El proyecto Oxigena 47 de la UNI presentó ayer siete plantas de oxígeno, tres concluidas y cuatro por concluir. En la foto, el decano de la facultad de ingeniería mecánica, Elmar Franco Gonzales.
El proyecto Oxigena 47 de la UNI presentó ayer siete plantas de oxígeno, tres concluidas y cuatro por concluir. En la foto, el decano de la facultad de ingeniería mecánica, Elmar Franco Gonzales.
Juan Saldarriaga

La Universidad Nacional de Ingeniería () presentó ayer siete plantas móviles de (tres concluidas y 4 por concluir) al sector salud como parte de un último esfuerzo para evitar que el Gobierno cancele un contrato para implementar 47 plantas, debido a demoras en su entrega.

La casa de estudios se había comprometido a presentar un primer lote de 18 plantas en diciembre de 2020 y luego en febrero de 2021. Sin embargo, hasta la primera semana de marzo sólo había cumplido con entregar cinco.

MIRA: Minsa cancela contrato con la UNI para instalación de 47 plantas de oxígeno

Esto nos va a llevar a la resolución del contrato porque es imposible que estemos esperando”, anunció el ministro de Salud, Óscar Ugarte, ante la Comisión de Salud y Población del Congreso de la República el viernes pasado.

Un día después, el presidente Francisco Sagasti confirmó la rescisión del convenio, pero no antes de verificar que la UNI entregue las 18 plantas que se había comprometido a implementar.

La casa de estudios considera, sin embargo, que no existe causal para resolver el contrato, porque las demoras no se deben a su causa sino a “un error del Minsa”.

¿ERROR DEL MINSA?

El ministro (de Salud) no ha sido bien informado. La tecnología que tenemos es muy buena. La demora se debe a un mal depósito (de recursos financieros) del Minem”, expresó el decano de la Facultad de Ingeniería Mecánica (FIM), Elmar Franco.

Explicó que la raíz del problema fue que el primer pago del Minsa, por US$11.8 millones, fue efectuado a una cuenta de bienes de capital que la universidad no podía hacer efectiva.

El convenio se firma el 30 de octubre y el 6 de noviembre nos hacen un depósito a una cuenta 2.6, de gastos en bienes de capital, por lo que no podíamos hacer gastos para servicios. El 9 de noviembre nos damos cuenta y comunicamos el error al Minsa”, relató.

Local de Huachipa, perteneciente a la empresa Goicochea S.A.C., donde la UNI ensambla las plantas de oxígeno contratadas con el Gobierno (Foto: Oxigena 47).
Local de Huachipa, perteneciente a la empresa Goicochea S.A.C., donde la UNI ensambla las plantas de oxígeno contratadas con el Gobierno (Foto: Oxigena 47).

Añadió que, advertido de su error, el Minsa emitió un decreto de urgencia que permitió que el dinero pase a otra partida que la UNI sí podía hacer efectiva, el 24 de diciembre.

Precisó que este motivo, sumado a la demora en la probación del presupuesto de la UNI, les impidió tener el dinero antes del 21 de enero, fecha en la cual comenzaron a realizar las compras de partes y equipos para las primeras 18 plantas de oxígeno.

CONGRESO PIDE NO CANCELAR CONTRATO

Haciéndose eco de esta explicación, el congresista Leonardo Inga, presidente de la Comisión Especial COVID-19, pidió al Gobierno que no cancele el contrato con la UNI porque dicha decisión “perjudicaría aún más la salud de los peruanos, que necesitan que esas plantas entren en funcionamiento”, dijo.

En su opinión, la casa de estudios deberá asumir las penalidades que correspondan por la demora, según contrato, pero no dejar de proveer los equipos.

Añadió que su comisión citará al ministro de Salud y a las autoridades universitarias, de ser posible, el próximo jueves. “Mientras tanto, esperamos que el contrato no se resuelva”, señaló.

Las siete plantas presentadas ayer por la UNI serán enviadas a siete hospitales en las ciudades de Huaraz, Barranca, Cajamarca, Pucallpa, Cuco, Apurímac e Ica. Cada una tiene una capacidad de producción de oxígeno de 20m3 por hora, equivalentes a 38 balones de oxígeno al día.

La universidad aún debe ensamblar seis plantas de oxígeno para completar el primer lote de 18 que debió entregar en diciembre.

Restaría por entregar 29 para honrar el contrato. El Gobierno habría decidido, sin embargo, no abonar un segundo pago a la casa de estudios a fin de poder usar ese dinero en la importación de plantas y oxígeno a granel.

MIRA TAMBIÉN

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más