Los Lakers iban a enfrentarse este miércoles a Portland Trail Blazers. (Foto: Lakers)
Los Lakers iban a enfrentarse este miércoles a Portland Trail Blazers. (Foto: Lakers)
Redacción DT

Los equipos de la evidenciaron su rechazo al ataque policial en contra del ciudadano afroamericano Jacob Blake y decidieron no jugar los partidos de este miércoles. Uno de los protagonistas fue Los Angeles Lakers, que compartió en redes sociales varios mensajes, que invitan a erradicar ese mal social.

Mira: Messi quiere dejar Barcelona: últimas noticias del argentino

“Justicia para Jacob Blake”, fue el contundente pedido que se convirtió también en hashtag en Twitter. Al clamor de justicia también se sumó el ala-pivot de la escuadra angelina, Anthony Davis. “Queremos justicia para Jacob Blake. Es inaceptable. Continuamos hablando para encontrar justicia por él y todos los que han sido víctimas”, dijo el estadounidense.

“Siendo un afroamericano en Estados Unidos y ver lo que sigue pasando con la brutalidad policial hacia los de mi raza... es muy preocupante”, se quejó la leyenda LeBron James.

Adicional a ello, los Lakers emitieron un comunicado que se difundió en el sitio web de la NBA:

Estamos con nuestros jugadores y los jugadores de la NBA en su demanda de justicia y el fin de la violencia racial.

El ochenta por ciento de los jugadores de la NBA son hombres negros. No podemos amarlos por la alegría y el entretenimiento que brindan al mundo, pero sentarnos en silencio y no usar nuestras plataformas y recursos para amplificar sus voces cuando exigen la justicia y la igualdad que Estados Unidos nos ha prometido a todos, pero que negó a los negros. por mucho tiempo.

Solo en 2020, se nos ha hecho ser testigos de los asesinatos de numerosos hombres y mujeres negros desarmados a manos de la policía, así como de "vigilantes" privados. Breonna Taylor, George Floyd, Ahmaud Arbery y ahora Jacob Blake.

Debemos seguir diciendo sus nombres. Pero ahora también es el momento de decir basta.

Más en DT:

Video recomendado:

Ronaldinho retorna a Brasil tras ser liberado por la justicia paraguaya