Foto: Twitter DiablitosVzla
Foto: Twitter DiablitosVzla
Redacción EC

El es un día lleno de supersticiones y temores. Esta connotación negativa no es nueva. Se llama trezidavomartiofobia y provoca ansiedad, miedo e inseguridad en quienes padecen esta patología. 

El mito del martes 13 ha formado parte de diversas culturas a lo largo de la historia de la humanidad. Actualmente, son muchos los países donde las personas actúan con cierta precaución en este día. 






Refranes como “En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes” son parte de la superstición. Incluso hay innumerables películas que asocian esta fecha con tragedias mortales. Pero, ¿de dónde viene la aversión a la fecha?

La sangre y los apóstoles

En la Antigüedad, los días estaban consagrados a los dioses romanos. según explica El Tiempo de Colombia. La palabra 'martes' provenía, en ese sentido, del planeta Marte, que en la mitología romana se vinculaba al Dios de la Guerra.

Además, durante la Última Cena de Jesús contó con trece asistentes. Judas, el cual pasó a la historia como el traidor, era el decimotercer participante. 

El temor a esta fecha también es relacionado por muchos con el Apocalipsis de la Biblia. Es en su capítulo 13 donde se habla de "la bestia de siete cabezas".

Mitología e invasión

En las mitologías como la nórdica, también está presente este número. Loki, el Dios del mal y el número 13 en la lista de invitados a una cena de dioses. En el Kabbalah judío se habla de 13 espíritus malignos. Y en el tarot, la carta de la muerte, también, es el número trece.

Otros suceso histórico que dio mala imagen al número 13 se remonta a España. En ese país la mala suerte está relacionada con el 13 de junio de 1276, cuando la población de Xátiva, en Valencia, fue tomada por los musulmanes. Y algunos echan mano de la leyenda que dice que el martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

La ciencia no dice nada ​

Aunque la connotación negativa a esta fecha es trememenda y ha persistido en el tiempo , no cuenta hasta el momento con algún respaldo científico que la declare como cierta.

La superstición alrededor de este número, en todo caso, ha llegado a tal punto que, por ejemplo, en algunos edificios se omite esta cifra, algunos aviones no tienen la 13° fila de asientos e, incluso, grandes marcas como Renault y Microsoft, lo han saltado en las secuencias de sus productos.

Con información de El Tiempo de Colombia/ GDA