Redacción EC

AARÓN ORMEÑO ()

El llegó por primera vez a Bolivia y también significó un verdadero reto para los peruanos y . Ambos comentaron a El Comercio sus complicaciones y también cómo lo vivieron los demás competidores. 

Para el motociclista Tato Heinrich la ruta estuvo tranquila, sin embargo la altura dificultó su participación. Contó que tuvo un leve dolor de cabeza que por ocasiones lo desconcentraba. Esto podía resultar peligroso, por eso prefirió bajar su ritmo durante en el tramo entre Salta y Uyuni.

“Mira que esto afecta al piloto y también al vehículo. Recordemos que para andar, la explosión la hace con oxígeno y en altura hay mucho menos. Esto hace que uno tenga que ir más lento porque la moto no avanza igual”, explicó.

Agregó que el problema de la altura afectó a todos los participantes. “A unos más y a otros menos, pero se notó que todos le bajaron un poco la fuerza para llegar con más tranquilidad”, mencionó.

Para Alexis Hernández su principal problema fue el barro. Tuvo que parar tres veces debido a complicaciones. Fue auxiliado y también ayudó a otros participantes. “Esto ha sido durísimo. Todo iba bien pero los últimos 20 kilómetros fueron muy difíciles. La cuatrimoto se quedaba en el fango”, mencionó. 

No te pierdas

No te pierdas