Durante la interpelación, Torres retó a los congresistas Carlos Anderson (no agrupado) y a Patricia Chirinos (Avanza País) a someterse a una prueba de inteligencia y psicológica, respectivamente. (Foto: Congreso)
Durante la interpelación, Torres retó a los congresistas Carlos Anderson (no agrupado) y a Patricia Chirinos (Avanza País) a someterse a una prueba de inteligencia y psicológica, respectivamente. (Foto: Congreso) / ERNESTO ARIAS

A solo tres meses y medio de asumir la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), la figura de ha sufrido un desgaste acelerado: el 67% lo desaprueba y solo el 18% lo respalda. Y, según la última encuesta de El Comercio-Ipsos, el 60% cree que el Congreso lo debe censurar, luego haber protagonizado .

El 29% está a favor de que Torres no sea destituido y el 11% no precisa su postura.

El experimentado abogado retó a los congresistas Carlos Anderson (no agrupado) y a Patricia Chirinos (Avanza País) a someterse a una prueba de inteligencia y psicológica, respectivamente, al responder al pliego interpelatorio por la declaración de parte del gobierno de un toque de queda el 5 de abril pasado, a raíz de las protestas sociales por el alza del costo de vida.

Lee también: Vehículos de empresarios figuran en reporte oculto de Palacio de Gobierno

El estudio de opinión, realizado entre el 12 y 13 de mayo a nivel nacional, también refiere que la mayoría está a favor de la censura de los ministros de Trabajo y Promoción del Empleo, (58%); del Interior, (56%), y de Energía y Minas, (53%) [Ver infografía]. Los tres fueron interpelados la semana pasada.

Para el politólogo Daniel Encinas, al inicio del gobierno, Torres era percibido como una de las figuras con “mayor sensatez” del círculo del presidente Pedro Castillo, pero “se ha convertido y está demostrando ser” un político “controversial” y que “tiene tendencia a buscar la confrontación”, al no saber mesurar sus comentarios.

“Constantemente, tiene exabruptos, y ha asumido la función de defender lo indefendible. Existe poco interés [no solo del mandatario], sino también del primer ministro de rendir cuentas a la ciudadanía. Incluso, cuando se vulneran las libertades fundamentales, como ocurrió con el toque de queda [en Lima y el Callao]. No les interesa interactuar con la ciudadanía”, dijo a El Comercio.

Lee también: Los ‘profes’ van por más: secretos de su ruptura con Perú Libre. Una crónica de Fernando Vivas

Encinas refirió que es difícil que el Parlamento se vaya a decantar por la destitución del jefe del Gabinete Ministerial porque, a consideración de un sector de constitucionalistas, esta medida contaría como una primera censura o negación de confianza. Es decir, “estarían más cerca de una eventual disolución constitucional”.

No fue un freno para el cerronismo

El analista político Fernando Huamán recordó que Torres, inicialmente, tenía discrepancias públicas con el secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón, lo que hacía pensar que desde la PCM pondría un freno a la influencia del exgobernador regional de Junín en el Ejecutivo. No obstante, a su consideración, ha sido lo contrario.

“En los hechos hemos visto que Cerrón tiene influencia directa en la designación de ministros y de viceministros. La distancia política que Torres mostraba respecto a este sector de Perú Libre ya se cayó totalmente. Y si a eso le sumas su poca empatía para el diálogo y el haber pasado a ser un elemento de confrontación con el Congreso y los medios de comunicación, ahí están los motivos de su desgaste”, explicó a este Diario.

Lee también: La resurrección del fraude. Una crónica de Fernando Vivas sobre lo dicho por Zamir Villaverde

Huamán, profesor de Opinión Pública en la Universidad de Piura, dijo que probablemente el Parlamento evite censurar a Torres para no gastar su llamada primera bala de plata. Sin embargo, los ministros Chávez, Chávarry y Palacios sí estarían en una posición delicada.

“A Chávez se le cuestiona porque su sector autorizó una huelga de operadores de tráfico aéreo para la Semana Santa, paralizaron el país en una semana turística, es muy difícil que eso pase por alto. Fue una decisión que afectó directamente a los ciudadanos”, remarcó.

Chávarry es criticado por los ocho fallecidos que dejaron las protestas sociales, mientras Palacios lo es por la paralización de proyectos mineros.

