Incluye, además, funciones para cuidar la vista y proteger de la luz azul.

Cuando se cambian los lentes y las resoluciones para las tomas, se puede tener fotos con colores muy brillantes en el Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)
Cuando se cambian los lentes y las resoluciones para las tomas, se puede tener fotos con colores muy brillantes en el Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)

En cuanto a su rendimiento en general, la calificación también es positiva. ha sabido aprovechar todos sus componentes para tratar de sacarle el jugo de una manera equilibrada. En su funcionamiento cotidiano, el C3 fue bastante bien y no tuvo problemas para algunos juegos como Free Fire.

Sin embargo, también se presentaron algunos problemas: el reconocimiento facial funciona bien pero solo en condiciones de buena iluminación. Del mismo modo, tuve algunos problemas con el control de navegación de Android deslizando el dedo sobre la pantalla. En varias oportunidades no reaccionaba al primer intento.

Su capa de personalización es bastante interesante y se muestra prometedora sobre toda la evolución que pueda tener en sus próximas versiones. Su barra de menú flotante, así como otros ajustes muy particulares -y que más bien suelen encontrarse en dispositivos de gamas más altas- entusiasman.

Sin dudas, la buena iluminación natural es el principal aliado de las cámaras principales del Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)
Sin dudas, la buena iluminación natural es el principal aliado de las cámaras principales del Realme C3. (Foto: Bruno Ortiz B.)

En el apartado de las cámaras la cosa me sorprendió bastante, sobre todo porque encontré resultados que no esperaba en un dispositivo de entrada. Ya se sabe que en esta gama la buena iluminación [sobre todo si es natural] es el principal aliado de las cámaras.

El no es la excepción, pero obtienes resultados satisfactorios con las cámaras principales. Como es lógico, sufre bastante ante la falta de luz, pero igual se las ingenia para cumplir. Eso sí, son cámaras más para fotos que para videos. Eso sí, la cámara frontal solo es correcta.

Un aspecto negativo es que viene con almacenamiento de 64GB, que en estos días resulta sumamente corto. Tras el primer encendido, solo el software del sistema ocupa unos 14GB. Se hace imprescindible contar con una tarjeta microSD para expandir la memoria.


¿EN QUÉ DESTACA?

Como pasa con otros dispositivos de esta misma gama, el destaca en su autonomía. Debido a su configuración en hardware [como su pantalla de poca resolución] y a la gestión de su software, aprovecha al máximo sus 5.000 mAh y, sin aspavientos, puede brindar hasta dos días de autonomía. Es compatible con carga de 10W.

Otros aspectos para mencionar: cuenta con conectividad Bluetooth 5.0, y pese a tener un solo altavoz, tiene un sonido fuerte pero que puede empezar a distorsionar si lo llevas a sus niveles máximos.

LEE TAMBIÉN: Realme 7, el rendimiento en videojuegos del celular gama media | VIDEOS


¿VALE LA PENA?

El es un buen smartphone de entrada. Es de plástico, pero se ve bien. Tiene una configuración que puede parecer un poco corta, pero se han encargado de gestionar todo para que se aproveche al máximo. Tiene lógicas limitaciones, pero para quienes no necesiten de dispositivos más sofisticados pueden ser una gran alternativa. Se venden en el Perú a través de Entel Perú a S/ 579 liberado y también en distintos planes.


EL RESUMEN

A FAVOREN CONTRA
Su gran autonomíaAlmacenamiento interno muy limitado
Un procesador que se porta muy bienLas cámaras sufren con poca iluminación y el video no es su fuerte
Buena experiencia de uso en conjuntoUsa conector micro USB


TE PUEDE INTERESAR


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER


SÍGUENOS EN TWITTER...