Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Agencias)
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Agencias)

California. [EFE]. El apoyo de y a tratamientos no aprobados contra la disparó las búsquedas en con intención de compra. En el caso de la hidroxocloroquina ese interés aumentó un 1389 %, según un estudio que publica el miércoles JAMA.

MIRA: “Estamos ante la amenaza de una extinción y la gente ni siquiera lo sabe”

Un equipo estudió el impacto en Estados Unidos del apoyo público dado por el presidente Donald Trump y el magnate Elon Musk al uso de la cloroquina y la hidroxocloroquina contra el coronavirus.

Los expertos querían saber “si la gente estaba intentando comprar esos medicamentos y no solo saber sobre ellos”, señala en un comunicado uno de los autores del estudio John Ayers de la Universidad de California en San Diego.

El resultado fue que las búsquedas en Google con intención de compra “de cloroquina fueron un 442 % más altas y para la hidroxocloroquina un 1389 % tras los apoyos públicos”.

El equipo comparó la frecuencia de búsqueda de ciertas palabras entre febrero y marzo con un escenario hipotético en el que no había ningún respaldo de personas muy conocidas a esos tratamientos, basándose en las tendencias históricas de búsqueda de los mismos términos.

Uno de los autores del estudio, Mark Dredze de la Universidad Johns Hopkins, señala a Efe que “realmente no hay forma de saber” cuántas de esas búsquedas se tradujeron en una compra efectiva.

El estudio empleó Google Trends para rastrear las búsquedas en Estados Unidos entre el 1 de febrero y el 29 de marzo sobre cloroquina e hidroxiclorquina

En este periodo se produjo el primer apoyo a estas sustancias por el fundador de Space X Elon Musk (16 de marzo) y Trump (19 de marzo); además se registró el primer envenenamiento reportado en el país por el uso de cloroquina.

El estudio rastreó en Google todas las búsquedas en las que se mencionaban los dos fármacos combinados con comprar, encargar, Walmart, eBay o Amazon.

Los primeros y mayores picos en las búsquedas sobre esas medicinas coincidieron con el respaldo de Musk en Twitter y el primer apoyo de Trump.

Incluso después de las noticias de una intoxicación mortal por cloroquina en Arizona el 23 de marzo, las consultas para la compra de cloroquina o hidroxicloroquina “siguieron siendo elevadas”.

En términos absolutos, estiman que hubo más de 200 000 búsquedas totales en Google de estos dos medicamentos solo 14 días después de su respaldo por personajes de alto perfil. “Esto podría ser una prueba de que miles de estadounidenses estaban interesados en comprarlos”, según Dredze.

Este tipo de respaldos son “especialmente problemáticos” por tres razones, dice Michael Liu, de la Universidad de Oxford y primer firmante del estudio, en un comunicado.

Su eficacia clínica no es concluyente; tienen efectos secundarios potencialmente fatales y los productos que contienen cloroquinas, como el limpiador de acuarios, están a disposición del público sin receta médica.

Sobre el efecto de la sugerencia hecha por Trump la semana pasada de investigar si el uso de desinfectante podía servir para vencer la enfermedad, aunque más tarde aseguró que lo había dicho sarcásticamente, Dredze indicó que no han podido “analizarlo en detalle”.

Aunque indicó que al día siguiente Google Trends registró en un momento un pico de búsquedas de la palabra desinfectante, matizó que durante una pandemia “hay muchas razones válidas” para comprar este tipo de productos.

"Como alguien que ha estudiado la desinformación sobre la salud durante años, normalmente pensamos que esta se propaga a partir de fuentes de salud poco fiables, trolls online y bots. Es raro que la desinformación sobre la salud provenga de figuras de tan alto perfil”, destaca Dredze en la nota.

El experto dice a Efe que las advertencias de las autoridades sanitarias frente al uso de tratamientos no aprobados, “no pueden contrarrestar del todo la atención prestada a los mensajes del presidente”, quien “es seguido de manera muy leal por muchos americanos, que a menudo confían más en sus mensajes que en los de otros”.

TE PUEDE INTERESAR

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Estados Unidos: el primer país del mundo en superar el millón de casos por Covid-19