Lorena Salmón: "En sus marcas, listas…¡Fashion Week!"
Lorena Salmón: "En sus marcas, listas…¡Fashion Week!"
Redacción EC

Faltan exactamente ocho días para que se inicie la sexta semana de la moda de Lima, Lifweek. Sí, ya no falta nada para que toda la atención, miradas, ganas y expectativas de fashionistas y curiosas de la moda estén volcadas sobre un solo evento. En mi círculo profesional –que no es otro que el mundo fashion– todos están esperando la semana. Y vaya maratón: todos los días tres o más desfiles, fiestas y cocteles. En una línea puede parecer frívolo pero una de las primeras decisiones que tomamos todos los días la mayoría de nosotras es ¿qué vamos a ponernos? Y, aunque no todas lo tengan en cuenta, lo que sucede en esas pasarelas repercute en el guardarropa hasta de las más indiferentes.

Durante la semana de la moda, el desafío es triple: por un lado hay que estar atento a las propuestas de cada diseñador, absorberlas e interpretar lo que significan estas tendencias; en segundo lugar, hay que estar vestido para la ocasión y, finalmente, aprovechar de los eventos sociales, divertirse sin dejar de hacer contactos y trabajar.

En el casi infinito subgrupo de los ‘fashion bloggers’ hay quienes parecen preocuparse solo por el tremendo reto de vestirse digna o digno durante toda la semana, sin morir en el intento. «¿Qué te vas a poner?» «No vale repetir». «¡Menos si lo usaste en el Lifweek pasado!» , son algunas de las preguntas y afirmaciones que vengo escuchando. Por ejemplo, hay quienes optan, si tienen la llegada, por usar alguna prenda de diseñador. Esa fórmula no tiene pierde si lo que buscan es salir fotografiados en todos los sociales y blogs. Aterrizando el tema a las aficionadas e interesadas que quieren y están considerando asistir, es hora de darles algunos consejos. El mundo de la moda no es tan intimidante como parece.

A. LA PUNTUALIDAD ES ELEGANTE.

Como advierte el director de Lifweek, Efraín Salas, se espera que sean 15 mil personas las que lleguen hasta los jardines del Jockey Club del Perú, espacio elegido para montar las carpas temporales que darán vida al Lifweek. 15 mil personas entre cinco días de desfiles da como jugoso resultado unas 3 mil personas al día. Tomando estos datos en consideración, tienen tres opciones: 1) No llegar tarde. 2) Llegar tarde y hacer la cola y 3) Armarse de paciencia y zapatos cómodos.

B. SEAN USTEDES MISMAS

No pretendan disfrazarse para llamar la atención. Sí, siempre la huachafería es imán de todas las miradas, pero no es lo que buscan. Se ha visto cada cosa loca en Lifweek como hombres en taco. (¿En serio? Si no eres un ‘drag queen’, no le veo la funcionalidad). Es duro reconocer que en estos días de virtualidad todos persiguen la foto que les dé sus 15 minutos de fama. Pero nada mejor que sean coherentes con quienes son y no aparenten.

C. ¿QUÉ PONERSE? NO SE ATORMENTEN.

Hasta el cansancio repetiré que no hay un código de vestimenta que diga qué usar o qué no usar en el Lifweek. Basta su intuición y estilo propio. Sí, hay mayor permiso para jugar, pero cuidado con el entusiasmo (revisar el punto de arriba), no querrán aparecer en aquella sección temida de ‘¿va o no va?’.

Puedes leer la columna de Lorena Salmón y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!