Los nuevos ecógrafos logran capturar más de mil imágenes por segundo. Todo ello hace más sencillo el estudio del corazón fetal. (Foto: Difusión)
Los nuevos ecógrafos logran capturar más de mil imágenes por segundo. Todo ello hace más sencillo el estudio del corazón fetal. (Foto: Difusión)
Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

El es el motor de la vida. En cada latido, este órgano muscular envía sangre a todo el cuerpo, llevando oxígeno a cada una de nuestras células. Por cada minuto que pasa, se cuentan entre 60 y 100 latidos. Es un ciclo vital que se repite una y otra vez.

MIRA: Heridas y quemaduras leves en casa: ¿cómo tratarlas?

Asimismo, es el primer órgano que aparece durante el desarrollo del cuerpo. Empieza a latir en la quinta semana de gestación, cuando el bebe dentro del vientre materno apenas mide tres milímetros, es decir casi la mitad que un grano de arroz. En esa fase, el corazón alcanza menos de un milímetro de tamaño.

Desde ese momento, el corazón ya está funcionando y empieza a marcar sus primeros latidos. Con los antiguos ecógrafos era imposible estudiar el desarrollo y la salud del corazón fetal. Sin embargo, eso ha cambiado con las nuevas tecnologías, explica el Dr. Rafael Ascenzo Aparicio, especialista en ecografía fetal de la Clínica Miraflores.

MIRA: Embarazo en tiempos de pandemia: consejos para sentirte tranquila y segura

Escuchar los latidos del bebé es una de las cosas más bonitas que ocurre en el embarazo. Para las futuras mamás, ese momento es muy especial, pues representa el primer contacto con ese ser que tanto se espera. Para los expertos, en cambio, el control de este órgano es una referencia de primera línea para evaluar la salud del feto.

“Hoy en día, gracias a las modernas ecografías, es posible determinar si un bebe tiene una anomalía cardiaca antes de que nazca. Con esta información, los médicos pueden planificar la forma y el momento más adecuados para el parto y proporcionar un tratamiento precoz al recién nacido en caso lo necesite. Todo ello ayudará a mejorar la supervivencia del bebé”, explica.

El impacto positivo que puede tener esta tecnología es bastante significativo si nos atenemos a las cifras. Se estima que ocho de cada mil bebés nace cada año con algún defecto cardiaco congénito. Eso es más de 4.400 niños en nuestro país. Estas anomalías se producen por un desarrollo anormal del corazón durante el embarazo y pueden consistir en defectos de sus paredes o válvulas, o de los vasos sanguíneos que entran o salen de él.

MIRA: Dormir bien: guía de masajes para que tu bebé concilie el sueño plácidamente

“La anomalía más frecuente es la comunicación interventricular, un defecto que se forma cuando la pared que hay entre los dos ventrículos del corazón no se desarrolla completamente y queda un orificio en ella. Los bebes con este problema bombean sangre extra a los pulmones, haciendo que el corazón se esfuerce más. Con el tiempo, si el defecto no se repara, puede causar muchas complicaciones”, explica el especialista.

La ciencia aún no esclarece a detalle la causa de estos defectos, pero se sabe que ciertos factores como la diabetes en la madre, el consumo de alcohol, drogas y los abortos por repetición, aumentan el riesgo de que un niño llegue al mundo con uno de ellos. También hay un factor hereditario. Si el padre ha tenido este tipo de problemas, es posible que lo transmita a sus descendientes.

“Si la cardiopatía es leve, como en la mayoría de casos, el bebe puede nacer y no pasa nada. Pero cuando es compleja puede traer serias complicaciones. Muchos niños mueren repentinamente sin una causa lógica al momento del parto o a los pocos días de nacer. Los padres no saben que se trata de su corazón”, sostiene Ascenzo Aparicio.

La detección precisa de estos defectos en los niños no nacidos fue por mucho tiempo un desafío para los médicos. Por suerte, con las nuevas tecnologías ecográficas, ya podemos detectar cualquier defecto mientras el niño aún está en el útero. El salto más importante que se ha dado en este campo es la Ecografía 7D, que permite visualizar y examinar el corazón del bebe en sus diversas fases de crecimiento.

El nuevo equipo incluye un software dedicado exclusivamente al estudio del corazón fetal llamado Doppler Color HD Volumétrico (Radiant Flow). Este software permite capturar y registrar imágenes del corazón con total profundidad y a velocidades ultrarrápidas. Con esta nueva tecnología, podemos grabar en segundos todos los movimientos y dimensiones del corazón del feto y registrar los distintos ángulos a color y en Full HD de sus ventrículos, aurículas y vasos. Incluso, podemos analizar si hay falta de oxígeno y de nutrientes, a fin de evitar el sufrimiento fetal”, manifiesta el también director de la Clínica Miraflores, única entidad que cuenta con este ecógrafo en Lima.

Cabe indicar que el dispositivo 7D trae un transductor electrónico de última generación capaz de capturar más de mil imágenes por segundo. Es 16 veces más rápido que un Ecógrafo 4D y la nitidez es asombrosa. Todo ello hace más sencillo el estudio de la anatomía del corazón y la salud fetal.

“Y lo mejor es que es un procedimiento muy seguro para la madre y su futuro bebé”, indica Ascenzo Aparicio. “En estos tiempos, los protocolos de bioseguridad deben ser bastante estrictos. En nuestro caso, los cuidados son extremos. Se han multiplicado el uso de materiales y equipos de protección personal. Todo esto deja más tranquila a la paciente y a su acompañante en la ecografía. Por ello, es importante que este examen sea hecho por un médico entrenado, y por un equipo moderno, que tenga el software más preciso”.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en México: Crean cabina móvil para presentar a recién nacidos ante la familia

TE PUEDE INTERESAR