Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

De un tiempo a esta parte los son los ‘wearables’ o dispositivos vestibles que se han vuelto más comunes. Y es que, con el tiempo, ya han dejado de solo contar pasos o ver las notificaciones de los mensajes que llegan al teléfono, sino que han ido adquiriendo nuevas funcionalidades que van desde adaptarse a distintos tipos de deportes o actividades físicas hasta medir el ritmo cardiaco.

En los últimos días estuve probando el , uno de los dispositivos con los que la marca asiática ha entrado al mercado local. ¿Y cómo le fue? Se trata de un dispositivo con el que completa su oferta inicial en el Perú y que cumple muy bien lo que ofrece y, sobre todo, que no es muy costoso. Aunque no tiene todas las funciones de los más modernos, brinda lo justo y necesario para lo que estamos viviendo.


ESPECIFICIACIONES TÉCNICAS

MODELORMA207
DIMENSIONES47 mm x 47 mm x 12 mm
PESO48 gramos
MATERIALESVidrio, aluminio y plástico
PANTALLA1,3 pulgadas, IPS LCD 360 x 360, con protección Corning Gorilla Glass.
SISTEMA OPERATIVOPropietario
CONECTIVIDADBluetooth 5.0
BATERÍA390 mAh. Usa cargador propietario.
OTROSAcelerómetro, monitor cardiaco, monitor de saturación de oxígeno en la sangre, IP68 con resistencia al polvo y al agua (hasta 1,5 metros de profundidad).



¿Qué tal es el diseño?

En el Watch S, ha optado por un diseño tradicional con caja redonda, muy simple, pero a la vez bastante llamativo. Ya les he adelantado que se trata de un dispositivo económico y, muchas veces, nos encontramos con materiales bastante simples. En este caso el reloj se ve muy bien, sin llegar a ser pretencioso.

El Realme Watch S es el smartwatch con el que la marca asiática ingresa al mercado local. (Foto: Bruno Ortiz B.)
El Realme Watch S es el smartwatch con el que la marca asiática ingresa al mercado local. (Foto: Bruno Ortiz B.)

En la cara frontal tiene vidrio, protegido con Corning Gorilla Glass, la caja es de aluminio y sus correas son de silicona. El reloj es bastante ligero y resulta bastante cómodo en uso. Incluso -para hacer uso de su monitoreo de sueño- he dormido con él puesto y no he sentido ningún problema. Y si tienes problemas con que las correas sean de silicona, puedes intercambiarlas.

El Realme Watch S opta por el modelo tradicional de caja circular. Es un estilo simple, pero efectivo. (Foto: Bruno Ortiz B.)
El Realme Watch S opta por el modelo tradicional de caja circular. Es un estilo simple, pero efectivo. (Foto: Bruno Ortiz B.)

En la parte posterior, el material que predomina es el plástico. Ahí podremos encontrar los diversos sensores que permitirán al realizar las distintas mediciones que puede hacer, así como los pines magnéticos para la carga del equipo.

La parte posterior del Realme Watch S es de plástico. Ahí están los sensores para hacer las mediciones y los pines magnéticos para la carga. (Foto: Bruno Ortiz B.)
La parte posterior del Realme Watch S es de plástico. Ahí están los sensores para hacer las mediciones y los pines magnéticos para la carga. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Al lado derecho del tiene dos botones. El de arriba sirve para acceder directamente al menú de opciones y para regresar a la instancia anterior. El de abajo sirve para entrar a las opciones de monitoreo de actividad física y deportes. Al presionar los botones notarás que el “clic” es un poco tosco. Ese detalle, pequeñito, también puede servir para que te des cuenta de que no estamos frente a un dispositivo premium.

El Realme Watch S tiene solo dos botones sobre el borde derecho. El superior para ir al menú o volver hacia atrás; el inferior sirve para acceder al monitoreo de las actividades físicas. (Foto: Bruno Ortiz B.)
El Realme Watch S tiene solo dos botones sobre el borde derecho. El superior para ir al menú o volver hacia atrás; el inferior sirve para acceder al monitoreo de las actividades físicas. (Foto: Bruno Ortiz B.)