Lee también: Congresista Doroteo puso como asesor a hermano de proveedor

Una postura similar tuvo la politóloga Paula Távara, quien refirió que ve “difícil” que el Congreso censure a Torres, porque está mostrando más que “una actitud de supervivencia”, más que fiscalizadora.

“La actitudes de Torres no han ayudado al funcionamiento de un diálogo en términos democráticos, sí da la impresión de que ha logrado hacer una negociación mínima [con un sector del Parlamento] que le permite [continuar], y que lo ayudó a tener el voto de confianza en un primer momento. Pero él no fortalece la imagen del gobierno de cara a la ciudadanía”, expresó a El Comercio.

Távara opinó que existen razones de peso para que cuestionar la gestión de Chávarry al frente del Ministerio del Interior, entre ellos los ocho muertos que dejaron las protestas sociales a fines de marzo e inicios de abril.

No obstante, señaló que no ve en el Parlamento un “real control político”.

Lee también: Zamir Villaverde: ¿Quién es el empresario investigado por fiscalía que afirma tener pruebas contra Pedro Castillo?

El congresista Diego Bazán (Avanza País) inició ayer la recolección de firmas para presentar la moción de censura contra el ministro de Energía y Minas. Entre los fundamentos para la destitución de Palacios, está haber priorizado “la filiación o militancia política por encima de las cualidades profesionales” para la designación de altos cargos en su sector.

Por su parte, el portavoz de Fuerza Popular, Hernando Guerra García, informó a El Comercio que tiene 17 de las 33 firmas requeridas para impulsar la censura de la titular de Trabajo y Promoción del Empleo, Betssy Chávez. Agregó el documento será presentado entre el jueves y viernes, a fin de que se convoque a pleno, tras la semana de representación.


El fujimorismo impulsa la censura de la ministra de Trabajo y Promoción del Empleo, Betssy Chávez. Se le cuestiona porque su sector autorizó la huelga de controladores del tráfico aéreo en Semana Santa. (Foto: Congreso)
El fujimorismo impulsa la censura de la ministra de Trabajo y Promoción del Empleo, Betssy Chávez. Se le cuestiona porque su sector autorizó la huelga de controladores del tráfico aéreo en Semana Santa. (Foto: Congreso) / Victor Vasquez


Un gobierno de cuotas

La encuesta de El Comercio-Ipsos, de otro lado, también señala que el 70% cree que el presidente Castillo está repartiendo los principales cargos públicos entre los partidos que lo apoyan. Un 17% cree que está convocado a los mejores técnicos que ha podido conseguir, mientras que el 13% no precisa.

Al respecto, la politóloga Paula Távara dijo que estas cifras muestra que la ciudadanía está en alerta a lo que ha venido sucediendo durante el actual gobierno.

“Se ha organizado el Gabinete en torno a las cuotas de supervivencia, queda claro que esto no solo queda en el análisis, sino que la ciudadanía también lo nota. Eso debería generar en el Ejecutivo un llamada de atención para cuando se realice un cambio de Gabinete, puedan cumplir con las características deseadas, es decir, mejores profesionales”, subrayó.

Lee también: Encuesta El Comercio- Ipsos: partidos que no lideran sondeo para Alcaldía de Lima se muestran optimistas

El analista político Fernando Huamán afirmó que “es complicadísimo” que el presidente cambie este sistema de cuoteo, porque tiene una dependencia de Perú Libre.

“Si el presidente deja de apoyarse en su bancada y busca otro mecanismos, las bancadas de centro no lo van a respaldar ante cualquier problema, lo único que tiene seguro es el respaldo de Perú Libre, y de los maestros, aunque tenemos que ver cómo votan frente a ciertas mociones de censura [a ministros]”, manifestó.

Huamán advirtió que si el gobierno recompone su Gabinete alejándose del cerronismo, “estaría camino a la vacancia”.

El politólogo Daniel Encinas señaló que así el presidente Castillo decida darle un giro a su mandato y buscar a políticos y técnicos destacados, tendrá “mucha dificultad” para que estos acepten, porque en lo que va su mandato ha actuado de “forma errática”.

“Lo deseable es que personas con mejores capacidades lleguen a los puestos clave, pero la tendencia ha sido jalar a personas con credenciales pobres. Los funcionarios de este gobierno tienen como objetivo ser asaltantes del Estado de derecho y promueven agendas para retroceder los pocos avances del país”, acotó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más