Marco Quilca León

La noticia llegó de sorpresa y en pocos minutos corrió como pólvora en Twitter. El periodista brasileño Vagner Martins fue el que soltó la bomba: Paolo Guerrero, a través de su representante, pidió al Inter de Porto Alegre la rescisión de su contrato que termina a final de temporada. En pocas horas todo estalló. El agente del peruano confirmó el rumor señalando la molestia del jugador con la directiva. El club no se quedó callado y aseguró que no hubo nada formal ni oficial, hasta el presidente calificó de mentiroso al empresario mencionado. Los hinchas también mostraron su descontento: en una encuesta realizada por GloboEsporte, sobre si el ‘9′ debía seguir o no , los fanáticos respondieron con un contundente no (75% a 25%). Hoy, un par de días después, la información que llega del país brasileño no son buenas: Paolo estaría fuera de los campos un buen tiempo por la tendinitis en la rodilla operada. “A la Copa América podría llegar, pero no estaría para la fecha doble de las Eliminatorias”, afirmó en conversación con el programa Las Voces del Fútbol.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más