La oficina ha ido cambiando a lo largo de la historia, hoy se ubica en nuestros hogares con el teletrabajo. (Foto: Reuters)
La oficina ha ido cambiando a lo largo de la historia, hoy se ubica en nuestros hogares con el teletrabajo. (Foto: Reuters)
Redacción EC

Aún es muy pronto para saber a ciencia cierta si el llegó para quedarse. Se trata de una modalidad de trabajo que surgió como una alternativa ante la del nuevo , a la que algunos trabajadores por la naturaleza de sus labores tuvieron la oportunidad de acceder. Sin embargo, no se trata de una exclusividad de esta coyuntura, ya algunas personas venían haciendo trabajo desde casa mucho antes de la .

MIRA: Internet: ¿Cómo evitar que se caiga tu conexión mientras trabajas o estudias en el hogar?

La oficina, aunque parezca extraño, data del medioevo cuando los monjes redactaban el papeleo de sus monasterios. Cuando ellos escribían documentos para terceros a petición del monarca o un señor feudal pasaban a su oficina a escribirlos.

En la época preindustrial, los papeleos, la gestión de palacios y las primeras empresas burguesas se realizó en las bibliotecas. Los registros, actas y expedientes se redactaron en estos espacios, a los cuales hoy miramos como si se tratara de un incipiente ’coworking’ de la actualidad.

MIRA: Cinco recomendaciones para mantener una postura correcta durante el teletrabajo

Pero la oficina tal y como la recordamos, aquel espacio compartido con los colegas, es una estructura de la edad moderna. El concepto de la oficina moderna fue creado a fines del siglo XIX por Frederick Winslow Taylor, recordado por ser el padre de la Administración científica.

Taylor el principal promotor de la organización científica del trabajo, defendió la división de las labores en el proceso de producción en aras del aumento de la productividad. Otro aporte suyo es el de las estructuras abiertas, gracias a las cuales es posible que los trabajadores estén realizando sus tareas a la vista de sus superiores, por ello es considerado un precursor del ’open space’.

MIRA: Oficina vs. casa: ¿Dónde son más productivas las personas al trabajar?

Fue a mediados del siglo XX que Robert Probst desarrolló su sistema de cubículos, exactamente en la década de los 60. Él propuso esta idea con fines humanistas para el intercambio de de ideas y contacto humano, pero con el tiempo fue reinterpretado para la maximización del uso del espacio y ahorro de costos de producción.

En la década de los 90 volvió el concepto de ’oficina abierta’, esto ayudó a que los flujos se aceleren al interior de las empresas y que el ritmo de trabajo sea mucho más rápido y por tanto productivo. pronto se sumaron nuevos conceptos, como el que se hizo en las oficinas de Silicon Valley donde las mesas de ping-pong, los fulbitos y la salas para descansar se hicieron populares.

Todo ello fue posible gracias a que la era iba camino al trabajo por resultados, concepto que pudo ser adaptado en algunas empresas. Estas fueron las bases en las que la “flexibilidad” y el “coworkig” luego se pararon para surgir durante el siglo XXI.

Hasta hace unos meses, era popular que tanto empresas como emprendedores alquilaran espacios individuales en algún ’coworking’. Se vendieron membresías y se pagaron mensualidades como las que se pagan para un gimnasio, ya que estos espacio ofrecían un nuevo concepto de oficina en al cual era posible generar redes sociales en aras de la productividad.

MIRA: Microsoft Teams: ¿Cómo cambiar el fondo de las videoconferencias por uno personalizado?

La tecnología y las oficinas

A mediados del siglo XX se incorporaron inventos que hicieron de la oficina un espacio sumamente práctico: los fluorescentes y el aire acondicionado. Con los primeros se podía iluminar espacios a los que la luz natural no llegaba por un costo menor que el de los focos convencionales. Y con el aire acondicionado los espacios se hicieron más frescos y cómodos.

Pero el invento del siglo fue la computadora. Tras su invención, el procesamiento de datos se hizo mucho más sencillo. Junto a ella llegaron el fax, la fotocopiadora y las impresoras. Sin embargo, su pareja perfecta (hasta ahora) es la Internet, gracias a la cual es posible que hoy millones de personas en todo el mundo puedan realizar sus labores desde casa bajo la modalidad del teletrabajo.

Mientras se espera que la pandemia pase, millones de personas siguen trabajando desde sus hogares. Ahí han adaptado un espacio para producir mientras atienden su vida doméstica. La oficina se mudó a casa y ahora sus mejores aliados son las herramientas de gestión.

VIDEO RECOMENDADO

Teletrabajo y trabajo remoto: ¿cuáles son las diferencias entre ambos?

TE PUEDE INTERESAR