Milagros Asto Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Para la periodista peruana Verónika Marroquín, radicada en Nueva York, estos son días de máximo trabajo y también de creciente preocupación. Cuenta que entre la prensa en que cubre las elecciones por la Casa Blanca la incertidumbre por la jornada electoral no gira en torno a quién será el ganador, sino a qué pasará tras conocerse los resultados.

MIRA: Carlos Lozada: “La gran tradición estadounidense del traslado pacífico del poder está en juego”

Todos los periodistas están tratando de ver cómo va a ser la situación después de las elecciones porque ha manifestado en repetidas oportunidades que puede desconocer los resultados”, dice Marroquín a El Comercio.

La comunicadora lleva 17 de sus 44 años en Estados Unidos, donde además de trabajar en una productora de noticias y documentales, conduce desde el 2015 el programa , que se difunde por plataformas digitales y que la ha llevado a convertirse en referente para la comunidad peruana en el país norteamericano.

Desde hace meses, la página de Facebook de Peruanos Unidos, que tiene más de 84 mil seguidores, es una plataforma importante para que los compatriotas en Estados Unidos se mantengan informados de las principales novedades de la campaña y expresen sus opiniones sobre lo que desean para el futuro del país que los acogió.

Peruanos Unidos empezó en el 2015 con la idea de mantener conectada a la comunidad peruana que vive acá. En ese entonces leí un dato muy importante que decía que el ingreso de los peruanos en Estados Unidos supera en 2000 dólares al del americano promedio. Creo que eso refleja que los peruanos salimos adelante rápidamente. Empezamos a investigar y encontramos que hay muchos peruanos acá que han entrado a la universidad, que están ocupando cargos importantes. Entonces empezamos a hacer el programa enfocándonos inicialmente en sus historias de superación”, cuenta Marroquín.

(Facebook)
(Facebook)

La periodista conversó con este Diario sobre cómo está el ambiente a puertas de las elecciones presidenciales de este martes, del posible panorama por venir y de cómo se comportan los votantes de la comunidad peruana, que ella conoce bastante bien.

—¿Cuál es el ánimo entre la ciudadanía a puertas de la elección?

El país está muy polarizado en estos momentos, hay mucha desinformación. Los votantes que ya tienen una opinión definida no la van a cambiar. Se ve en el trabajo de campo de los partidos demócrata y republicano que quieren tratar de influenciar a los votantes indecisos. Acá el voto no es obligatorio y eso reduce la capacidad de los estadounidenses de poder elegir. Solo los que votan son los que van a decidir. Además, hay varios estados que son considerados demócratas o republicanos, entonces los partidos no pierden el tiempo en tratar de convencerlos, entonces se enfocan en los ‘swing states’, que son los que, dependiendo del contexto, pueden votar por los demócratas o dar la sorpresa y votar por los republicanos.

Según las encuestas, la elección está demasiado empatada, entonces ese es un problema. Todos los periodistas aquí están tratando de ver qué va a pasar después de las elecciones porque Trump ha manifestado en repetidas oportunidades que puede desconocer los resultados. Si los demócratas ganan por un porcentaje mínimo va a ser un problema. Se habla mucho de que puede darse el escenario en el cual se desconozca el resultado, eso es lo que se teme ahora, los ánimos están demasiado acelerados.

—¿Cómo está siendo tu trabajo de periodista en esta coyuntura?

En este momento hay demasiadas protestas en varios estados y en ese sentido ahora los periodistas están por todos lados. Estamos intercambiando información porque no podemos abordar todos los estados. Los periodistas lo que sentimos es una ansiedad de no saber realmente qué es lo que va a pasar.

Marroquín estudió periodismo en Lima y radio y televisión en la City University of New York-Brooklyn College. La compatriota lleva 17 años viviendo en Estados Unidos. (Foto: Verónika Marroquín / Cortesía para El Comercio)
Marroquín estudió periodismo en Lima y radio y televisión en la City University of New York-Brooklyn College. La compatriota lleva 17 años viviendo en Estados Unidos. (Foto: Verónika Marroquín / Cortesía para El Comercio)

Muchos de nosotros pensamos que es muy probable que Biden gane las elecciones. Pese a la retórica de Trump y a los ataques del gobierno a la prensa, digamos que la diferencia con las elecciones del 2016 -donde las encuestas también daban la ventaja a Hillary y finalmente ganó Trump-, es que estos cuatro años han servido para conocer a Trump. Antes no sabías lo que él era capaz de hacer, tal vez pensabas que podía ser una buena opción o un cambio, pero ahora hay varios americanos que están decepcionados con lo que él está haciendo, entonces eso es lo que a él le puede jugar en contra en las elecciones.

—¿Cómo cambiaría Estados Unidos si Joe Biden gana las elecciones?

Yo creo que va a cambiar para bien porque lo que hace el gobierno actual ha generado una división del país. Las personas que siguen a Trump de alguna forma lo ven como si fuera un enviado de Dios, han llegado a idealizarlo, algunos hasta dicen que darían su vida por él, algo que no habíamos visto con ningún presidente. Biden no tiene esta especie de culto, él es una opción para poder salir de estos cuatro años en que el país se ha visto dividido y atacado. Todos los elementos negativos del país han aflorado en estos cuatro años. El racismo, por ejemplo, se ha visto muy empoderado.

Yo creo que de alguna manera Biden va a poner una toalla fría a la situación, definitivamente va a ser difícil, no es que él llegue y va a haber paz. Vamos a estar por varios meses en una incertidumbre que en estos momentos no se puede definir porque Trump es muy inestable, en algunos momentos dice “voy a desconocer las elecciones” y en otros “si pierdo no me van a volver a ver”. Es errático, no se sabe qué es lo que va a suceder, pero sí siento que lo que va a venir va a ser muchísimo mejor.

