Pedro Castillo y Keiko Fujimori disputarán la segunda vuelta de las Elecciones Generales 2021. (Composición: El Comercio)
Pedro Castillo y Keiko Fujimori disputarán la segunda vuelta de las Elecciones Generales 2021. (Composición: El Comercio)
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

El Perú atraviesa una compleja crisis medioambiental. En los últimos 50 años, el país ha perdido el 51% de su superficie glaciar, y aproximadamente la mitad de todos sus recursos hídricos incumplen con uno o más estándares de calidad. Pero hay más, casi cuatro millones de hectáreas del territorio están desertificadas y hasta enero del 2020 se tenían 8.448 pasivos ambientales, daño generado por una obra o actividad económica.

Lo mencionado es solo una pequeña muestra de los grandes retos medioambientales que deberá afrontar el nuevo presidente peruano. Por tal motivo, y en el marco del , es pertinente analizar las propuestas en este campo de los dos candidatos presidenciales para la segunda vuelta electoral.

–Aciertos y vacíos–

Tanto el ideario del partido Perú Libre de Pedro Castillo, como el plan gobierno de Fuerza Popular de Keiko Fujimori coinciden en ampliar y priorizar los programas de siembra y cosecha de agua.

Para Beatriz Salazar, coordinadora del Programa de Cambio Climático del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), esta coincidencia es positiva porque “el Perú enfrentará a futuro un problema de disponibilidad de agua por el tema de la y el ”. Sin embargo, indica que en ambos documentos falta el cómo se llevarán a cabo dichas iniciativas.

Keiko Fujimori: entre las restricciones para salir de Lima y el antivoto

Respecto al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, Salazar señala que ambos partidos optan por su explotación –con cuidado y control– más que su conservación.

En ningún caso se menciona que hay que aumentar las áreas naturales protegidas o tener algunas zonas que sean intangibles. Hay ciertos ecosistemas que deben ser conservados, y, de preferencia, en alguno de ellos no debería haber incluso ningún tipo de actividad productiva”, detalla.

Ambos partidos proponen también una zonificación económica ecológica –que sirve para identificar las diferentes alternativas de uso sostenible de un territorio determinado–, pero Perú Libre sostiene que las regiones deberían elaborar con autonomía su propia zonificación económica ecológica, sin injerencia del Gobierno Central, lo cual no sería muy viable, opina Salazar.

Las amenazas detrás del discurso de Perú Libre : ¿Qué plantean sus representantes?

Otro punto importante es que, a diferencia de Fuerza Popular, el documento del Perú Libre sí hace hincapié en la tala ilegal, y pide darles a los gobiernos locales mayores facultades y competencias para que lidien con este problema.

Salazar opina que antes de otorgar ese tipo de autonomía debería evaluarse si se podrá llevar a cabo de forma adecuada y que debe tomarse en cuenta también el tema de la corrupción.

“En cuestión de tala ilegal ha habido muchos problemas en los gobiernos regionales, incluso de denuncias, asesinatos y tráfico de tierras. La descentralización es algo que debemos apuntar, pero no se puede hacer de un día para otro. Primero hay que mejorar las capacidades, ver cómo resolver el tema de la corrupción e involucrar más a la población”, afirma.

También cabe destacar que en lo presentado por los dos partidos no se menciona, o solo una vez, dos términos cruciales: biodiversidad y cambio climático.

Biodiversidad y conservación de suelos son los temas donde menos cosas se han propuesto, no solo en estos dos candidatos, sino en todos los que postularon en la primera vuelta electoral”, dice Salazar.

“Esto tiene que ver con esta especie de disyuntiva que hay a veces entre generar más áreas naturales protegidas o facilitar que se haga actividad económica en la mayor parte posible del territorio”, opina la experta.

En cuanto al cambio climático, Salazar deja claro que hay propuestas que ayudarán a combatir ese fenómeno –tanto para adaptarse como para mitigar–, pero no forman parte de una estrategia integral contra el cambio climático.

Asimismo, subraya que ni Perú Libre ni Fuerza Popular hacen mención al compromiso climático que el país realizó, ni la estrategia nacional de cambio climático ni las estrategias regionales que ya fueron planteadas.

“Hay un desconocimiento completo de lo que ya se está haciendo; es una cuestión de Estado. Hay una miopía ahí de no ver lo que viene de atrás, y que conviene continuar”, finaliza la experta.

–Temas urgentes–

Para Silvana Baldovino, directora del Programa de Biodiversidad y Pueblos Indígenas de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, uno de los temas urgentes es combatir la ilegalidad frente a los recursos naturales.

La ilegalidad en el aprovechamiento de los recursos naturales genera deforestación y pérdida inmensa de bosques.

La especialista opina que “debería haber un plan país para enfrentar este tipo de actividad ilegal, que provoca la pérdida de patrimonio natural de forma rápida y devastadora”.

Otro tema urgente a tratar por el próximo gobierno –según Baldovino– es la situación de los defensores y defensoras ambientales.

“El Perú, en el último año, ha perdido seis defensores ambientales. Entonces, necesitamos ratificar el Acuerdo de Escazú –que reconoce la importancia del trabajo y las contribuciones fundamentales de los defensores y defensoras ambientales en el fortalecimiento de la democracia– y seguir fortaleciendo el régimen de los defensores ambientales; pero no solo a nivel normativo, sino también presupuestal y con acciones inmediatas para evitar más muertes”, declara Baldovino.

VIDEO RELACIONADO

TE PUEDE INTERESAR