El aparato tipo Black Hawk, con 17 uniformados dentro, se precipitó a tierra en una zona selvática del sureste del país. (Foto: Fernando Ariza. Archivo EL TIEMPO de Colombia, GDA).
El aparato tipo Black Hawk, con 17 uniformados dentro, se precipitó a tierra en una zona selvática del sureste del país. (Foto: Fernando Ariza. Archivo EL TIEMPO de Colombia, GDA).
Redacción EC

El ejército de encontró este martes los cuerpos de nueve de los 11 militares que estaban desaparecidos tras la caída de un helicóptero que apoyaba un operativo contra guerrilleros que se marginaron del proceso de paz. El aparato tipo Black Hawk, con 17 uniformados dentro, se precipitó a tierra en una zona selvática del sureste del país.

Seis militares fueron rescatados con heridas. “Lamentablemente hemos encontrado nueve cuerpos de nuestro personal”, dijo un portavoz de las fuerzas militares en un mensaje a medios.

El alto mando militar no ha precisado si la aeronave se accidentó o fue derribada. 

"Lamentablemente hemos encontrado nueve cuerpos de nuestro personal", señaló un portavoz de las Fuerzas Militares en un mensaje a la prensa. 

Los nueve efectivos formaban parte de un grupo de 11 que había sido reportado como desaparecido más temprano. De momento se desconoce la suerte que corrieron los otros dos ocupantes del Black Hawk.

En un primer informe el Ejército dijo haber rescatado a seis heridos.

El presidente Iván Duque lamentó en Twitter lo que describió como “un accidente” y confirmó que los militares estaban dando apoyo a “operaciones contra ilegales”.

Según el Ejército, la aeronave participaba específicamente en una acción contra las llamadas disidencias de las FARC - la otrora poderosa guerrilla que firmó la paz en 2016 - en una zona donde también hay narcocultivos. 

"La comisión de la División de Aviación Asalto Aéreo del Ejército Nacional se encuentra en el lugar iniciando las investigaciones correspondientes con el fin de determinar las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que ocurrieron los hechos", agregó la institución en un comunicado.

- Una disidencia poderosa -

Por las riberas del Inírida, en una estratégica zona para el narcotráfico, se mueve la que es considerada la disidencia más poderosa de las disueltas FARC al mando de "Iván Mordisco", en alianza con "Gentil Duarte". 

Con una larga trayectoria en la guerrilla, Duarte alcanzó a sumarse a las negociaciones de paz que condujeron al desarme de la organización. 

Sin embargo, finalmente se marginó del acuerdo con el gobierno del expresidente y Premio Nobel de Paz Juan Manuel Santos (2010-2018), y actualmente está tras la reunificación de los grupos que optaron por no firmar el pacto que terminó con un levantamiento armado de casi seis décadas.

Inteligencia militar calcula que las disidencias cuentan con por lo menos 2.300 integrantes que sobreviven en la guerra gracias al narcotráfico, la minería ilegal y una extensa red de apoyo.

El acuerdo de paz permitió el desarme de unos 7.000 hombres y mujeres de los casi 13.000 que acreditó el hoy partido de izquierda Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC). 

El movimiento ha denunciado el asesinato de 219 de sus excombatientes desde la suscripción de los convenios, que han aliviado aunque sin extinguir por completo una guerra que deja más de nueve millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados. 

De acuerdo con la fiscalía, detrás de los crímenes están tanto las disidencias de la guerrilla marxista como el también insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos ligados al narcotráfico. 

Colombia es el mayor productor y exportador de cocaína que se vende en Estados Unidos y Europa.

Fuente: AFP

___________________

VIDEO RECOMENDADO

El presidente Iván Duque exigió la cadena perpetua para los militares violadores. (EFE).

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS