Parto informado: tus alternativas para dar a luz tranquila
Parto informado: tus alternativas para dar a luz tranquila
Redacción EC

Karina Villalba

¿Preocupada porque se acerca el día del parto y sientes que no sabes todo lo que deberías saber? Tranquila. Es normal que la llegada del bebe genere estrés y ansiedad, pero debes entender que es imposible saberlo todo, especialmente porque cada mujer-mamá es diferente y cada embarazo también lo es. Sin embargo, aquí te ofrecemos algunos temas que te pueden servir como pauta para iniciar tu plan de parto, tu lista de prioridades o de aspectos importantes que deseas que se respeten en él. Conversa cada punto con tu médico, hazle todas las preguntas que creas  conveniente, averigua cuál es el procedimiento del hospital o de la clínica donde darás a luz y ve qué temas son negociables y cuáles no.

PARTO NATURAL Y ACOMPAÑAMIENTO

En nuestro país, todavía se cree que nuestra pareja o nuestra familia no deben participar en el parto, porque están contaminados y el área de partos es estéril. Antonio Lévano, gíneco-obstetra de la Clínica Delgado señala que, por el contrario, si la mujer llega con su pareja, con su madre, su hermana o con quien ella se sienta cómoda, y están permanentemente acompañándola desde la dilatación hasta el momento del parto, este es mucho más sencillo. Hay menos riesgo desde todo punto de vista.

«Los estudios clínicos demuestran que si pones a una mujer embarazada en un ambiente totalmente frío, emocionalmente hablando, versus un ambiente de mucha calidez afectiva, este último tiene mayor incidencia de parto vaginal, menos requerimiento de cesárea y menor prolongación del trabajo de parto».

En nuestro país, el porcentaje de cesáreas es realmente alto (alrededor del 70% en clínicas privadas). Hay casos puntuales en los que es necesaria, pero no son la mayoría. «En todo el mundo está demostrado que al bebe le va mejor cuando nace vía vaginal. Y la pose vertical favorece este tipo de partos», añade el experto.

Lo ideal es que la madre pueda estar de pie y camine, antes que estar echada e inmóvil en una cama. Según estudios publicados por la OMS esta posición ayuda, además, a reducir un poco el dolor del parto. Pídele a tu médico que te permita caminar, ponerte de pie o en cuclillas, siempre y cuando esto no signifique poner en riesgo tu vida o la de tu bebe. Y si verdaderamente requieres una cesárea, pide que te expliquen los motivos y el procedimiento.

EPiSIOTOMÍA

Las prácticas habituales no deberían incluir una episiotomía (corte quirúrgico en el perineo). Incluso, aparece en una lista de prácticas inadecuadas de la OMS.

El doctor Lévano indica que tampoco él la aplica de forma deliberada y que solo la hace cuando es necesaria. ¿Y cuándo lo vamos a saber? «Únicamente en la parte final del parto. Los estudios clínicos dicen que el 40% de mujeres la requieren en el primer parto, pero también es importante saber que las mujeres que no se la hacen tienen una posibilidad de laceración importante. A veces es más fácil suturar un corte hecho con tijera recto que suturar un desgarro que se fue por muchos lados. Pero eso va a depender de la habilidad del médico, de su compromiso por hacer las cosas correctamente y del propio trabajo de parto».

DURANTE EL EMBARAZO...

• Reconoce tu cuerpo y conéctate con él. A veces no sabemos cómo se forma nuestro bebe ni cómo cambia nuestro cuerpo.

• Infórmate. Busca fuentes confiables, como las que ofrecen colegios y asociaciones médicas. Abundan los mitos, como el de no pintarte el pelo. Según el doctor Lévano, no hay nada que le haga daño al bebe a través del tinte en el cabello.

• Come pescado, de preferencia pescado negro. La mayor fuente de vitaminas DHA, ideales para la formación del cerebro de tu bebe, se encuentran en él.

• Familiarízate con las prácticas de apego inicial.

• Disfruta tu embarazo al máximo, vívelo sin temores.

Contenido Sugerido

Contenido GEC