Daniella Rosas y María Belén Bazo estarán en Tokio 2020. Alonso Valdez estuvo en Río 2016 y espera repetir la experiencia. (Foto: Facebook)
Daniella Rosas y María Belén Bazo estarán en Tokio 2020. Alonso Valdez estuvo en Río 2016 y espera repetir la experiencia. (Foto: Facebook)
José Antonio Bragayrac

La imposibilidad de competir es una de las frustraciones más difíciles que le ha tocado afrontar a los deportistas de élite en el Perú. Algunos, como la windsurfista peruana María Belén Bazo, ya tuvieron la suerte de volver a disputar torneos, pero otros –que son la mayoría- deben restringirse todavía a disfrutar la adrenalina bajo el amparo del recuerdo. Con la pandemia por coronavirus aún dominante, extrañar es la sensación que más los acompaña (o los persigue). La fortaleza para entrenar, mientras tanto, no solo ha de ser física. Han debido de aprender a ser más fuertes de la cabeza. Ha exigirse doblemente para no sucumbir en el difícil tránsito que exige la espera.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Alianza Lima y los estrictos protocolos contra el coronavirus que debe cumplir en su viaje a Venezuela para jugar la Copa

A continuación conversamos con cinco deportistas peruanos para que nos cuenten cómo es que sobrellevan esta nueva normalidad: sus anhelos, sus miedos, su esperanza. Cada uno, a su manera, reconstruye a modo de bitácora su rutina diaria. Algunos desde el Centro de Alto Rendimiento de la Videna, otros desde el lejano balneario holandés de Scheveningen; pero todos bajo una misma premisa: estar listos para cuando la competencia esté de vuelta.

Daniella Rosas, surfista.

Clasificada a Tokio 2020

La surfista peruana logró la medalla de oro en Lima 2019, lo que hasta hoy le permite estar en Tokio 2020. Sin embargo, durante todo este año prácticamente no ha competido.

¿Cómo es vivir sin competencia?

No he vuelto a competir desde la pandemia. Estoy esperando desde el día uno que nos sacaron del agua que llegue la hora de volver a competir. Es algo con lo que vivo, es por lo que entreno tan duro. Competir para mí es como regresar a mi centro, a lo que soy, es estar viva. Sentir el mar es una de las cosas más grandes que me ha dado el deporte. Por eso espero estar súper lista cuando todo esto pase.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Diego Guastavino sobre Jonathan Dos Santos: “Es un goleador que calza bien en cualquier equipo”

¿Qué significa para ti competir?

Es algo increíble, es una sensación diferente a hacer deporte. Una cosa es hacerlo por gusto o por hobby y otra es competir. Es otra mentalidad, otro momento, a mí me encanta competir. Soy súper competitiva, aspiro siempre a ser la mejor, es súper chocante cuando no tienes los resultados. Sin eso no podría vivir, me da demasiada energía, adrenalina, ganas. Me motiva a superarme y cada vez ser más fuerte, a aspirar a ser cada día más grande.

¿Te imaginas esa sensación de volver?

Creo que será un sentimiento inigualable, es como cuando te quitan algo que apasionas, cuando llegue el momento de que te lo devuelvan va a ser algo de locos. Será uno de los mejores momentos de mi vida, de todas maneras. En una competencia estamos con millones de sentimientos, millones de cosas pasan por tu cabeza y por nuestro cuerpo, es difícil describirlo. Tienes que estar cien por ciento fuerte de la cabeza. La competencia es el momento en el que hacemos un test de cómo estamos, ponemos a prueba nuestro nivel de competitividad.

Daniella Rosas es campeona panamericana y clasificó a Tokio 2020
Daniella Rosas es campeona panamericana y clasificó a Tokio 2020

María Belén Bazo, windsurf.

Clasificada a Tokio 2020

La windsurfista nacional decidió dejar el país para prepararse en Europa. Al ser una práctica en el mar, al aire libre, la vela ha sido uno de los deportes que más rápido volvió a competencia.

¿Cómo fue volver a competir?

El último campeonato había sido en febrero, desde entonces seguía entrenando y como que se acumularon las ganas de competir. Felizmente pude hacerlo hace dos semanas y fue una experiencia increíble. Los campeonatos siempre son experiencias difíciles física y mentalmente, sobre todo porque son momentos de mucha presión, pero lo extrañaba, extrañaba sentir esa motivación, esas ganas de dar lo mejor de ti en ese momento único y la satisfacción al final de darte cuenta que lograste mejorar, que hubo progreso después de tanto esfuerzo y sacrificio. Me encantó volver a competir y volver a representar al Perú.

