Por ahora, la tasa de letalidad más alta la tiene La Libertad, con 10,37%. (Foto por ERNESTO BENAVIDES / AFP).
Por ahora, la tasa de letalidad más alta la tiene La Libertad, con 10,37%. (Foto por ERNESTO BENAVIDES / AFP).
Roger Aguilar Mendieta

Redactor de la sección Nacional

roger.aguilar@comercio.com.pe

Con las recientes cifras sobre el : 507.996 personas contagiadas y 25.648 fallecidas, la tasa de letalidad se elevó en el país hasta 5,05%. Esto quiere decir que, en promedio, cinco personas fallecen por cada 100 personas contagiadas con esta enfermedad. Una dura realidad.

Mira: van más de 500 mil infectados por coronavirus en el país ¿Cómo han evolucionado los contagios?

En diálogo con El Comercio, el presidente del Comité Nacional de Salud Pública del Colegio Médico del Perú, el infectólogo Augusto Tarazona, brinda algunos detalles sobre este indicador, la razón de su importancia y qué nos dice sobre la pandemia en el país.

¿Qué es la tasa de letalidad?

Es un indicador estadístico que mide la proporción de fallecidos respecto al número de enfermos. Es prácticamente el porcentaje de muertos del total de casos de enfermos. Este indicador es útil para medir el impacto de los servicios de salud y también para medir el impacto del virus. Por ejemplo, el SARS es el coronavirus 5, el MERS es el coronavirus 6, el COVID-19 es el coronavirus 7. El SARS y el MERS tienen una letalidad de 30 o 40%, o sea, es altísima. Si esos hubieran llegado al país, nuestra letalidad estuviera entre 80% y 90%, por encima del promedio, pero esos virus no han llegado felizmente. Esos son virus de alta letalidad. El COVID-19 tiene una tasa de letalidad de 3%.

Esta tasa es relativamente baja en comparación con las de los otros dos virus

Así es. Entonces, si conocemos cuál es la letalidad del virus, vamos al otro componente de este indicador, que es la respuesta de los servicios de salud. Ahí es donde tenemos nuestros problemas.

VIDEO RECOMENDADO

Rusia registra la primera vacuna contra el Covid-19: ¿es realmente eficaz?

Rusia registra la primera vacuna contra el Covid-19: ¿es realmente eficaz?

Si el promedio mundial de la tasa de letalidad es 3%, lo adecuado - si cabe el término- es que el país tenga este mismo porcentaje y no los 5, 05% que tiene en la actualidad.

La letalidad está encima de 5%. Esto es mucho mayor que los promedios de los países europeos y asiáticos. Esto nos pone en una situación bastante crítica, porque, como decía, la letalidad expresa algunos hechos: en primer lugar, que la enfermedad tiene un componente mortal bastante elevado, es decir, su virulencia es relativamente elevada. De otro lado, nos expresa también la capacidad de respuesta de los servicios de salud, que es quizás el hecho más llamativo, porque el virus es el mismo en todos los países, pero en el nuestro nos expresa qué capacidad de respuesta tiene nuestro servicio de salud.

¿A qué se debe que la tasa de letalidad se haya elevado?

Esto tiene un correlato con las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales, con las camas de hospitalización, con el diagnóstico y tratamiento precoz. Tiene mucha relación con el manejo de caso de los pacientes. Esto ya no es prevención, esta parte es manejo de los servicios de salud.

Una elevaba letalidad nos expresa este problema. Porque este mismo virus, en otros escenarios, en otros países, está con una letalidad mucho menor. Pero en nuestro caso sigue siendo alto. El promedio de todos los países es entre 2% y 3%, pero asumamos el rango mayor, y nosotros estamos por encima de 3% desde mediados de junio. Todo junio y julio la tasa ha estado elevada y ahora está elevadísima.

Frente a esta situación, uno los argumentos que se ha dicho es que el país realiza más pruebas de descarte que otros países y que, por lo tanto, esto modifica los cálculos

El resultado nos da la razón, porque si se tiene 100 fallecidos y se hace 1.000 pruebas (que arrojan este mismo número de contagiados), el porcentaje de letalidad es 10% (100/1000 x 100=10%). Y si se tiene 100 mil pruebas y 100 muertos, la letalidad es 0,1%. O sea, el número de muertos si se incrementa, la letalidad también.

La tasa de letalidad nos da una idea más clara de cómo está respondiendo nuestro sistema de salud. Este es el punto. Si hiciéramos cinco veces más pruebas, la letalidad sería menor, pero acá hemos incrementado número de pruebas y nuestra letalidad aumenta. Significa que si hiciéramos menos pruebas, nuestra letalidad sería el doble. Es a la inversa.

Es decir, mientras más pruebas, tendría que diluirse la cifra de fallecidos en el cálculo.

Exactamente, se diluye, esa es la palabra. Pero acá hemos aumentado pruebas, hicimos 15 mil, 20 mil; ahora estamos entre 20 mil y 30 mil, y la letalidad sigue alta. Significa que la mortalidad es elevadísima.

Y esto responde a la situación de los servicios hospitalarios. Estamos haciendo diagnósticos y tratamiento tardíos, porque mucha gente llega tarde al hospital y se muere o se queda en su casa hasta que no puede más y recién va al hospital.

Otro problema es la disponibilidad de camas hospitalarias. En Lima se puede decir que si aquí llega un paciente, lo hospitalizo, porque por ahí se van abriendo las carpas, las camas adicionales, pero en otras regiones no. Justo, hace unos instantes, he estado conversando con unos colegas de la región Áncash y me dicen que no hay camas, que hay pacientes que están esperando camas, y ya no hablamos de camas UCI, sino de camas hospitalarias. Al no haber camas, los pacientes vuelven a sus casas. Y esto mismo sucede en Lima, lo que pasa es que no se dice. En otras regiones como Arequipa y el Cusco están saturadas las camas.

Y el otro problema son las camas UCI. Siempre se dice que hay 100, 150 camas libres, pero dónde estarán.

Esta es la tasa de letalidad de todas las regiones:

Fuente: captura de pantalla de la Sala situacional del Minsa.
Fuente: captura de pantalla de la Sala situacional del Minsa.

El portal de la Sala situacional del Ministerio de Salud muestra que las tasas de letalidad más elevadas están en el norte, por ejemplo, La Libertad tiene 10,37%, y no en el sur y oriente, donde ahora golpea la pandemia

Lo que pasa es que estás viendo el historial. La tasa está en función con el número de contagios y de fallecidos. En el norte, se tuvo un número de casos que se ha quedado por ahí, ya no sigue creciendo. Se ha quedado en esa letalidad, que es alta. En el sur la letalidad recién la vamos a ver en 15, 20, 30 días, que es más o menos el periodo en el que las personas graves fallecerán. Es duro decirlo, pero es así. Entonces, la letalidad va a ser diferente de acá a tres semanas.

¿Cuál es su recomendación?

La recomendación es trabajar en los dos frentes: prevención para no tener más contagiados y manejo de los servicios de salud más eficiente: diagnóstico precoz, tratamiento precoz, hospitalización, camas UCI. Y en el otro lado prevención: lograr que la gente asuma las medidas preventivas. Eso implica un trabajo de hormiga, una comunicación social muy eficiente para el cambio de comportamiento. Tenemos que asumir todos en el inconsciente que la mascarilla es parte de nuestro vestuario.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS EN EL PERÚ




TAGS RELACIONADOS