Esta fotografía fue tomada el pasado 5 de julio en un mercado del distrito limeño de Carabayllo (GEC/Gonzalo Córdova)
Esta fotografía fue tomada el pasado 5 de julio en un mercado del distrito limeño de Carabayllo (GEC/Gonzalo Córdova)
Óscar Paz Campuzano

En el día 150 del estado de emergencia (ayer), el presidente Martín Vizcarra informó que desde esta semana se retomará la inmovilización social los domingos en todo el país en respuesta a un “rebrote” de la epidemia del COVID-19. “A partir de este domingo vamos a retomar la inmovilización obligatoria. Preferimos retroceder un paso para después recuperar las condiciones que todos quisiéramos”, dijo.

La restricción de los domingos se dio desde el inicio del estado de emergencia –el 16 de marzo– y duró hasta el 26 de junio, cuando el Gobierno dispuso la aplicación de cuarentenas focalizadas en las regiones más golpeadas por el virus.

Las reuniones familiares y sociales también han quedado prohibidas debido a que estarían provocando el incremento acelerado de casos. “Los que nos están contagiando son las personas que nos están visitando, son los amigos con los que nos juntamos para jugar una pichanguita de fulbito o los amigos con los que organizamos un encuentro [...] Ya basta de irresponsabilidades”, sostuvo Vizcarra.

Tanto las Fuerzas Armadas como la Policía Nacional del Perú retomarán los operativos para prohibir este tipo de reuniones y para que se respete el distanciamiento social en paraderos, mercados, bancos, centros comerciales y otros lugares.

Se reduce a 30 minutos (era 60) el tiempo que los menores de 14 años pueden salir a dar un paseo en un radio máximo de 500 metros desde su casa, y siempre acompañados por un adulto. El presidente Vizcarra precisó que el número de contagios en niños y adolescentes se incrementó en 75% durante las últimas semanas.

Desde hoy, la cuarentena focalizada regirá en todas las provincias de las regiones de Arequipa, Ica, Junín, Huánuco y San Martín. También en 34 provincias de las regiones de Madre de Dios, Áncash, Moquegua, Tacna, Cusco, Puno, Huancavelica, Cajamarca, Amazonas, Apurímac, Pasco, Ayacucho, Lima Provincias y La Libertad.

Anoche, el primer ministro, Walter Martos, precisó que la restricción de los domingos y la de niños y adolescentes será por tres semanas, es decir, hasta el 31 de agosto. Para el caso del delivery de restaurantes y farmacias, los trabajadores deben contar con un pase de tránsito. El Decreto Supremo N°139-2020-PCM, que precisa todas estas modificaciones, fue promulgado anoche.

–Puntos de vista–

El presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú (CMP), el infectólogo Augusto Tarazona, está de acuerdo con limitar los desplazamientos los domingos, pero dijo que el Ministerio de Salud aún “no precisa detalles” de cómo evitar los contagios en los demás días.

Se podrá controlar a los formales y se podrán prohibir las reuniones familiares, pero la informalidad seguirá siendo el grueso de la transmisión del COVID-19. No vemos una estrategia clara”, opinó Tarazona.

Para Fiorella Krapp, médica infectóloga e investigadora de la Universidad Cayetano Heredia, las autoridades deben precisar mejor cómo mejorar la detección temprana de contagios y el pronto acceso a oxígeno. “Es casi un crimen que a estas alturas personas mueran o gasten miles de soles para acceder a oxígeno”, expresó.

El infectólogo Ernesto Gozzer, exjefe del Instituto Nacional de Salud, dijo días atrás que los horarios del toque de queda nocturno no deberían fijarse muy temprano, porque generan aglomeraciones, algo que ocurriría también con la inmovilización los domingos.

Cuando estábamos en cuarentena con inmovilización total los domingos, se veía que los viernes, sábados y lunes los mercados y supermercados tenían mayor afluencia de público”, explicó Gozzer.

Fue “un error”, reconoció ayer el presidente Vizcarra, descuidar el primer nivel de atención del sistema de salud ante la pandemia y anunció que instalarán centros de atención rápida temporal en lugares de mayor contagio.

Según el CMP, los centros médicos y las postas aún siguen descuidados con farmacias sin medicamentos, laboratorios sin reactivos ni rayos X, y personal sin protección básica para el manejo de la pandemia.