¿Rescatas algo de la cuarentena?

Siento que me hizo cambiar bastante, maduré un montón en esta etapa. Tuve tiempo para reflexionar y analizar sobre todo lo que estaba viviendo, me ayudó a encontrar un mejor balance, a hacer las cosas con más calma y a reenfocarme mejor y analizar mejor mis cualidades. Estaba haciendo todo muy apurada, eso me ayudó bastante en esta última competencia, porque estuve mucho más calmada, mucho más enfocada, esto sigue siendo un proceso pero siento que me va a ayudar mucho.

¿Cuán difícil era no competir?

Estar en casa sin viajes ni campeonatos me ayudó a reflexionar, sentir que esto es lo que me gusta, que me gusta competir, entrenar y hacer lo que pueda para conseguir mis sueños. Pero los campeonatos son el momento en el que tienes que demostrar todo lo que entrenaste. Son días de mucha presión, nervios y todo. Es inevitable. Yo lo veo mejor cuando estoy relajada y disfrutando, por eso en competencia intento confiar en mí y relajarme, es como yo navego mejor. Ahora estoy lejos de mi familia, probablemente por bastante tiempo, me he mudado a Holanda para entrenar, pero sé que es lo mejor para mí, para lograr mis sueños. Cuando estuve en casa lo disfruté mucho, pero sé que estar aquí es lo mejor, con los mejores preparadores físicos, entrenadores en el agua y todo lo que necesito para alcanzar mi máximo potencial, es lo que necesito para alcanzar mis sueños.

¿Qué cambió en ti?

La cuarentena lo que hizo fue reforzar mi motivación y mis ganas de seguir entrenando y seguir por este camino que vengo recorriendo desde que hago deporte, ahora aprecio todo más y disfruto todo más porque nada es seguro, cada día y cada momento lo aprovecho para entrenar y ser mejor.

María Belén Bazo clasificó a Tokio 2020
María Belén Bazo clasificó a Tokio 2020

Jhon Trebejo, karate.

Medalla de oro en Lima 2019

El karate fue uno de los últimos deportes en volver a los entrenamientos. Jhon practica kata en equipo, por lo que entrenar a distancia le resultaba complicado ya que es una modalidad en la que se requiere sincronización con sus compañeros.

¿Cuánto ha cambiado tu día a día?

Ahora que hemos retornado en la Videna, me levanto a las 5:30 de la mañana para tomar desayuno, a la Videna llego 6:30 y entreno de 7 a 8. Tomo desayuno una media hora después, luego voy a mi casa a descansar. A veces doy clase en la academia que tengo o entreno por las tardes. Sigo el plan nutricional que se me ha asignado y me voy a dormir como máximo a las 10:30 de la noche.

OPINIÓN: ¿Sera la Premier League la más apasionante de todas?

¿Te afectó dejar de competir?

Me chocó dejar de competir. Extraño la rutina de la competencia. Un día antes me levantaba 6 o 7 de la mañana, tomaba un desayuno ligero, descansaba, almorzaba temprano, depende de cómo iba a ser el campeonato. Era importante recuperar el cuerpo porque el karate es un deporte de pocos minutos pero de mucha intensidad. Por eso después de una competencia, el cuerpo terminaba ‘matado’.

Lo positivo es que ahora puedo estar más tiempo con mi familia. También se extraña hacer lo que uno hacía, como ir al cine o ir de viaje al interior del país.

¿Qué has hecho para adaptarte a esta nueva normalidad?

Me gusta mantener todo en orden respecto a mi entrenamiento, planificar. Siempre pienso en cómo me fue el campeonato anterior para recuperar esa sensación de disfrute. Ahora todavía no sabemos cómo o cuándo serán las competencias. He instalado un mini dojo en un espacio de mi casa que antes era un almacén, hemos tenido que adaptarnos al Zoom y en mi caso, he vuelto a entrenar dos veces por la semana de manera presencial, eso nos ayuda un montón porque el otro año será un año muy duro, volverán las competencias y habrá Juegos Olímpicos.

¿Recuerdas esa sensación de ganar?

Creo que la sensación va ser siempre la misma, aunque se extraña, creo que esa primera competencia va ser muy especial. Sin competencia, me obligo a mantenerme enfocado en mejorar un movimiento o una técnica. Intento mantener la calma en cuanto a la ansiedad, que eso no me juegue en contra por desfogar toda la tensión acumulada por falta de competencia.

¿Crees que todo volverá a ser igual?