En suma: el es un smartwatch del que te darás cuenta que es económico cuando preguntes por su precio, no necesariamente por cómo se ve.

¿Qué tanto se puede hacer?

Aquí está lo interesante. El es un reloj que hace todo lo que puedes esperar hoy de un smartwatch: da la hora, muestra notificaciones, cuenta pasos, hace monitoreo de ejercicios, de deportes, etc. Por ese lado, no tiene que envidiar a otros dispositivos similares.

La correa del Realme Watch S es de silicona y colabora bastante a que el dispositivo sea muy ligero. Son intercambiables. (Foto: Bruno Ortiz B.)
La correa del Realme Watch S es de silicona y colabora bastante a que el dispositivo sea muy ligero. Son intercambiables. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Su brillo es bueno, pero se nota que no es el suficiente cuando estás bajo la luz natural directa, pues sufre un poco. Sin embargo, interiores y otros ambientes la pantalla se puede consultar sin complicaciones. Sus colores son de tonos pastel. Desde la aplicación o desde el mismo Realme Watch S se pueden cambiar las carátulas. Y si bien algunas son muy similares a las que podemos haber visto en de otras marcas, las opciones son amplias.

El Realme Watch S tiene una gran cantidad de opciones, no solo para el monitoreo de actividad física sino para otras funciones. (Foto: Bruno Ortiz B.)
El Realme Watch S tiene una gran cantidad de opciones, no solo para el monitoreo de actividad física sino para otras funciones. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Este es capaz de reconocer algunas actividades físicas sin necesidad de activar manualmente la función. Por lo menos así fue cuando salí a caminar e intenté trotar un poco (recalco eso de intenté, porque así fue… solo un intento). Tiene disponible 16 modos de actividad, desde correr al aire libre o en interiores, ciclismo en exteriores o interiores, actividades aeróbicas, entrenamiento de fuerza, pasando por fútbol, baloncesto, tenis de mesa, uso de elíptica, yoga, máquina de remo o de spinning. Repito: no todas las actividades las reconoce automáticamente. Ah, tampoco incluye GPS.

Su batería es uno de los puntos fuertes. promete 15 días de autonomía (que es más o menos lo que ofrecen otros con las mismas carcaterísitcas). Usándolo a full llegó a los 13 días sin problemas. Para cargarlo a 100% nuevamente demora unas dos horas. Usa un cargador propietario, entonces hay que cuidarlo como oro.

Entre sus funciones más útiles en estos tiempos de pandemia, está su sensor de frecuencia cardíaca y su medidor de saturación de oxígeno en la sangre. En particular -y comparándolos con otros medidores- las cifras obtenidas por este fueron muy parecidas, por lo que me parece que ofrece cifras para una buena referencia. Eso sí, recuerden que cualquier medición de este tipo no se comparará a la que puedan hacerse con dispositivos médicos, profesionales y homologados.

¿Qué más puedes hacer con el ? Puedes monitorear tu sueño, revisar mensajes de redes sociales, cronómetro, asesor de meditación, controlar música y hasta usarlo como disparador de tu cámara (aunque no puedas ver a qué le estás apuntando). Una de las alertas que me parece muy interesante es la de hidratación. Si la activas, durante el día te recomendará -aproximadamente cada media hora- que tomes un vaso o una tasa de agua.

La configuración y el control de los datos captados por el se realizan desde la aplicación Realme Link, disponible para Play Store y App Store.

¿Vale la pena?

Si necesitas un funcional, bonito, ligero, que cumpla con las funciones estándar que esta categoría ofrece, sumándole un par que son significativas en contexto de pandemia, y, además, sin gastar demasiado, el es lo que buscas.

Su autonomía, su precisión en las mediciones y su buen desempeño son los aspectos más resaltables. Obviamente no tiene todo lo que un smartwatch sobre los 1.000 soles puede ofrecerte, pero sin dudas este de es de las mejores opciones en su rango de precio (su precio sugerido es de S/ 259).

TE PUEDE INTERESAR

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER



SÍGUENOS EN TWITTER...