" Muchas de las políticas de Merkel que inicialmente tuvieron un efecto estabilizador conllevaron costos ocultos a largo plazo" (Ilustración: Víctor Aguilar).
" Muchas de las políticas de Merkel que inicialmente tuvieron un efecto estabilizador conllevaron costos ocultos a largo plazo" (Ilustración: Víctor Aguilar).
Anna  Sauerbrey

Periodista alemana

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En el centro de Berlín, una valla publicitaria gigante muestra un par de manos que forman un diamante frente a un torso femenino vestido con una chaqueta verde. “Tschüss Mutti”, dice la cartelera. “Adiós, mami”.

Incluso sin rostro, los alemanes saben a quién representa. El diamante, la chaqueta colorida y la palabra “Mutti” son icónicos, al igual que la propia Angela Merkel.

Después de 16 años, Alemania está diciendo “Tschüss” a su canciller de toda la vida. En todo el país, la partida de Merkel ha provocado una nostalgia cariñosa, teñida con una gota de ironía. Sin embargo, también hay fatiga, al borde de la irritación, y una inquietud nerviosa por despedirla y empezar de nuevo. Como ocurre con la mayoría de las despedidas, los sentimientos se mezclan.

Para Merkel, una líder que nunca buscó elogios, una salida discreta y casi ambivalente parece adecuada. Pero también revela una ironía sobre su gobierno. Las cualidades que aseguraron su éxito, su cautela y consistencia, su firmeza y diligencia, están ahora al final de su mandato, lo que lleva a algunos a considerar su partida con alivio. La Alemania que hizo Merkel, en casi dos décadas de administración constante, está lista para seguir adelante.

A pesar de su calma, el tiempo de Merkel a cargo no ha estado exento de tumultos. Condujo a Alemania a través de una serie de crisis: la crisis financiera del 2008, la crisis de la deuda del euro que siguió, la crisis migratoria del 2015 y, por supuesto, la pandemia. Ella negoció una tregua, aunque frágil, entre Rusia y Ucrania, ayudó a negociar el ‘brexit’ y vio a Donald Trump ir y venir. Cada evento tenía el potencial de romper el mundo. En parte, gracias a Merkel, ninguno lo hizo.

Su papel en estas crisis sigue siendo objeto de debate. Muchos progresistas sostienen que sus políticas de austeridad han hecho más daño que bien, y muchos conservadores creen que debería haber cerrado las fronteras de Alemania a los inmigrantes en el 2015. Sin embargo, es poco probable que el veredicto general cambie. Bajo gran presión, Merkel fue conservadora en el mejor sentido, conservando la prosperidad, la cohesión y el propósito del país. Su gran logro no fue lo que construyó, sino lo que logró conservar.

Sin embargo, la conservación puede convertirse rápidamente en estancamiento. Muchas de las políticas de Merkel que inicialmente tuvieron un efecto estabilizador conllevaron costos ocultos a largo plazo. Y en el mismo momento en que está a punto de dejar el cargo, eso está empezando a notarse.

Tomemos el caso de Europa. A lo largo de casi dos décadas, Merkel desempeñó un papel importante al guiar al sindicato a través de una sucesión de desafíos. Pero en el proceso, acumuló problemas futuros.

En el 2016, por ejemplo, la canciller encabezó un acuerdo con Turquía para acoger refugiados. La medida puso fin a la crisis migratoria de un año, en la que más de un millón de migrantes solicitaron asilo en Europa. Pero difícilmente es una solución sostenible. Ni siquiera para Turquía, donde las dificultades económicas y el creciente número de refugiados amenazan con desestabilizar el país, ni para Europa.

En casa, prevaleció un patrón similar. Mire la economía. Sí, el excedente de exportación de Alemania alcanzó un máximo histórico durante el mandato de Merkel. Pero se ha producido a costa de una mayor dependencia, algunos dicen excesiva, del mercado chino, algo que Merkel ha hecho poco para solucionar.

Luego está el cambio climático. Tratando de proteger industrias clave y temiendo imponer demasiados cambios a los votantes, Merkel se abstuvo de cualquier plan de largo alcance para reducir las emisiones hasta el final de su mandato. Y aunque la participación de las energías renovables aumentó al 45% durante su mandato, muchos expertos coinciden en que, en su trayectoria actual, el país no cumplirá su objetivo de ser carbono neutral para el 2045.

Todo se suma a un país a la vez acogedor y mimado, ignorante de los peligros que acechan entre bastidores. Ursula Weidenfeld, periodista de economía y autora de una biografía reciente de la canciller, ha comparado la Alemania de Merkel con la Comarca de J.R.R. en “El señor de los anillos” de Tolkien. Pacífica y próspera, reconfortante a la antigua, satisfecha de sí misma hasta el punto de la ilusión e ingenua de una manera agradable pero desconcertante: la analogía es adecuada.

Merkel protegió a la Comarca. Pero al hacerlo, fomentó su peculiar desapego del mundo y su falta de voluntad para cambiar, innovar o incluso discutir diferentes formas de avanzar.

La canciller también se atascó en sus caminos. Humilde y sin pretensiones, se veía a sí misma como una sirvienta de su país. Pero a cambio de su servicio, dedicación y competencia, llegó a esperar –exigir, incluso– una confianza ciega.

Hace solo un par de años, Merkel fue galardonada como la “líder del mundo libre”. Contra el caos y la disrupción de Trump, su estilo sobrio y juicioso fue ampliamente envidiado. Ahora, en un giro de la historia, se buscan diferentes cualidades. Estoy bastante segura de que habrá muchos momentos en un futuro no muy lejano en los que los alemanes echarán de menos a Angela Merkel. Y, sin embargo, es el momento de dejar ir. Tschüss Mutti.

–Glosado, editado y traducido–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS