Los invasores provistos de tractores abrieron surcos para agricultura en tres sitios arqueológicos de la zona Caral. (Foto: Cortesía)
Los invasores provistos de tractores abrieron surcos para agricultura en tres sitios arqueológicos de la zona Caral. (Foto: Cortesía)

Los responsables de la Zona Arqueológica Caral denunciaron que un grupo de personas dañó de manera grave el patrimonio arqueológico monumental de la civilización , la más antigua de América, ubicada en el valle de Supe, en la provincia de Barranca, Lima.

A través de un comunicado, la Unidad Ejecutora 003 del Ministerio de Cultura informó que los hechos se dieron durante el estado de emergencia decretado para evitar la propagación del .

De los 12 sitios arqueológicos en los que interviene la Zona Arqueológica Caral, se han identificado actos ilícitos en tres de ellos, con grave daño al patrimonio arqueológico.

Los invasores provistos de tractores abrieron surcos para agricultura en tres sitios arqueológicos de la zona Caral. (Foto: Cortesía)
Los invasores provistos de tractores abrieron surcos para agricultura en tres sitios arqueológicos de la zona Caral. (Foto: Cortesía)

En el área intangible de la Ciudad Sagrada de Caral y Chupacigarro, declarada Patrimonio Cultural de la Nación (2002) y Patrimonio de la Humanidad (UNESCO, 2009), invasores provistos de tractores, abrieron surcos en dos sectores, de 2 y 2,5 hectáreas, respectivamente, alterando y dañando los espacios protegidos. Se ha identificado como autores de este ilícito a los señores Luis Alberto Solís Saavedra y Víctor Jesús Solís Solís.

El tercer sitio arqueológico monumental donde se han registrado daños es Allpacoto. En ese lugar, de forma inescrupulosa y evadiendo las disposiciones que regulan la protección estatal del Patrimonio Cultural de la Nación, en un área de 1,5 hectáreas, el señor Yorry Warton Varela instaló un cultivo intensivo de palta.

En los tres casos, las zonas dañadas han sido calificadas como de “potencial alto”; es decir, con evidencias arqueológicas importantes y cualidades únicas. Las zonas dañadas, se encuentran debidamente inscritas en la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos, como bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación peruana,

De acuerdo con el Código Penal, el daño al patrimonio arqueológico, en la categoría de alteración al sitio, con remoción y excavación con maquinaria pesada, calificada como Delito contra el Patrimonio Cultural de la Nación, que tiene pena privativa de la libertad, no menor de tres ni mayor de seis años, y con 120 a 356 días multa.

En los sitios invadidos hay evidencias arqueológicas importantes, señalan los arqueólogos. (Foto: Cortesía)
En los sitios invadidos hay evidencias arqueológicas importantes, señalan los arqueólogos. (Foto: Cortesía)

El reciente Decreto Legislativo N° 1467, promulgado para reforzar las acciones y establecer medidas especiales para la preservación del patrimonio cultural durante la Emergencia Sanitaria actual, establece que “(...) cuando exista riesgo de afectación a los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación, los Gobiernos Locales y la Policía Nacional, son responsables de adoptar las medidas necesarias para prevenir, proteger e impedir los daños y/o alteraciones que produzcan destrucción y/o pérdida del Patrimonio Cultural de la Nación, en coordinación y con la asistencia técnica del órgano competente encargado de proteger, conservar, defender e impedir la destrucción de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación (…)”.

La Zona Arqueológica de Caral dispuso la suspensión de visitas al sitio arqueológico de la Ciudad Sagrada de Caral, en Barranca.(Foto: Difusión)
La Zona Arqueológica de Caral dispuso la suspensión de visitas al sitio arqueológico de la Ciudad Sagrada de Caral, en Barranca.(Foto: Difusión)

DATOS

La denuncia fue puesta en la Comisaría Policial del distrito de Supe, asimismo, se acudió al Ministerio Público para que se inicien las investigaciones y se sancione a los que resulten responsables por el daño al patrimonio cultural.

La Zona Arqueológica Caral viene acatando la medida de aislamiento social obligatorio, dispuesta por el Gobierno, para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19). El personal, en su mayoría, se encuentra laborando bajo la modalidad de trabajo remoto. Un reducido número de trabajadores, cumpliendo las medidas de salubridad, realiza actividades estrictamente orientadas a la protección de los sitios arqueológicos.

Los trabajos de investigación liderados por la doctora Ruth Shady, directora de la Zona Arqueológica Caral, han llevado a la identificación de 25 asentamientos relacionados a la Civilización Caral solo en el valle de Supe.

Actualmente la Zona Arqueológica Caral interviene en doce sitios: la Ciudad Sagrada de Caral, Patrimonio Mundial; Áspero, ciudad pesquera; y Vichama, ciudad agropesquera de Végueta, Huaura. También en Chupacigarro, El Molino, Piedra Parada, Era de Pando, Miraya, Lurihuasi, Allpacoto, Pueblo Nuevo y Peñico, para poder comparar ciudades, pueblos y aldeas, y conocer el complejo sistema social que hizo posible el precoz desarrollo de la Civilización Caral.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: ¿Cómo lavarse las manos correctamente?

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: