La entrevista que hizo a la ex combatiente no estuvo a la altura de las expectativas para un sector del público, principalmente usuario de las redes sociales. En el transcurso de la misma se tocó el tema de los audios que revelarían que Nicola Porcella, ex pareja de Arizaga, habría abusado de ella física y psicológicamente. 

La reacción de Huertas ante la oleada de críticas fue una publicación a través de su cuenta de Instagram, en la que acusa las expectativas del público. Su texto empieza recordando las preguntas que los reporteros hacían a las víctimas de la violencia en los años 80, "buscando que se desangraran para las cámaras de TV. Anoche muchos esperaban que lo mismo ocurriera con Angie Arizaga", señala la entrevistadora. 

 

Una foto publicada por @mavilahuertas el

Cabe recordar que, en dicha entrevista, Arizaga se refirió al suceso como "una pelea de pareja". Dijo haber estado medicada en ese momento, y que "no sabía que estaba siendo grabada. No lo recuerdo. Al escucharlo me aterroricé, porque hay cosas que han sido muy exageradas y cosas que son reales".

Para un sector del público, lo más grave de esta entrevista a Angie Arizaga es que supuestamente le resta responsabilidad en el asunto a Porcella. La ex combatiente, en cambio, insistió en señalar que no es una "víctima". 

Mávila Huertas, por su parte, defendió el testimonio de Arizaga. "El terapeuta de Angie y la justicia tienen en sus manos su recuperación y el esclarecimiento de un caso sobre el que huelgan comentarios –dice el texto que publicó en su cuenta de Instagram-. Ni siquiera ella puede interferir porque no tiene control sobre una investigación fiscal o un proceso judicial. A lo que sí tiene derecho es a decir lo que quiera y a guardarse lo que quiera también. ¿O vamos a pedirle como antaño que se desangre frente a las cámaras?”

(La entrevista en América TV)