En el 2019, el Departamento de Oncología Médica del INEN atendió a 39.314 adultos que necesitaban quimioterapias en el período enero-octubre. Este año, esa cifra es de 21.540.
En el 2019, el Departamento de Oncología Médica del INEN atendió a 39.314 adultos que necesitaban quimioterapias en el período enero-octubre. Este año, esa cifra es de 21.540.
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

Indyra Oropeza es desde hace siete años paciente oncológica. Ella se trata tanto en los servicios privados como estatales de salud. Sin embargo, este último le cortó el acceso a su tratamiento en marzo ni bien comenzó la cuarentena. Oropeza es también directora de la organización Con L de Leucemia, la cual ha realizado una encuesta sobre el manejo del en tiempos de.

De acuerdo a este trabajo, el 73% de los pacientes oncológicos encuestados tuvo problemas para acceder a los servicios de salud relacionados con su patología. Se trata de un estimado nacional; sin embargo, si se observa solo a las personas en provincias, el 95% tuvo este tipo de dificultades.

“Creo que los pacientes oncológicos en provincias han sido los más impactados por la y la falta de servicios; sobre todo porque los centros especializados en cáncer se encuentran en Lima”, opina Oropeza.

¿Cómo sobrevivir mentalmente al turbulento 2020?

Susana Wong Calderón, presidenta de Lazo Rosado Perú, organización que trabaja en la prevención del cáncer de mama y de apoyo al paciente oncológico, afirma con seguridad que la pandemia ha afectado el tratamiento y el diagnóstico del cáncer.

“No ha habido accesibilidad a los servicios porque todo se ha concentrado en el COVID-19. Cuando comenzó la cuarentena, los servicios se cerraron al 100% en los hospitales, y se han demorado mucho en reabrirlos aunque sea un poco. Hemos recibido varias llamadas y mensajes de pacientes de todo el país. Muchos de ellos viajan a Lima para atenderse, no podían tratarse ni recibir su medicación”, cuenta Wong.

Esta realidad se ve reflejada en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN). Si bien en este centro de salud la atención no se ha detenido durante la pandemia, sí ha experimentado una amplia reducción en el número de asistencias.

La pandemia del coronavirus tiene al borde de la quiebra al servicio de ambulancias del 911 en EE.UU.

En el INEN, entre el 40% y 50% de los pacientes proviene de fuera de Lima. Ha llegado la pandemia y lo primero que ha pasado es que se limitó el transporte: el paciente de provincias no podía venir”, le dijo a El Comercio Henry Gómez Moreno, director ejecutivo del Departamento de Oncología Médica del INEN.

Según datos del mismo centro de salud, el Departamento de Oncología Médica atendió en enero a 3.845 pacientes adultos que necesitaban quimioterapia. En febrero el número fue de 3.392. No obstante, en marzo bajó a 2.694, siendo junio el mes con menos atenciones en lo que va del año: 1.290. La misma tendencia a la baja se observa en las consultas externas, pero hubo un incremento a partir de mayo, y ya para octubre alcanzó una tasa de atención casi igual a la del año pasado. “Hoy ya estamos trabajando a una capacidad similar a la del 2019”, sostiene Gómez Moreno.

El especialista señala que la enorme cantidad de pacientes que vienen de provincias está asociada a factores como el mismo sistema de salud nacional –que tiene por costumbre manejar a los pacientes en las ciudades más grandes–, los pocos centros con equipos especializados –como los de radioterapia– y a que es más fácil el acceso a medicamentos en la capital.

COVID-19: ¿Qué mascarillas deben utilizarse y cuáles no son efectivas?, según la OMS

Asimismo, comenta que en todo el servicio de atención para pacientes con cáncer, la cirugía oncológica ha sido el área más afectada al inicio de la pandemia por la suspensión temporal de las operaciones, ya sea por un tema de desarrollo de protocolos o porque los espacios requeridos fueron derivados para el tratamiento de COVID-19.

Otro punto importante –recalca Gómez Moreno– es el uso de las teleconsultas, sobre todo para los tratamientos orales. En un turno, un médico del INEN puede realizar unas 21 teleconsultas.

Shirley Quintana, coordinadora de la Unidad de Trasplante de Médula Ósea de AUNA, indica que en pacientes que necesitan quimioterapias muy intensas o en altas dosis –según el riesgo/beneficio– la recomendación inicial fue que se bajaran las dosis o se aplazaran los procedimientos de trasplantes –si es que los necesitaban–, porque no se sabía cuánto iba a afectar el COVID-19 a estos pacientes, que están más propensos a cualquier infección.

Las hormonas del estrés podrían despertar las células tumorales dormidas

La especialista explica que ciertos pacientes con diagnósticos de linfomas o de mieloma múltiple requieren altas dosis de quimioterapia, y esto causa que las células de su cuerpo –ya sean buenas o malignas– se reduzcan ampliamente. Para revertir este efecto, estas personas pueden ser sometidas a trasplantes de sus propias células madre (células autólogas), recolectadas previamente.

Los pacientes oncológicos son un grupo vulnerable en la actual pandemia por el COVID-19. Probablemente, esto se deba al estado de inmunosupresión asociado al mismo cáncer o al tratamiento.

VIDEO RELACIONADO

¿ Cómo el cáncer reprograma las células inmunes?

TE PUEDE INTERESAR