Ahora van a cambiar muchas cosas, incluso con la vacuna, a la gente le va tomar un tiempo volver a la normalidad de antes, los hábitos van a cambiar y eso se va pasar también en el ámbito deportivo. Los coliseos estarán sin público, va ser una competencia como un entrenamiento por así decirlo. Es una pena porque la gente le ponía una cuota de energía o presión, ya sea en contra o a favor, pero si es lo que toca, lo que queda es adaptarse porque el objetivo sigue siendo el mismo, ganar.

¡Campeones! Equipo peruano de Karate se lleva el oro en la modalidad de kata
¡Campeones! Equipo peruano de Karate se lleva el oro en la modalidad de kata. (TV Perú)
LEE TAMBIÉN: Lewis Hamilton ganó el accidentado GP de la Toscana y lidera la temporada 2020 de la Fórmula 1

Alonso Valdez Prado, ecuestre.

Jinete olímpico en Río 2016

Alonso venía de conseguir medallas en Palm Beach en marzo último, pero la pandemia detuvo su buen inicio de año. Ahora espera que pronto pueda estar en los circuitos nuevamente.

¿Cómo ha sido volver?

He regresado a los entrenamientos de saltos ecuestres en el Club Hípico Peruano bajo todos los protocolos del IPD y el Ministerio de Salud. Tengo la suerte de tener un gran equipo humano y eso hace posible continuar con el entrenamiento de los caballos jóvenes acá en Perú. Ayer por ejemplo, monte 10 caballos (alrededor de unas 6 horas). Hicimos prácticas y recorridos tipo competencias con la finalidad de mantenerse en forma. Los caballos son atletas y deben tenerse todas las consideraciones como cualquier deportista.

La sensación debe haber sido descomunal…

Mi última competencia fue en marzo pasado en el circuito en Palm Beach, en Estados Unidos. Este es un deporte que realmente genera una pasión difícil de describir o explicar, en el que uno va desarrollando una relación con el caballo en la que cada día nos conocemos más, llegar a tener esta conexión es fantástico. Este vínculo que se desarrolla con cada caballo es único y especial, y eso se siente en cada competencia. Es una mezcla de sensaciones única.

¿Cuál es el próximo paso?

He regresado con fuerza a los entrenamientos y espero poder retomar las competencias en el extranjero próximamente. El equipo de caballos que compiten en el alto nivel internacional se encuentra en Holanda y la idea es poder retomar ese nivel de competencia en el corto plazo con miras al próximo ciclo olímpico, está el Mundial en el 2022 y los juegos Panamericanos de Santiago el 2023 que son clasificatorios para los Juegos Olímpicos de París 2024.

Compitiendo en Río. (Foto: Facebook)
Compitiendo en Río. (Foto: Facebook)

David Bardalez, levantamiento de pesas.

Medalla de bronce en Lima 2019

La cuarentena lo agarró en Colombia y recién pudo retornar al Perú en junio. El levantador de pesas tentará la clasificación a Tokio 2020 en los próximos eventos.

¿Cómo es tu vida sin competencias?

Me levanto plan de 8, hago las visualizaciones de las técnicas que me faltan mejorar durante 5 minutos, las cuales vengo trabajando con el psicólogo. Tomo desayuno y hago mi primer entrenamiento. Regreso a mi cuarto, leo un libro durante una hora hasta el almuerzo, luego duermo 60 o 90 minutos. A las 3 de la tarde voy al gimnasio para mi segundo entrenamiento, que es más intenso. A las 10:30 de la noche hago nuevamente las visualizaciones y duermo. Me preparo muy duro a la espera de volver a competir.

¿Crees que todo vuelva a ser como antes?

Todo es totalmente diferente, ya cambió la dinámica de la competencia y debemos acostumbrarnos mientras tanto. A mí hasta ahora no me ha tocado experimentar este modo de competencia, pero espero estar listo cuando me toque, para eso me esfuerzo día a día.

¿Es difícil manejar la ansiedad?

Yo vivo y entreno hace años en el Centro de Alto Rendimiento de la Videna, por eso para mí no cambió nada en cuanto a las emociones, porque sigo comunicándome desde lejos con mi familia mediante video llamadas, y aquí en el albergue tengo a mis amigos. Nos adaptamos muy rápido por el bien de todos.

MÁS EN DT


VIDEO RECOMENDADO

Universitario: la importancia de Jonathan Dos Santos
El delantero uruguayo confirmó su efectividad desde que llegó a vestir la camiseta crema: ocho goles en diez compromisos en el torneo Apertura.