Módulos Temas Día
fiestabrava

Andrés Roca Rey conquistó Celendín (con videos de sus faenas en Celendín, El Puerto y Huelva)

Celendín y su Feria por la Virgen del Carmen eran una fiesta

Nadie se perdió la corrida en Celendín ● Cortó seis orejas y un rabo ● Cajamarca, de nuevo, recibió a aficionados y turistas de todo el Perú. ● Fue un éxito.

PABLO J. GÓMEZ DEBARBIERI

Celendín era una fiesta. La peculiar plaza de toros “Sevilla”, construida con palos y maderos, con palcos de varios pisos, que rodean un inmenso ruedo, estaba copada. No cabía ni un alfiler; difícil calcular el aforo total, pero más de doce mil personas estaban expectantes, apiñadas en la plaza artesanal y desmontable. Muchas se quedaron fuera, sin poder ingresar. En medio del ruedo, una efigie de 4 m de alto, representaba a Andrés Roca Rey, quien pasó junto a su estatua, al hacer el paseíllo, aclamado por la multitud. Luego salió en hombros y aquello se convirtió en un manicomio −todos trataban de tocarlo−, tras haber disfrutado, viéndolo cortar seis orejas y un rabo a los cuatro de La Viña que lidió. Nadie se fue decepcionado o desencantado; ese es el factor que lo ha convertido en el torero más taquillero del mundo; hace todo lo posible y pone todo de su parte, jugándose la vida, para que el público salga feliz de las plazas. En Celendín aquello no fue diferente.

Sin duda, generó para la economía de Celendín varios millones de soles en un solo día allí.

Vea el resumen en video de sus faenas debajo de estas líneas.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA La espectacular y muy peculiar plaza Sevilla, construida cada año con palos, reunió a más de doce mil personas, que agolpadas en sus palcos de cuatro pisos aclamaron a Andrés desde el paseíllo hasta el final.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA
La espectacular y muy peculiar plaza Sevilla, construida cada año con palos, reunió a más de doce mil personas, que agolpadas en sus palcos de cuatro pisos aclamaron a Andrés desde el paseíllo hasta el final.

 

−Ídolo de masas−

Hizo todo lo posible para atender y saludar a todo el mundo, desde que llegó, primero a Cajamarca y luego a Celendín. La gente detenía su auto, lo hacían bajar, lo aplaudían. Le tomaban selfies y fotos, le hacían entrevistas y no lo dejaban en paz ni un momento.

Con paciencia infinita, Andrés trataba de contentar a todo el mundo; aguante impropio para un joven inquieto de solo 20 años. Ha interiorizado que es un ídolo y que se debe a su público.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA Andrés Roca Rey salió en hombros, ovacionado por la multitud.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA
Andrés Roca Rey salió en hombros, ovacionado por la multitud.

 

−Los toros−

Los de La Viña, de Paiján, tuvieron mucha clase; se movieron −unos más que otros− y metieron la cara en los engaños, con recorrido y nobleza.

El primero tuvo poca fuerza, mientras que el tercero dio muy buen juego. Segundo y cuarto terminaron en tablas, pero dieron pelea allí, sin rehusarse a embestir. Con esa materia prima, Andrés hizo de todo; encantó y encandiló al público.

Lo malo es que fueron muy terciados y disparejos –su volumen fue aumentando del primero al cuarto−, desmereciendo lo hecho por un torero tan poderoso.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA Variado en quites.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA
Variado en quites.

 

−Sus faenas−

Lidió en solitario sus cuatro astados. Variado con el capote y dominador con la muleta, remató las faenas con arrimones y desplantes que conquistaron al público.

Pinchó al primero y dejó una estocada muy caída al segundo. Traseros fueron los espadazos a los dos últimos.

La faena al tercero, al que le cortó el rabo, fue muy buena. Al segundo le cortó dos orejas, a pesar de la estocada, y dos más al cuarto.

No dejaba aún la ciudad y ya los shilicos −naturales de Celendín− lo querían volver a ver el año que viene.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA Los shilicos, apiñados en los palcos, disfrutaron con Roca Rey.

FOTO: JUAN MEDRANO CHAVARRÍA
Los shilicos, apiñados en los palcos, disfrutaron con Roca Rey.

 

DE VUELTA EN ESPAÑA

El 4 triunfó en El Puerto y el 5 toreó en Huelva

El viernes, Andrés toreó en El Puerto de Santa María. Cortó un total de tres orejas, pero recibió una brutal voltereta en el sexto, al quitar por saltilleras y cambiarse de lado a lado el capote, por detrás de la espalda, a centímetros del toro. Alternó con Padilla (ovación y oreja) y Ferrera (dos orejas y oreja), con toros de Juan Pedro Domecq.

FOTO: CULTORO Brutal voltereta en El Puerto.

FOTO: CULTORO
Brutal voltereta en El Puerto.

 

FOTO: CULTORO Para luego triunfar a lo grande.

FOTO: CULTORO
Para luego triunfar a lo grande.

 

El sábado cortó un trofeo en Huelva; a punto estuvo de obtener dos, con Morante y Manzanares, ante zalduendos.

Vea el resumen de ambas corridas debajo.

Videos de Celendín

CELENDÍN, CAJAMARCA, PERÚ

PLAZA DE TOROS “SEVILLA”

1 de agosto de 2017

Cuatro toros de La Viña, Paiján, de Aníbal Vásquez

Andrés Roca Rey (de sangre de toro y oro), en solitario: ovación, dos orejas, dos orejas y rabo, y dos orejas

PRIMER TORO

 

SEGUNDO TORO

 

TERCER TORO

El Puerto de Santa María y Huelva

Plaza de toros de El Puerto de Santa María, Cádiz

Viernes, 4 de agosto de 2017

Toros de Juan Pedro Domecq

Juan José Padilla (de tabaco y oro): aviso seguido de ovación y petición y oreja con petición de la segunda

Antonio Ferrera (de purísima y oro): dos orejas y oreja tras aviso

Andrés Roca Rey (de sangre de toro y oro): oreja y dos orejas

VIDEO: Cultoro TV

 

Plaza de toros de La Merced, Huelva

Sábado, 5 de agosto de 2017

Toros de Núñez del Cuvillo

Morante de la Puebla (de coral y oro): silencio en ambos 

Alejandro Talavante (de azul noche y oro): aviso, seguido de ovación y dos avisos seguidos de silencio

Andrés Roca Rey (de verde y oro):oreja y silencio 

VIDEO: Cultoro TV

Leer comentarios ()

Subir