Joe Biden en un evento de campaña en Tampa, Florida. El demócrata prefirió no hacer mitines masivos para respetar la distancia social en tiempos de coronavirus. (Reuters)
Joe Biden en un evento de campaña en Tampa, Florida. El demócrata prefirió no hacer mitines masivos para respetar la distancia social en tiempos de coronavirus. (Reuters)

—¿Cómo llega el voto latino a la jornada electoral del martes?

El voto latino en este momento está más para Biden, pero también hay muchos seguidores de Trump. Yo pienso que es como un 60-40. Donde el voto puede dar más sorpresas es en los ‘swing states’. Por ejemplo, Florida es un estado que tiene muchos votos electorales y es un estado bastante peleado.

—Y en la última elección Trump ganó ahí…

Sí, ganó porque la base que él tiene ahí son los cubanos, a pesar de que los cubanos representan cerca del 2% de toda la población hispana, pero como están concentrados en Miami tienen un peso muy fuerte.

—Tú sigues muy de cerca a la comunidad peruana y al electorado peruano. ¿Para quién va el voto de los compatriotas en Estados Unidos?

El voto en la comunidad peruana va para Biden, pero los que van a votar por Trump, que lo dicen abiertamente, tienen muchísima más convicción. Eso sí lo he podido ver, esos votantes están activamente más en las redes, están compartiendo más el contenido de su candidato, están tratando de influir muchísimo más. Digamos que el activismo en ellos es más fuerte. Los que están con Biden no hacen tanto activismo, lo dan como por hecho y eso también puede ser un problema para ellos si es que no van a votar.

Pero sí veo que los peruanos que votan por Trump creen realmente en lo que él propone. Los valores del Partido Republicano tienen que ver mucho con creer en Dios y Trump sabe manejar muy bien esa carta, empezando por el tema del aborto. La mayoría de peruanos somos católicos y eso influye al momento de decidir. Los hispanos en general tenemos la religión muy arraigada, cosa que no sucede aquí.

El presidente Donald Trump durante un mitin en el Aeropuerto Internacional del Condado de Oakland, Michigan. (Foto: Mandel Ngan / AFP)
El presidente Donald Trump durante un mitin en el Aeropuerto Internacional del Condado de Oakland, Michigan. (Foto: Mandel Ngan / AFP)

—No ha habido mayor mención en la campaña a la política exterior vinculada a Latinoamérica. ¿Cambiaría eso si Biden sale elegido?

Yo creo que sí porque Estados Unidos ya no tiene el liderazgo mundial que tenía antes que Donald Trump entrara. Eso ha cambiado y aquí los estadounidenses lo tienen bien claro. La imagen que proyectaba Estados Unidos antes de que Donald Trump llegara era muy distinta a la de ahora. Y yo creo que eso va a influenciar en los demás países, en la medida que salga elegido un presidente que tenga políticas distintas a las de Trump.

—¿Latinoamérica podría tener un poco más de relevancia con Biden?

Sí, podría tener un poco más de relevancia. Biden, que es demócrata y que ha estado más de 40 años en la política, se ha aliado un poco con progresistas como Bernie Sanders, quien, por ejemplo, está en contra de todo lo que tenga que ver con intervencionismo en otros países. Entonces Sanders, que no comparte al 100% las ideas de Biden, ha prometido al electorado que va a vigilarlo y que no va a apoyar las guerras, el intervencionismo. Los progresistas están en contra de que Estados Unidos siempre esté metiendo las narices en los demás gobiernos, entonces definitivamente yo pienso que sí va a haber un cambio para Latinoamérica, para Europa y para los demás países.

Donald Trump y Joe Biden disputan la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del 3 de noviembre. (Foto: AFP / GETTY IMAGES / Joe Raedle)
Donald Trump y Joe Biden disputan la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del 3 de noviembre. (Foto: AFP / GETTY IMAGES / Joe Raedle)

—¿Qué es lo que está en juego este martes?

Yo creo que principalmente la tranquilidad del americano. Desde que entró este presidente ya no se respira tranquilidad y armonía. El racismo siempre ha existido, pero sí hemos visto que el racismo en sí se ha visto más apoyado. La elección de otro presidente bajaría las revoluciones en ese sentido. También se espera mucho en el tema de la migración. Aunque los demócratas han hecho estas promesas anteriormente, la propuesta que está haciendo Biden ahora es darle ciudadanía a todos los indocumentados, que son más de 11 millones y también a los ‘dreamers’.

—Además de los estragos de la pandemia...

Lo del COVID-19 también es muy importante. Actualmente el país se encuentra dividido a pesar de que se han tomado muchísimas medidas. Por ejemplo, en Nueva York, que es un estado demócrata, empezamos con una tasa de muertes que fue fatal, a todos nos tuvieron en cuarentena y lo superamos. Pero ahora estamos en 1%, a diferencia de los demás estados porque aquí las personas se concientizaron y usaron mascarillas.

El problema es que Nueva York se puede cuidar, pero hay tránsito de otros estados y entonces empiezan nuevamente los contagios. Entonces si es que no se pone un orden la situación puede empeorar porque en este momento estamos entrando a la segunda ola acá y nuevamente se están empezando a cerrar las escuelas, pasan dos o tres semanas y se vuelven a abrir y estamos en ese juego y no se sabe cuándo va a terminar esto. Nos estamos jugando mucho en estas elecciones, empezando por la salud, la tranquilidad, la inmigración y en lo económico también.

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

Trump y Biden en estados clave en último fin de semana antes de elección. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR