De acuerdo con el informe de la SIP, el Congreso peruano es uno de los pocos de la región que no permite acceso a la prensa a sus instalaciones. (Foto: Congreso)
De acuerdo con el informe de la SIP, el Congreso peruano es uno de los pocos de la región que no permite acceso a la prensa a sus instalaciones. (Foto: Congreso) / Cesar Cox Beuzeville
Redacción EC

A diferencia de lo que ocurre en el Perú desde el inicio de la pandemia del COVID-19, la mayoría de países de América Latina sí dan acceso a la prensa a las instalaciones de sus parlamentos, de acuerdo con un documento elaborado .

El informe fue hecho por la SIP a pedido del Consejo de la Prensa Peruana luego de que, durante una ongresistas, se indicó que las restricciones a las sesiones plenarias también ocurrían en otros países.

MIRA: Mayoría a favor de que el Congreso censure a Aníbal Torres y otros tres ministros

Allí se indica que en Argentina, los periodistas deben acreditarse, tras lo cual no tienen restricciones para acceder a las instalaciones del Congreso; mientras que en Colombia también se puede ingresar a las sedes del Legislativo, e incluso se puede ir a las oficinas de los legisladores y a las sedes de las comisiones durante los debates.

En ese país, sí existen restricciones para que los periodistas concurran a los plenos, cuyos accesos son reservados para congresistas, asesores y otros funcionarios. Sin embargo, hay palcos para los reporteros, salas desde donde se pueden ver las sesiones y oficinas con trasmisión en vivo. Además, los periodistas pueden abordar a los congresistas cuando se retiran de las sesiones.

En Paraguay se puede cubrir las sesiones de la Cámara de Diputados y del Senado desde un área de prensa y hay acceso a los parlamentarios antes o después de las sesiones, sea en los pasillos o en las salas de prensa. Solo hay restricciones por temas reservados. Esto se mantuvo durante la pandemia, y fue la propia prensa la que decidió dejar de asistir por precaución sanitaria.

En tanto, el informe apunta que en Uruguay no hay restricción para el trabajo de los periodistas acreditados, que tienen un espacio reservado para sus coberturas. Tampoco se les impide desplazarse por toda la sede del Legislativo para cubrir las sesiones de comisiones parlamentarias, para entrevistar a los congresistas y para conversar con sus asesores.

La semana pasada, un grupo de periodistas realizaron un plantón frente al Congreso para exigir el acceso de la prensa. (CPP)
La semana pasada, un grupo de periodistas realizaron un plantón frente al Congreso para exigir el acceso de la prensa. (CPP)

El informe agrega que en Costa Rica, los periodistas necesitan estar acreditados y que hay una sala de prensa desde donde se puede ver lo que ocurre en el pleno; mientras que en Guatemala, pueden asistir a las sedes del Parlamento y ver las sesiones desde en un palco. También se puede abordar a los congresistas en los pasillos y en sus oficinas, pero no hay ingreso al pleno, ya que la ley establece que solo pueden ingresar los diputados, sus invitados o quienes son citados por ellos.

En Jamaica y Honduras no existen restricciones en el Congreso. En el primero de estos, los medios tienen un lugar especial en la Cámara y acceso a los parlamentarios. En Puerto Rico, los periodistas tienen acceso al Capitolio, a las oficinas administrativas y a las de legisladores. Para entrar a un despacho particular se requiere anunciarse y verificar si el legislador está disponible. La única restricción es en el hemiciclo, pero hay un área de prensa.

Sobre Estados Unidos, se señala que se puede acceder la Cámara de Representantes y al Senado incluso mientras están en sesión; pero que para hacer filmaciones hay que estar acreditado. También pueden acceder al resto de los edificios del Capitolio y entrevistar a los legisladores.

En cuanto a México, se indica que no se puede ingresar al pleno solo si hay sesión, pero tienen acceso a los legisladores en el resto del recinto y en recesos. Durante la sesión hay un espacio para la prensa y cámaras para transmitir las sesiones.

Excepciones

El panorama es distinto en Cuba. Según la información de la SIP, allí solo pueden ingresar los periodistas designados por el gobierno mediante el Departamento Ideológico del Partido Comunista. La asistencia, agregan, es solo para que publiquen y entrevisten a quien se les ordene. Si se trata de un periodista independiente, es probable que sea detenido, pierda sus equipos y reciba un acta policial.

En tanto, en Nicaragua no hay acreditación ante la Asamblea Nacional y se señala que no es seguro que un periodista independiente dé cobertura presencial. Las sesiones se cubren de manera virtual, no hay acceso a los congresistas oficialistas y los no oficialistas solo declaran desde el anonimato.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más