El ministro de Salud, Víctor Zamora. (Foto: GEC)
El ministro de Salud, Víctor Zamora. (Foto: GEC)
Pedro Ortiz Bisso

Nada más dramático que los testimonios que registra el reportaje que publicamos hoy sobre la situación del hospital Almenara, desbordado por la enorme cantidad de enfermos de COVID-19 que llegan a sus instalaciones en busca de ayuda y lo único que encuentran es un lugar donde morir.

Cuando arriban al viejo edificio de la avenida Grau, los pacientes son acomodados en camillas o sillas de ruedas porque no hay más camas habilitadas para los enfermos con el virus. A los más graves, que necesitan un ventilador mecánico, los registran en una lista de espera que solo pueden sortear si otro paciente es dado de alta o fallece.

El escenario que había advertido el ministro de Salud, Víctor Zamora, y por el cual tanto se lo criticó, ya empezamos a vivirlo. Los enfermos se están muriendo en sus casas, en las calles o, lo que es peor, en los lugares donde se supone deben ayudarlos a vivir.

Y no solo ellos: policías desesperados hacen colas delante del hospital Leguía para que los sometan a pruebas rápidas, las denuncias por la lentitud de la central 113 se multiplican, los reclamos de médicos y enfermeras por mascarillas, mandiles y otros implementos de seguridad no cesan. El número de muertos por incinerar excede la capacidad de los crematorios. Quizás dentro de muy poco sean necesarias fosas comunes, como las que han empezado a habilitarse en Nueva York. Cada escenario es más espantoso que el otro.

Este lunes, el ministro Zamora cumplirá un mes en el cargo. Deben haber sido los 30 días más intensos y largos de su carrera. Creo, a diferencia de sus críticos, que se está fajando. Pero hay algo que no cuadra. No se nos está diciendo toda la verdad. El hospital de Ate no está equipado como en su momento se dijo que lo estaba. Desde el Gobierno han mencionado que existen 504 unidades de cuidados intensivos, ¿pero dónde están? ¿en qué hospitales? ¿están funcionando o también les faltan piezas por completar como los ventiladores del hospital de Ate?

No creo que esté mal que el ministro Zamora o la doctora Mazzetti sean descarnados al momento de describir la situación que se vive o la que se augura. Pero necesitamos que nos cuenten la verdad completa. Toda.

TAGS RELACIONADOS