La crisis política en el Perú llegó a su punto de quiebre, luego de que Pedro Castillo perpetrara un golpe de Estado, al tomar la decisión de “disolver” inconstitucionalmente al Congreso. Este último poder del Estado se reunió de emergencia y vacó por permanente incapacidad moral al dictador con 101 votos a favor.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más