Elmer Huerta

Oncólogo y especialista en Salud Pública. Colaborador.

ehuertadr@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La primera contra el en el Perú se realizó y, desde entonces, la campaña de vacunación ha avanzado a paso sostenido, pero supeditada al recibo periódico de un número limitado de vacunas.

LEE TAMBIÉN: De las miasmas a los aerosoles

Varios meses después del inicio de la campaña de , hoy haremos un balance centrándonos en dos aspectos: proporción de la población total que ha sido vacunada con una o dos dosis, y proporción de la población, por grupos etarios, que aún no se ha vacunado a pesar de tener la vacuna a su disposición.

—Ránking sudamericano—

de las coberturas de hasta el 4 de setiembre nos muestra una enorme disparidad en el uso de esa vital intervención de salud pública.

En relación al porcentaje de la población que ha recibido por lo menos una dosis de la vacuna, el siguiente es el orden de países en América del Sur: Uruguay 76%, Chile 75,5%, Brasil 65,3%, Argentina 62,7%, Ecuador 62%, Colombia 46,8%, Bolivia 34,9%, el Perú 32,1%, Paraguay 31,7%, y Venezuela 21,6%.

Es decir, el Perú ocupa el octavo lugar de 10 países en América del Sur, con una tasa de de casi la mitad de los cinco primeros países.

En relación con el porcentaje de la población que ha recibido dos dosis de la vacuna, es decir, que está completamente vacunada, el orden es el siguiente: Uruguay 71,7%, Chile 71,7%, Ecuador 51%, Argentina 34,5%, Brasil 30,7%, Colombia 29,2%, Perú 25,3%, Bolivia 24,2%, Paraguay 23,2%,y Venezuela 12%.

Es decir, el Perú ocupa el séptimo lugar de 10 países en América del Sur, con una cobertura que es aproximadamente la tercera parte de los dos primeros países y la mitad del tercero.

Múltiples son las razones por la tan baja cobertura de en el Perú, siendo la principal, como lo explicó el expresidente del gobierno de transición y emergencia Francisco Sagasti, que al asumir el cargo el Gobierno Peruano no tenía ningún contrato de compras de vacunas firmado. Las compras que se hicieron solo permitieron que los envíos de vacunas lleguen semanalmente en cantidades que nunca permitieron un programa de vacunación masivo.

“Un porcentaje muy importante de peruanos ha decidido no vacunarse, a pesar de tener la vacuna a su disposición”.


—No quieren vacunarse—

Un problema completamente diferente es el que se observa cuando se analizan los datos de cobertura de completa por grupos de edad; en otras palabras, el porcentaje de peruanos que han completado las dos dosis de sus vacunas por cada grupo de edad.

Al respecto, luego de que se iniciara la de los trabajadores de primera línea el 9 de febrero, no fue sino hasta el 16 de abril que se inició la vacunación de las personas mayores de 80 años, la que fue seguida el 30 de abril con los mayores de 70 años, el 31 de mayo para los mayores de 60 años, el 30 de junio para los mayores de 50 años, y el 24 de julio para los mayores de 40 años.

Datos del ingeniero , de , nos permiten analizar la llamada reticencia vacunal o proporción de personas en cada grupo de edad que, a pesar de tener la vacuna disponible durante varios meses, no se ha vacunado hasta el 30 de agosto.

Estos son los datos a nivel nacional. En mayores de 80 años, que han tenido la vacuna a su disposición durante 20 semanas, el 29% no se ha vacunado. En mayores de 70 años, que han tenido la vacuna a su disposición durante 18 semanas, el 24% no se ha vacunado. En mayores de 60 años, que han tenido la vacuna a su disposición durante 14 semanas, el 27% no se ha . En mayores de 50 años, que han tenido la vacuna a su disposición durante nueve semanas, el 37% no se ha vacunado. Por último, en los mayores de 40 años, que han tenido la vacuna a su disposición durante seis semanas, el 61% no se ha vacunado.

Es decir, un porcentaje muy importante de peruanos ha decidido no vacunarse a pesar de tener la vacuna a su disposición. Es un fenómeno que recuerda lo sucedido en EE.UU., país en el que la proporción de personas que se ha vacunado completamente está estancada en poco más del 50% desde hace más de dos meses.

Pero esa reticencia no es igual en todas las regiones del Perú. En Puno, por ejemplo, la región con menos aceptación de la vacuna, los porcentajes de no vacunados son increíblemente altos en cada grupo de edad. En mayores de 80 años es de 61%; en mayores de 70 años, de 51%; en mayores de 60 años, de 59%; en mayores de 50 años, de 84%; y en mayores de 40 años, de 95%.

Por contraste, en Lima Metropolitana, la región con mayor adopción de la vacuna, el porcentaje de no vacunados en mayores de 80 años es de solo 15%; en mayores de 70 años, de 17%; en mayores de 60 años, de 17%; en mayores de 50 años, de 17%; y en mayores de 40 años, de 39%.

LEE TAMBIÉN: El momento crucial de las vacunas

—Corolario—

Estos dos simples análisis nos muestran un país que, comparado con los demás de la región, no solo tiene una cobertura de muy baja, sino que además tiene importantes desigualdades en la adopción de la vacuna por su población.

Sin duda, el Ministerio de Salud no solo debe garantizar una mayor disponibilidad de vacunas, sino que debe ya –y con carácter de urgencia– diseñar campañas educativas innovadoras que convenzan a la población de que acepte las vacunas que se les ofrece. De otro modo, muy pronto habrá más que hombros en donde ponerlas.


TE PUEDE INTERESAR


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER


SÍGUENOS EN TWITTER...