Pablo Lavado

¿Cuánto le puede rendir un depósito en soles a un año? Menos de 5%. ¿Pondría su dinero en alguna alternativa que le rinda más de 10% al año? Seguramente. Existen inversiones que dan un retorno mayor al 10% anual. ¿Le interesa? La evidencia nos dice dónde: invierta en sus hijos desde su primer día de vida.

Hace dos semanas estuve con varios colegas de la Universidad del Pacífico en la Conferencia Anual de Economistas de Latinoamérica (LACEA, por sus siglas en inglés). Orazio Attanasio, profesor de la Universidad de Yale y experto en temas de desarrollo infantil temprano (DIT), dio una charla y resaltó la importancia de los establecimientos de cuidado infantil, tales como Cuna Más. Sin embargo, también mencionó que, si estos no vienen acompañados por cuidadores entrenados, no servirán de nada. Estos cuidadores pueden ser las madres de los mismos niños y su entrenamiento puede hacerse usando tablets con programas de enseñanza a bajo costo.

Contraloría presentará tres proyectos al Ejecutivo: el primero será anunciado la próxima semana

Copa Libertadores: ¿Cómo se beneficia Universitario al jugarse la final en el estadio Monumental?

En esa misma línea, la semana pasada participé de un panel en el foro organizado por RPP sobre desarrollo infantil temprano, junto con Unicef, el Ministerio de Salud y la asociación Aporta. Sorprende que una encuesta arroje que el 40% de las familias crea que los niños recién aprenden a partir de los tres o cuatro años. Uno de los puntos que resaltamos fue que la inversión en salud, en particular en la lucha contra la anemia y en el desarrollo educativo y socioemocional de los niños menores de tres años, tiene efectos importantes de largo plazo sobre el rendimiento escolar. De hecho, Gabriella Conti, profesora del University College de Londres, muestra evidencia de cómo las visitas domiciliarias con dichos componentes contribuyen a generar conocimiento en las familias más pobres, a mejorar la educación y cuidado de los niños y, lo que es más importante, a cambiar la conducta de los padres con respecto a sus hijos. Todo esto para, finalmente, tener niños con mejores rendimientos cognitivos y socioemocionales.

Con toda esta inversión, en términos de rentabilidad, es como si usted depositara en el banco S/100 y al cabo de un año retiraría S/113. James Heckman, profesor de la Universidad de Chicago y Premio Nobel de Economía, estima que la rentabilidad de la inversión en programas integrales para niños menores de tres años puede alcanzar una tasa de 13% anual.

La evidencia existe. Dos aspectos son urgentes. Primero, democratizar la información acerca de la rentabilidad en invertir en nuestros niños. Segundo, ¿podemos imaginarnos la rentabilidad del gasto público? Ciertamente, en 25 años tendríamos peruanos más productivos. Además, el desarrollo socioemocional temprano llevará a tener mejores ciudadanos, éticamente responsables, amables, solidarios y empáticos. Es cierto que no todo se puede enseñar, pero es una gran tarea pendiente para nuestro país.

La inversión en los primeros tres años de vida es crucial. Es una labor que debemos realizar desde nuestros hogares y con el sector público, sector privado y la academia.

TAGS RELACIONADOS