Bruno Ortiz Bisso

Aunque el es un hábito que cada vez más personas vienen adquiriendo, es verdad que se requieren iniciativas y campañas innovadoras para que la ciudadanía no pierda el interés. Ese es el caso de Recarga Verde, un programa de reciclaje que propone canjear envases por crédito para pagar diversos servicios.

Este tipo de iniciativas no son nuevas en el mundo. En varios países europeos, los supermercados dan dinero (aunque en mínimas cantidades) a cambio de que se entregan en sus locales.

LEE TAMBIÉN | En la economía circular todos somos un importante eslabón

En Estados Unidos, son varias las cadenas y fabricantes que incentivan a los usuarios a entregar desde sus smartphones viejos, pasando por consolas de videojuegos obsoletas, hasta asientos de carros para bebes en desuso, a cambio de cantidades en efectivo, bonos o tarjetas de regalos.

Experiencia peruana

La iniciativa Recarga Verde es impulsada por PEX, una empresa de Vinci Highways –concesionaria de la Línea Amarilla–, que brinda el servicio de medio de pago electrónico en la Vía de Evitamiento, en la misma Línea Amarilla y en diferentes establecimientos.

“En conjunto con la ONG Recicla Latam, lo que queremos con esta iniciativa es beneficiar a los afiliados que depositan sus botellas de plástico PET (agua y jugos, entre otros) de hasta 1,5 litros en Irbin, un robot reciclador que utiliza inteligencia artificial para valorizar los materiales reciclables, otorgando automáticamente 10 centavos de sol por cada botella depositada. Ese dinero se puede utilizar para que el usuario pague sus peajes o estacionamientos”, sostiene a El Comercio Janis Rey, nueva CEO de Vinci Highways Perú y gerenta general de Lima Expresa.

De acuerdo con Rey, la iniciativa nació como una alternativa para promover el reciclaje y para ayudar al desarrollo de los recicladores formales, pues todos los envases que son recolectados terminan siendo entregados a asociaciones de recicladores, a través de la ONG Recicla Latam, que hace poco también participó de una exitosa limpieza de la playa San Antonio, en Lurín, junto con la compañía Amcor bajo el lema Juntos recuperamos la playa.

LEE TAMBIÉN | Envases de tecnopor continúan usándose pese a la prohibición

Resultados positivos

Entre los principales beneficios están que la comunidad de recicladores accede a puntos de acopio limpios y desinfectados, protegiendo su salud sin romper la cadena de trabajo.

Según PEX, desde comienzos del 2021 hasta junio de este año se recolectaron más de 100.000 botellas, lo que representa más de S/10.000 de saldo repartido entre diferentes clientes de la empresa.

La meta es reciclar anualmente poco más de 75.000 botellas.

¿Dónde están?
Dos robots Irbin en Lima

Por el momento existen dos robots Irbin habilitados para recolectar las botellas. Uno se encuentra frente al colegio Santa María Eufrasia, antes de llegar a la avenida Las Palmeras, en La Molina; y el otro se ubica en el segundo sótano del Real Plaza Salaverry, en el distrito de Jesús María.

El saldo disponible se podrá revisar a través de la aplicación oficial de PEX. Esta misma también se utilizará para pagar los servicios.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más